Drogas

Los psicodélicos pueden cambiar radicalmente la manera en que te ves a ti mismo

‘Disolver tu ego’ podría ayudar a mejorar tu salud mental.
14.8.17
eskymaks/Getty Imágenes

Este artículo se publicó originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

Los psicodélicos están resurgiendo en la medicina, gracias a que algunos investigadores los encuentran útiles para tratar la adicción y reducir el riesgo de suicidio. El éxtasis muestra potencial para tratar el trastorno de estrés postraumático, y el LSD se ha utilizado como complemento de la psicoterapia en los enfermos terminales.

Publicidad

Sin embargo, podría ser más exacto decir que los científicos están volviendo a descubrir la utilidad de los psicodélicos. Muchas de las drogas que están prohibidas hoy en día, fueron utilizadas por los psiquiatras en los años 50, quienes afirmaron su éxito en el tratamiento para el alcoholismo y otros problemas de salud mental. Incluso, el actor legendario Cary Grant tomó LSD 100 veces bajo la supervisión de su terapeuta.


Relacionados: El uso de psicodélicos podría disminuir el riesgo de suicidios


Un nuevo estudio publicado en Neuroscience of Consciousness ofrece algunas ideas sobre por qué los psicodélicos pueden ser útiles para la salud mental. "Los psicodélicos inducen de manera fiable a un estado alterado de conciencia conocido como "disolución del ego", explican los autores, Philip Gerrans y Chris Letheby, de la Universidad de Adelaide en Australia. La terminología precede a gran parte de la comprensión neurocientífica de cómo funciona el cerebro, pero describe "un sentimiento en el que la mente se pone en contacto más directa e intensamente con el mundo, produciendo un profundo sentido de conexión e infinitud". El sentido de identidad –de un "yo" separado del resto del mundo– se disipa o se disuelve por completo. Eso le puede sonar familiar a cualquiera que haya probado los psicodélicos.

La experiencia de la "disolución del ego", argumentan, puede ser profundamente esclarecedora para los pacientes en parte porque les permite ver las cosas de manera diferente. De hecho, les permite verse de una manera totalmente diferente, disolviendo temporalmente su "modelo del yo". En la experiencia cotidiana, caminamos con un sentido de nosotros mismos como individuos cohesivos, separados del mundo. Pensamos en nuestras experiencias como si pasaran en una entidad estable, a eso le llamamos nuestro "yo".

Publicidad

Sin embargo, los investigadores dicen que ese yo, simplemente es un modelo: una manera áspera y lista de filtrarse en un mundo de experiencia para que sea manejable y comprensible. Estamos unidos a ese yo, porque la totalidad de nuestra experiencia pasa a través de él. No obstante, los investigadores sugieren que el yo es realmente: "una ficción cartesiana útil: una representación falsa de una sustancia simple y duradera".

Lo que consideramos la parte más fundamental de nuestro ser –el "yo" intangible– sólo es un modelo. En otras palabras, es una forma habitual de pensar, y los psicodélicos lo revelan como tal. "Las experiencias de disolución del ego revelan que el modelo del yo desempeña una importante función que se relaciona con el procesamiento cognitivo", escriben los autores, "pero el yo no existe".


Relacionados: Qué pasa cuando un ciego consume psicodélicos


Esto puede sonar como una versión un poco más completa de la narración estereotipada después del viaje. Pero el artículo ofrece un marco útil para entender por qué los psicodélicos pueden producir resultados tan notables, ya que muchas personas que participan en estudios clínicos, clasifican sus viajes psicodélicos como una de las experiencias más profundas de sus vidas. Disolver el yo puede cambiar fundamentalmente a una persona; al ayudarles a ver su "yo" como un modelo que pueden cambiar, los psicodélicos pueden ofrecerles un camino hacia una mejor salud mental.