¿Qué hacen los pervertidos cuando sus fetiches son imposibles?
fetiche

¿Qué hacen los pervertidos cuando sus fetiches son imposibles?

Es difícil sentirse sexualmente satisfecho cuando sólo te prenden los gigantes o los extraterrestres.
10.1.17

Los fetiches vienen en muchas formas, desde las ganas de babear dedos de pies hasta querer que te penetre un extraterrestre. Claro, algunas fantasías sexuales son fáciles de cumplir, pero otros son imposibles. Los fetiches menos prácticos, como que una mujer gigante te pisoteé hasta que un dragón te coma por su ano, implican desafíos muchos más difíciles que decirle a tu pareja que te gusta el sexo rudo.

Publicidad

"Siempre he dicho que los fetiches son como los copos de nieve. Cada uno es increíblemente complejo y detallado", dijo Jackie Castro, terapeuta sexual y autora de Fetish and You, por teléfono. "Pero algunos, como los que les gusta la macrofilia (fetiche con mujeres gigantes), tienen opciones muy limitadas. ¿Qué haces en ese caso?".

Castro, que lleva más de 30 años en el mundo fetiche, dijo que tener un fetiche imposible es difícil pero no todo está perdido.

"Descubrí que estos fetiches afectan física y emocionalmente a las personas, y que por eso buscan mi ayuda", dijo Castro. "La mayoría de nuestros fetiches se desarrollan en el cerebro, así que primero tienes que aceptar que no puedes tener sexo con un extraterrestre, pero puedes imaginarlo".

Entonces, ¿una imaginación poderosa realmente basta para satisfacer nuestros deseos más oscuros? Para averiguarlo, platicamos con gente que tiene los fetiches más raros.

Tina tiene un fetiche de macrofilia y le gusta imaginar que es una gigante de 15 metros.

VICE: ¿Podrías describirme tus fantasías?
Todos tienen en común la dinámica de poder. En mi caso, puede ser desde una dominación sutil hasta la destrucción total de mis parejas. Los miembros de la comunidad me calificarían como una "giganta cruel". Me gustaría tener una decena de personitas en la palma de mi mano y verlos intentar librarse y recuperar el equilibrio. Pondría con cuidado mi lengua en el centro de mi mano para juntarlos. Seguiría jugando con las personitas por un rato, los pondría en varios lugares y asfixiaría a unos con mis pechos…

Publicidad

¿Cómo enfrentas el hecho de que nunca vas a poder cumplir tus fantasías sexuales más oscuras?
Siempre he considerado mi fantasías estrictamente como eso: una fantasía.  La imaginación es una parte crucial del proceso para mí, mientras más imagino las cosas, más "reales" se vuelven. Mi fantasía es tierna en el sentido de que todos saben que no va a pasar y eso la vuelve más real y más vívida. Además, le tengo un gran respeto a la vida y no podría dañar al ser más pequeño aunque lo intentara.

¿Entonces qué te ayuda a venirte?
Eso es lo más interesante. Me gusta crear. Creo todo tipo de representaciones de mi fantasía. La mayoría de los integrantes de esta comunidad tienen un talento artístico. Es casi obligatorio. He hecho muchas cosas para representar las imágenes que tengo en mi cabeza. Escribo historias, creo juegos, pinto, dibujo, he hecho CGI, y edito fotos. También participo en juegos de rol.

¿Tu fetiche afecta tu vida sexual real? A mi pareja no le prende mucho pero tenemos una muy buena comunicación y nuestra vida sexual es muy satisfactoria. Simplemente llevo dos vidas sexuales en una.

Rose es una chica de 20 años de edad con fetiche de exofilia. Lleva diez años produciendo arte fetiche. Desarrolló su atracción sexual hacia los extraterrestres después de ver Star Trek.

¿Me puedes hablar de tu fetiche?
La exofilia es un deseo, una atracción sexual y emocional, hacia cosas que no viven en la Tierra. Se caracteriza por la excitación en la presencia de seres extraterrestres o representaciones de éstos. [Me prende] pensar en la posibilidad de otros seres inteligentes en una galaxia lejana que piensan en nosotros; la gravedad cero, la ingravidez y el frío del espacio; los peligros y las posibilidades infinitas que existen en el universo; los seres multidimensionales que pueden controlarte con su mente; las nebulosas que florecen.

Publicidad

Además de un encuentro real o una abducción, ¿de qué otra forma cumplirías tu fetiche?
Con expresiones indirectas. Los exófilos tienen una obsesión anormal con las películas de ciencia ficción, incluso los personajes extraterrestres de las películas. También sienten atracción por los astronautas de la NASA, por los expertos en extraterrestres y por los UFOlogos. Los juegos de rol y el cosplay son parte importante de este fetiche.

Y con la teoría de que todas las mentes en el universo están conectadas a través de un protocolo de conciencia y meditación, muchos creen que podemos conectarnos telepáticamente con seres extraterrestres. También existe la iniciativa CE-5 o los encuentros cercanos del quinto tipo, registrados por Steven M. Greer, quien ha documentado más de 200 series de encuentros mientras practicaba esta técnica. Me imagino que podemos tener contacto sexual con estos seres telepáticos por medio de la conciencia y la meditación.

¿Qué rol juega tu arte en tu fetiche?
Uso el arte para crear mi propio universo extraterrestre. Uso mi imaginación para crear cualquier universo que quiero y cualquier criatura que deseo. Escribo mis propia ciencia ficción erótica con especies extraterrestres. Aparezco en estos mundos y vivo ahí. También me atraen los humanos con el mismo interés y la misma pasión que los seres extraterrestres con distintas formas de pensar o con una apariencia anormal. Por supuesto, nunca va a ser igual que en la vida real, aunque no tengo idea de cómo seria en el mundo real. En el espacio, todo es posible. Crear un monstruo con tentáculos en forma de pitos como los que usan en el hentai, o hacer body paint y maquillaje para que mi pareja se vea gris, sería lo que mejor que me podría pasar.

Publicidad

¿Eso te ayuda a satisfacer tus deseos sexuales?
Creo que es posible que estemos viviendo la exofilia sin saberlo. Hasta donde saben los humanos, no hemos experimentado la exofilia porque los extraterrestres no existen, o si existen no nos visitan. ¿O sí nos visitan pero evitan a los que tenemos ese fetiche? ¿O tal vez sí nos hacen cosas pero no podemos recordarlas? ¿O tal vez ya viven entre nosotros y hemos estado procreando mestizos todo este tiempo. El punto es usar nuestra imaginación para explorar todas las posibilidades. Mi imaginación es infinita.

Eka es una canadiense con un fetiche de vore que desde hace 14 años forma parte de una comunidad que sexualiza el acto de ser comido por otra criatura. Eka también es la fundadora de la página web fetiche  Eka's Portal.

¿Qué es exactamente el fetiche de vore? Hay millones de escenarios sexuales. Uno de los ejemplos más comunes es estar atrapado dentro de otra criatura. Lo ves en todo tipo de caricaturas, videojuegos y películas de ciencia ficción. No necesitas nada más para que se torne en algo sexual.

¿Hay fetiches vore que se puedan cumplir en el mundo real? Con los avances recientes en la realidad virtual, pronto va a ser posible. Algunas personas no necesitan más que cerrar los ojos y escuchar sonidos. Algunos simplemente se envuelven en una cobija y se imaginan que alguien se los comió. Claro, no todos somos iguales y la mayoría de los fetiches vore son imposibles de hacer realidad. Aunque te prenda eso, nunca arriesgarías tu vida para vivirlo.

Publicidad

¿Entonces cómo le haces para masturbarte?
La cultura popular está repleta de material. Aunque hay mucha gente que gasta miles de dólares en contratos con artistas para que dibujen su fantasía ideal o escriban una historia, o simplemente buscan material de artistas y escritores que hicieron cosas de este tema en su tiempo libre. Muchos de nosotros participamos en juegos de rol por texto. También existen juegos de rol en la vida real pero son muy raros por la naturaleza tan underground de este fetiche.

Erika Eiffel tiene el fetiche de objetofilia y está enamorada de la Torre Eiffel. Fundó OS Internationale en 2008 para ofrecer apoyo e información sobre la objetofilia.

¿Qué es la objetofilia?
Es una inclinación natural a construir relaciones significativas con objetos que poseen una singularidad para quienes lo miran. En otras palabras, la gente que bromea sobre enamorarse con una tostadora o un lápiz no entiende que los fetichistas como nosotros vemos algo especial en el objeto que nos atrae. Si tu amado tuviera 10 mil gemelos, tal vez no te parecería tan atractivo.

¿Me puedes decir porqué no lo consideras un fetiche?
La objetofilia no es un fetiche porque le falta el elemento de ser una respuesta sicosexual habitual hacia el objeto. Un fetiche implica que el objeto sólo está presenta para proporcionar estimulación y gratificación sexual. Los miembros de esta comunidad no aman a un objeto por su atractivo sexual. Al contrario, desarrollan sentimientos íntimos como producto de una atracción emocional.

Publicidad

¿Se pueden satisfacer los deseos sexuales en este tipo de relación?
Dado que los objetos y los humanos no son dos piezas de rompecabezas con partes que encajan, el afecto no necesariamente depende de las relaciones sexuales. Eso permite cierto grado de libertad donde no nos sentimos obligados a los estándares de cómo tener intimidad. Muchos de nosotros también somos sinestésicos y como se nos cruzan los cables de los sentidos, para llegar al clímax necesitamos estimular más zonas además de las zonas erógenas de costumbre.

¿Entonces cómo le hacen?
A pesar de lo incómodo que parece unir piezas de dos rompecabezas distintos, nosotros tenemos la capacidad de satisfacer nuestros deseos fuera de la caja. Naturalmente tenemos formas más reconocibles de intimidad, como abrazar, besar o acariciar. Sin embargo, la mayor semántica del romance no necesita que hablemos de ella. Hay ciertas preguntas que no deben ser respondidas. Si no por la preservación de algo personal y sagrado, al menos para mantener el misterio de nuestra forma tan única y hermosa de amar.

A Emma le gusta el fetiche de la edad y de los pañales. Vive en Ámsterdam, donde tiene su propia guardería. También tiene una página web donde comparte fotos de su vida cotidiana en pañales.

¿Ser un bebé adulto influye en tu vida sexual?
No soy un bebé adulto, para el caso puedo fingir que tengo entre 3 y 6 años de edad. Los pañales no me prenden tal cual. Ser pequeña y usar pañal me hace sentir segura y relajada. Lo hago para sentirme mejor. Pero cuando le agrego el aspecto sexual, ya sea sola o con mi pareja, me hace sentir mucho mejor. No todos los que tienen estos gustos quieren tener sexo en pañales. Yo sí. Hace que el sexo sea increíble.

¿Cuál es tu fantasía?
El mejor lugar sería una guardería ABDL, y casualmente tengo mi propia guardería en Ámsterdam. Es perfecto porque tengo muebles para bebé tamaño adulto. En mi fantasía, traería puesto un uniforme escolar, unos pañales y me peinaría con dos colitas de caballo. Mi niñero puede usar ropa casual. O pijama. Me gustan las pijamas.

¿Qué haces para que parezca más real?
Este fetiche, con o sin sexo, es un escenario de fantasía. Los participantes son adultos que fingen tener otra edad. Es obvio que el mundo no está hecho para nosotros, los bebés grandotes. Pero podemos adaptar muchas cosas y cumplir nuestras fantasías. Por ejemplo, podemos comprar monos en talla S o XXL, o chupones extra grandes.

¿No te frustra que tu fetiche sea sólo una fantasía?
Me gusta que sea una fantasía. Así puedes ser creativo y combinarla con otras fantasías. Por ejemplo, me puedo poner un uniforme escolar, traer pañal y succionar un chupón. O puedo jugar a que es hora de dormir a medio día. Es divertido.

Todas las ilustraciones por Heather Benjamin.

Sigue a Erica Euse en  Twitter.