FYI.

This story is over 5 years old.

El número de "El mundo te odia"

Pascua en las montañas

¿Huevos de Pascua? Los Cora prefieren pintarse el cuerpo y celebrar un baile sagrado
29.7.13

Los Cora, o Naayari como ellos se llaman, fueron el último grupo étnico indígena en México conquistado por los españoles. Resistieron hasta 1722. Muchos de ellos aún viven en aisladas comunidades a lo largo del macizo montañoso de Sierra del Nayar, asentamientos remotos a los que sólo se puede acceder en avión y que carecen de servicios básicos como el agua corriente y la electricidad. Las cosas no han cambiado mucho desde los tiempos precoloniales. Los Cora se mantienen fi eles a su propia e idiosincrásica mezcla de catolicismo y animismo, que se manifi esta a su personalísimo modo en su forma de celebrar la Pascua.

Hice estos retratos durante la Judea Cora, su versión de la Semana Santa católica, en San Juan Bautista, un pequeño pueblo en el estado de Nayarit. Los rituales de la celebración incluyen actos físicos de penitencia, pero los Cora también celebran ceremonias que duran un día entero y representan una batalla cósmica en la que el destino del mundo está en una balanza y, de forma simultánea, la muerte y resurrección de Jesucristo.

Publicidad

Es bastante confuso, pero tal como yo lo entiendo, los rituales más significantes dan comienzo la noche del Miércoles de Ceniza, cuando los participantes, cubiertos sus cuerpos de pintura a base de maíz triturado y quemado, representando a judíos y romanos llevan a cabo un baile que significa “la ascensión del mal”. El jueves por la mañana, estos Cora deambulan por la aldea en un ritual que evoca la búsqueda de Jesucristo por parte de los romanos. Después, ya por la tarde, otro grupo de bailarines, esta vez representando a los apóstoles de Jesucristo, se pintan a sí mismos de blanco. Entonces las dos facciones se encuentran en el centro de la aldea para una ceremonia en la que los “judíos” comen mientras los “apóstoles” bailan hasta el anochecer, para después celebrar un ágape en solitario antes de regresar a sus casas. Es entonces cuando los “judíos” bailan desde el anochecer hasta la medianoche, cuando salen en busca de maíz que poder “robar”. (En realidad, un granjero dona el maíz a cambia de una bendición para sus cosechas).

Este año, los “judíos” dejaron el centro del pueblo a la 1 de la madrugada y regresaron a las 6 con sacos llenos de maíz. Otros personajes bíblicos, como los fariseos, y figuras procedentes de la propia mitología Cora, redondean el elenco. Me dejaron pasmado la dedicación y atención al detalle que mostraron los Cora, pintándose el cuerpo y decorando elaboradamente sus sables y coronas. Cada diseño es diferente, y todos los participantes, incluso los bailarines más jóvenes, crean el suyo. Todo esto, según me contaron, representa una batalla en el reino espiritual que se resuelve cuando una figura que representa tanto a Jesús como al sol resucita y castiga a los judíos, que se arrepienten de sus pecados. Encontré las explicaciones detalladas que recibí de los Cora difíciles de entender, ya que aquellos que estaban más familiarizados con la historia eran adultos que únicamente hablaban
la lengua Cora. Aun así, creo que estos retratos hablan por sí solos.

Publicidad

Pincha en los números para ver más fotos.

El número de "El mundo te odia" tiene más cosas:

Parece que a los europeos les da igual que las estrellas pop se vistan de nazis

Cruzando el Danubio

La escena subterránea