Cómo sobrevivir dirigiendo un restaurante cuando tu compañero de vida es tu socio de negocios

FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo sobrevivir dirigiendo un restaurante cuando tu compañero de vida es tu socio de negocios

Gestionar un restaurante es lo suficientemente estresante por sí solo, y meter a una pareja en esa volátil mezcla puede parecerle completamente loco a un extraño.
12.2.16

"Nos conocimos en Florida, a donde va la mayoría de las personas raras a conocerse".

Desde el primer día, la asociación entre Sarah Obraitis y Hugue Dufour, propietarios de M. Wells Steakhouse y M. Wells Dinette, giraba en torno a la comida.

"En ese momento, yo estaba trabajando con Heritage Foods USA, un proveedor de carne de res, pollo y cerdo", relata Sarah. "Era un festival en Winter Park, cerca de Orlando, y dieron inicio con una película, comida, un fin de semana de vino e invitaron a mucha gente interesante como Hugue y Martin Picard para cocinar. Éramos como sus agricultores".

Publicidad
MWells-2

Todas las fotos de Sydney Kramer.

Ya que no hay mucho que hacer en Winter Park aparte de comer y beber y asistir a un festival de cine, Hugue y Sarah se llevaron bien y pasaron juntos el poco tiempo libre que tenían. Inevitablemente, Hugue volvería a Montreal y seguiría trabajando en el Au Pied de Cochonand y sus sugar shack satélite Cabane à Sucre PDC, mientras que Sara regresaría a su natal Nueva York para vender cada corte de carne imaginable con Heritage Foods.

Pero la separación física pronto se volvió insoportable, por lo menos para Hugue. "Nuestro primer restaurante fue básicamente una excusa para estar juntos", dice. "Yo estaba en Montreal, ella estaba aquí en Nueva York".

Con el tiempo, bajo el hechizo de Sarah, Hugue tomó sus maletas y se dirigió hacia el sur, lejos de los límites seguros de la unida comunidad de cocineros de Montreal para comenzar una vida con Sarah en Long Island City, Queens. Tras casi una década, ahora están casados, tienen una hija pequeña, dos restaurantes, una estrella Michelin, y bastante sabiduría obtenida al trabajar incontables horas juntos.

MWells-9

Gestionar un restaurante es lo suficientemente estresante por sí solo, y meter a una pareja en esa volátil mezcla puede parecerle completamente loco a un extraño. Pero, como suele ser el caso de los desventurados amantes, nunca fue una cuestión de elección para Hugue y Sarah.

"Ni siquiera sé si alguna vez hubo una opción [de no tener un restaurante juntos]", dice Sarah.

Publicidad

Hugue está de acuerdo: "No me puedo imaginar haciendo lo que estoy haciendo en este momento con alguien que no esté en la misma industria o que tenga un trabajo de nueve a cinco".

Eso no quiere decir que no hayan intentado reducir la cantidad de estrés a la que se habían acostumbrado después de años en la industria alimentaria. "Al principio, estábamos buscando tener una tienda general, o una tienda kitsch de alta calidad con pieles y cinturones y pieles", recuerda Sarah. "Íbamos a ofrecer algunos sandwiches y algo de carnicería. Simplemente algo de menor estrés de lo que estábamos acostumbrados".

MWells-6

Pero eso no es lo que pasó. El destino empujó a Hugue y Sarah en otra dirección y los encontró rentando y renovando un restaurante perpetuamente vacío con estilo de los años cincuenta directamente al otro lado de la calle de su departamento. Lo llamaron M. Wells y Hugue repartía abundantes enfoques inspirados en Quebec de los clásicos de restaurante mientras Sarah estaba encargada de la parte frontal. "Todo funcionó con mucha naturalidad", recuerda.

Es decir, hasta que el propietario decidió aumentar la renta diez veces, haciendo que el restaurante cerrara sus puertas después de solo un corto pero exitoso año de funcionamiento, para gran sorpresa y tristeza de los lugareños. Más tarde tomaron el atroz aumento de renta con calma: "El propietario era un poco raro", según Sarah. "No estaba destinado para nuestro futuro".

Publicidad

En su lugar, un garaje en ruinas estaba destinado para su futuro. Hugue y su familia ayudaron a convertir el antiguo taller de reparación de automóviles en un restaurante de carnes old school de 70 asientos, con una cocina y un canal de trucha hecho de concreto vertido por el propio Hugue.

MWells-23

del delgado velo de consumo que rodea el Día de San Valentín. Después de todo, es su trabajo crear el ambiente para las parejas de ojos brillantes que buscan cierto romance a la luz de las velas.

"Nos importa el Día de San Valentín solo porque está un poco más lleno que de costumbre en febrero", dice Hugue. "Ésa fue la razón por lo que se creó el Día de San Valentín creo, para darle un impulso a la actividad en los restaurantes durante un momento muy muerto del año. Estamos contentos de que exista. Pero personalmente no me importa".

Sarah hace eco de este sentimiento, aunque en términos un poco menos perspicaces. "Ya tenemos una profesión tan íntima. Ya ves a la gente compartiendo experiencias muy personales a través de su comida y tienen reacciones muy personales. Pasan mucho tiempo en tu habitación y ni siquiera los conoces, por lo general. Con el Día de San Valentín, que es básicamente la Semana de San Valentín, básicamente se exacerban todos estos sentimientos de acoger un evento de alta presión".

MWells-12

"Nuestro restaurante tiene mucho que ver con cenas de estilo familiar y grandes banquetes y multitudes más grandes", dice Sarah. "Es apenas nuestro segundo o tercer Día de San Valentín. Pero siempre tengo la esperanza de que obtendremos grandes multitudes de chicas o solteros en el bar.

Publicidad

"Es muy difícil para nosotros pensar en nuestros sentimientos el Día de San Valentín cuando literalmente hemos pasado años en los que nos hemos olvidado de cosas mucho más personales como aniversarios o cumpleaños. Y ni siquiera nos sentimos mal. En su lugar, nos maravillamos de lo ridículo que es olvidar celebrar algo así".

"Yo soy el que se olvida sistemáticamente de todos los cumpleaños y cosas así", aclara Hugue más tarde. "Sarah siempre está un poco más por delante de mí, a veces un poco demasiado adelante. Si ella olvida un aniversario o algo así, no sería el fin del mundo".

Pero eso no quiere decir que el acuerdo de Hugue y Sara esté vacío de romances. Para sus citas nocturnas, a menudo se dirigen al Grand Central Oyster Bar, que Sarah describe como "increíble de todas las formas posibles", y otros restaurantes cerca de casa en Long Island City.

MWells-4

No obstante, al igual que con cualquier pareja, las tensiones pueden y de hecho surgen. "Todavía peleamos, pero no en el restaurante", dice Hugue entre risas. "Solía ocurrir con más frecuencia cuando teníamos el comedor. Sarah trabajaba en la puerta y en el frente, y yo estaba a cargo de la cocina. Era el inicio de nuestra relación, entonces había más tensión en aquel tiempo. A veces me ponía loco, pero ya crecimos".

Cuando se trata de ofrecerle consejos a las parejas jóvenes que planean comprometerse con un acuerdo similar, Hugue es honesto: "Les diría que no, o que piensen en otra cosa", dice medio en broma. "Creo que mi consejo sería: 'aguanta'. Trabajar juntos como dos jefes y copropietarios tiene sentido. Puedes administrar tu tiempo y un montón de cosas. Creo que ser una pareja hace que sea un poco más fácil trabajar para alguien más ".

MWells-28

Sarah es característicamente más medida en su consejo. "A los dos nos gusta lo que hacemos muchísimo, y terminamos hablando mucho de ello", dice. "Al compartir muchos de los mismos altibajos, simplemente quieres empacar tu vida con una gran cantidad de distracciones, como salir y hacer algo que probablemente beneficie a tu proyecto o a tu profesión, pero no tiene nada que ver con ninguno. Solo asegúrate de hacer cosas juntos que no tengan nada que ver con el trabajo para no centrarte en los altibajos de tu subsistencia".

Aunque mucho ha cambiado desde aquel fatídico fin de semana en Florida, y los altibajos continúan, una cosa se mantiene constante: la comida. De hecho, se trata de una cuestión de supervivencia. "En realidad nunca hemos hecho hincapié en cuánto la comida es parte de nuestras vidas, simplemente lo es", concluye Sarah. "Y todos tenemos que seguir comiendo para sobrevivir, ¿verdad?"