Según un estudio, nadie realmente sigue las recetas de cocina

La marca de electrodomésticos NEFF hizo una encuesta sobre los hábitos de los ingleses al seguir recetas de los libros cocina, y descubrió que son como tus tías: le ponen todo al tanteo.
Phoebe Hurst
London, United Kingdom
26.7.16

Gran Bretaña tiene una gran costumbre en la escritura de guías de cocina, por algo hay el reciente alboroto que rodea la decisión de la BBC de eliminar su sección en línea de recetas. Una mirada al descuidado estante de libros de recetas, incluso de alguien que no nunca cocina, puede atestiguar el hecho de que no nos podemos alimentar sin la ayuda del último tomo escrito por Mikel López Iturriaga (el comidista).

Sin embargo, de acuerdo a una nueva encuesta de la marca de electrodomésticos NEFF, quizás los británicos no son seguidores tan fieles a las recetas como parecen. NEFF cuestionó a 1,500 británicos sobre sus costumbres cuando cocinan y encontró que la mayoría no cree importante seguir al pie de la letra las recetas al momento de preparar algo.

Los británicos son una nación de freestylers culinarios, que lanzan con cuidado (una subnormal cantidad de curry en polvo) especias al aire cuando entran a la cocina.

LEER MÁS: La influencia de Europa en los hábitos alimenticios ingleses

De acuerdo con la encuesta, solo el 7 por ciento de los cocineros caseros piensan que es necesario seguir las instrucciones. La gran mayoría usa los recetarios como simples guías y van agregando sus propios ingredientes, trabajando con lo que la encuesta describió como una "cápsula de despensa", que parece más ser una cápsula de armario con muchas manchas de salsa.

Partiendo de algunos condimentos esenciales –incluidos el curry en polvo, la salsa embotellada Marmite y la brown sauce– los británicos imprudentemente hacen caso omiso de las listas de ingredientes y de las medidas. Doce por ciento de los entrevistados agrega salsa inglesa al curry, 9 por ciento le agrega huevos, y 2 por ciento le vierte cola. Incluso por mucho que se desvivan por la comida italiana, ésta no se salva del poco respeto británico por las recetas, el 12 por ciento de las personas acepta que agrega catsup a los platillos italianos. Veintitrés por ciento (le pedimos a la Nonna que mire hacía otro lado) le agrega chile en polvo.

Esta actitud descuidada en cuanto a la lista de ingredientes también impacta a los platos tradicionales ingleses. Más del 70 por ciento de las personas sirve puré o camote como parte de sus asados de domingo, olvidando las usuales papas rostizadas. Diecisiete por ciento de hecho agrega chile, soya o salsa de ostras al gravy.

LEER MÁS: Quizás una receta de salsa para pizza está detrás de un misterioso asesinato

Los hallazgos de la encuesta responden a los comentarios hechos el año pasado por la restaurantera y fundadora de escuelas culinarias, Prue Leith, que dijo que la mayoría de los libros de cocina eran adquiridos por lectores que "tiraban baba viendo los paisajes de la Toscana", en vez de usarlos como una fuente para cocinar.

Pero el uso casual de los libros de recetas de los ingleses quizás tenga que ver más con el food porn. La encuesta también encontró que nuestras adicciones y suplementos no estaban inspirados por los alimentos de moda (sólo el 5 por ciento se basaba en las imágenes de comida que veían en Instagram), pero había una necesidad real por usar las sobras del refrigerador y crear comidas económicas.

Parece que ahorrar y evitar el desperdicio de comida inspira la creatividad en la cocina. Y cuando necesites inspiración, nosotros conocemos un pequeño y perfecto gran lugar para eso.