Grandes empresas pesqueras prometen combatir la sobrepesca

Quizá el mundo está quemándose, pero aún hay esperanza para nuestros océanos.
15.6.17
Photo via Flickr user Vincent-Lin

Hace menos de dos semanas, Trump anunció que retiraría a Estados Unidos del acuerdo de París sobre el cambio climático y, como muchos otros, podrías pensar que este pacto sería decisivo para mantener con vida las esperanzas de vencer el calentamiento global; por lo menos antes de que Peter Thiel nos haga a un lado a los plebeyos y finalmente se convierta en supremo virrey de Nueva Zelanda.

Bueno, quizá tengas razón en pensar así. Pero aquí tienes un destello de esperanza, al menos respecto al futuro de nuestros océanos, lo cual es muy bueno considerando que muy pronto estaremos viviendo en el escenario de Waterworld: las compañías pesqueras más grandes del mundo han aprobado una iniciativa para prevenir la sobrepesca y eliminar varias prácticas ilegales, incluyendo el uso de mano de obra esclava.

Publicidad

El acuerdo fue anunciado en la Conferencia sobre los Océanos de la ONU llevada acabo en Nueva York la semana pasada, y se conoce como Empresas Pesqueras a favor de la iniciativa sobre la Protección de los Océanos. Este grupo representa a algunas de las empresas de mariscos más grandes en Asia, Europa y Estados Unidos, todas llegaron al acuerdo de cumplir una declaración de diez puntos.

LEER MÁS: El precio por comer atún aleta azul es un futuro sin peces

Entre las medidas de sustentabilidad acordadas se encuentran un compromiso para reducir la pesca ilegal, eliminar el uso de antibióticos en la acuicultura y tratar la contaminación de plástico en los océanos. Lo que es más, los negocios dicen que están comprometidos a eliminar los productos en sus cadenas de producción que pueden proceder de "esclavización moderna incluyendo trabajos forzados, esclavitud por deudas o explotación infantil". El uso de mano de obra esclava en la industria pesquera —especialmente cultivando y preparando camarón— salió a la luz hace poco más de un año gracias a varias investigaciones de la Associated Press enfocadas al problema.

El acuerdo fue firmado por pesos pesados, incluyendo a las dos compañías más grandes del mundo por ingresos, las dos compañías más grandes de atún, las dos compañías más grandes de criadores de salmón y las dos compañías más grandes de alimento para peces. La iniciativa fue propuesta luego de un diálogo organizado por el Centro de Resiliencia de Estocolmo el año pasado, el cual puso en contacto pesqueras de captura silvestre, empresas de acuicultura y científicos de todo el mundo.

LEER MÁS: Esta campaña podría cambiar la pesca comercial para siempre

Las nueve empresas que firmaron el acuerdo representan un tercio de las 100 compañías de mariscos más importantes del planeta. Las empresas prometieron "trabajar en conjunto y de forma activa con los gobiernos para mejorar las regulaciones existentes respecto a las pescaderías, a la acuicultura y al océano".

Claro, un acuerdo privado entre compañías pesqueras no compensa que el contaminador más grande del mundo haya rechazado la invitación de formar parte de una convención internacional para solucionar el cambio climático. Pero es algo y es lo que tenemos.