Actualidad

Sacha Baron Cohen hizo que un legislador republicano gritara la 'palabra N' en televisión

En el nuevo show de Cohen, 'Who Is America?', el representante estatal de Georgia Jason Spencer también se bajó los pantalones.
24.7.18

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El segundo episodio de Who Is America? de Sacha Baron Cohen fue aún más hilarante y cáustico que el primero: vimos la ya infame entrevista a Dick Cheney, un segmento donde una concursante de The Bachelor mintió sobre su participación en obras de caridad y ciudadanos de Arizona furiosos por la llegada de una mezquita a su ciudad.

Pero la parte más lamentable de la temporada hasta el momento fue el segmento del domingo donde salió el legislador de Georgia Jason Spencer. El falso experto en antiterrorismo —interpretado por Cohen—, el coronel Erran Morad, de alguna manera convence al representante estatal de que la única forma de protegerse de los terroristas es gritar insultos racistas, mostrar el trasero y usar un selfie stick para sacar fotos bajo las burkas de las personas. Y Spencer hace todo con singular alegría.

Publicidad

"Debido a quién eres, podrías ser víctima de un secuestro a manos de ISIS", le dice Cohen a Spencer. "Tienes dos segundos para llamar la atención. ¿Cómo llamas la atención?"

"Empiezas a gritar, te quitas la ropa", responde Spencer.

"En Estados Unidos, hay una palabra prohibida", continúa Cohen. "Es la palabra N. Yo voy a ser el terrorista. Tienes tres segundos para llamar la atención. ¡Hazlo!"

Entonces, Spencer comienza a gritar el insulto racista a todo pulmón hasta que Cohen lo detiene.

"¿Estás loco? La palabra en 'noony' (vagina, en slang), no esta palabra. Esta palabra es repugnante".

"Entiendo", dice Spencer.

Luego, Cohen convence a Spencer para que se baje los pantalones y lo persiga en un gimnasio con su trasero al aire, porque los terroristas "tienen miedo de ser vistos como homosexuales". Spencer también graba "un mensaje para los terroristas", donde amenaza con cortarles el pene y metérselos en la boca.

Spencer, quien actualmente cumple su cuarto y último mandato en el cargo, está enfrentado llamados a su renuncia por parte de políticos y del Consejo de Relaciones Estadounidense-Islámicas.

"El representante Spencer se ha puesto en vergüenza y debería renunciar de inmediato", dijo el lunes el presidente de la Cámara de Representantes de Georgia, David Ralston, al Atlanta Journal-Constitution. "Georgia es mejor que esto". El gobernador, Nathan Deal, tuiteó un mensaje similar, aunque no insistió en que Spencer renunciara. "No hay excusa para este tipo de comportamiento, nunca, y estoy triste e indignado por esto", escribió Deal.

Spencer aún no ha respondido públicamente a raíz de la controversia, pero trató de desestimar preventivamente sus acciones en una declaración emitida la semana pasada, en la que acusa a Cohen de "aprovecharse de mis temores de que alguien me atacaría" y "[explotar] mi estado de ánimo con fines de lucro y fama". Sin embargo, el miedo a un ataque no explica eso de gritar insultos racistas y bajarse los pantalones.