Sexo

Ningún hombre puede compararse con este novio hecho de cajas de vino

Los hombres son una mierda, entonces, ¿por qué no salir con basura, literalmente?
Drew Schwartz
Brooklyn, US
DV
traducido por Daniela Vargas
28.2.18
Foto cortesía de Mike Schneider

Los hombres son geniales para echar piropos indeseados, desaparecer y vivir en la inmundicia, y son absolutamente perfectos para ser novios de mierda. Cuando el mal novio de Mike Schneider lo dejó en 2015, este se dio por vencido en la búsqueda de un nuevo tipo inútil para salir. Pensó, ¿por qué no salir con basura literal?

Schneider le dijo a VICE que "se automedicó con vino" después de su separación, y terminó con una tonelada de cajas vacías de Franzia. Buscando algo útil que hacer con ellas, decidió que se construiría un nuevo novio, y por lo tanto, después de unos meses de trabajo, nació Franz, su novio hecho de cajas de vino.

"Aunque ya superé el rompimiento (¡y el consumo exagerado!), siempre pensé que sería triste, divertido y un poco dulce hacer un acompañante con los cartones vacíos que quedaron", le dijo Schneider a VICE. "Franz es genial. Es mejor que un novio normal porque es fuerte y silencioso, pero también dulce y cariñoso al mismo tiempo".

Por lo que podemos ver del Instagram de Schneider, la relación es un sueño. Él y Franz pasaron recientemente una mañana desayunando en la cama, y terminaron el día preparando una buena comida casera juntos.

Claro, puede que Franz no sea capaz de hablar, sentir emociones humanas, o moverse autónomamente, pero está dispuesto a todo. La mayoría de los novios pueden pensar que hacer una sesión de fotos es cursi. Franz, sin embargo, posa para la cámara como un campeón.

Foto por Mike Schneider

A pesar de que las cosas van bien con NCV (novio de cajas de vino), Schneider no puede evitar preocuparse un poco por la posibilidad de tener un futuro real juntos. El señor Merlot no es un invitado muy entretenido para la cena, y aunque es un placer tenerlo cerca, termina dejándole a Schneider muchas de las tareas domésticas.

"¿Qué sigue ahora?", el confundido Schneider le pregunta a VICE. "¿NCV y yo nos mudamos juntos? ¿Vamos a comprar muebles? ¿Qué pasará cuando conozca a mis amigos, mi familia?".

Solo el tiempo dirá si Schneider y su capitán cabernet podrán aguantar. Podría haber unos cuantos inconvenientes al enamorarse del caparazón de un hombre hecho de cartón podrido, pero al final del día, ese pedazo de basura probablemente sea mejor compañero que la mayoría de tipos allá afuera.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter, y mira el sitio web de Mike Schneider.

Este artículo apareció originalmente en VICE US.