FYI.

This story is over 5 years old.

La Cándida Vándala presenta

Las maravillas naturales e imaginarias de Wosnan

Las películas de Hayao Miyazaki, la arquitectura de Gaudí, y la literatura de Lovecraft inspiraron a este artista a diseñar mundos imaginarios que generan reflexiones frente al gris de las ciudades, el smog, la relación insulsa con la naturaleza.
10.8.15

A veces por el camino se nos cruzan personas con mentes maravillosas, capaces de crear universos enteros a partir de un dibujo. Wosnan es uno de ellos: un tipo relajado y de bajo perfil que carga con una libreta de bocetos en donde almacena de forma cuidadosa no solo a personajes y lugares ficticios increíblemente exóticos y atractivos, producto de su imaginación, sino también el cúmulo de experiencias que, a lo largo de su vida, lo han formado como artista. Tomando un café, y dejando pasar el tiempo sin prisa, nos pusimos a hablar sobre la indiferencia del ser humano frente a la naturaleza, el exceso de gris en las ciudades y la creación de mundos paralelos para escabullirse de vez en cuando.

Así nos fluyó la conversación.

Publicidad

VICE: ¿En qué momento te formas como artista? ¿Cómo empezaste a relacionarte con el trabajo pictórico?

Wosnan: Inicié de manera empírica y luego entré a la universidad a estudiar diseño gráfico, pero siempre me interesó más la parte plástica y análoga. Mi hermano era escritor de graffiti y estuvo nutriéndome y mostrándome referentes de lo que los artistas estaban haciendo en Europa y en Latinoamérica. Yo dibujaba y hacía algunas acuarelas, pero no me había acercado al arte urbano. Empecé a pedirle que me llevara con él a pintar. Ahí, creo, arranqué en la calle.

¿Qué crees que formó conceptualmente tu obra a nivel estético y conceptual?

No me gusta la realidad, para nada. Imaginar seres y atmósferas de otros planetas me ayuda a sentir que vivo allí por algunos instantes.

Yo diría que la lista de referentes es interminable, pero algunos elementos que creo que me influenciaron fuertemente fueron las películas de Hayao Miyazaki, la arquitectura de Gaudí, y algunos escritores como Lovecraft que hablan del aislamiento del ser con textos "anti-humanos" que buscan explorar mundos imaginarios. Creo que mi obra es la fusión de dos líneas: una que tiene elementos cartoon, y otra que lleva hacia el análisis y la reflexión, más existencialista.

¿En qué piensas cuando te pones existencialista?

En el exagerado crecimiento demográfico, el poco verde que queda en las ciudades, lo mucho que me indigna el maltrato hacia los animales, muchas cosas. Para eso está la calle, para concientizar a las personas de lo que está pasando, siento que tengo la responsabilidad de plasmar lo que pienso.

La naturaleza es un elemento bastante importante en lo que pintas, cuéntame un poco sobre tu atracción hacia ella y cómo se forma

Veo que cada vez estamos más llenos de ciudad, más llenos de cemento, y no sé si suene un poco hippie, pero creo que hay que resaltar la naturaleza en medio de tanto smog y tanto gris. También intento imprimir un poco de sátira dentro de mi análisis al dejar de mostrar los rostros de los humanos, para empezar a mostrar a quienes no lo son.

También he visto un par de caras pintadas en algunas paredes, ¿de quiénes son?

Es el reflejo de la fisionomía de la naturaleza, es la búsqueda de personajes dentro de lo natural. Aún estoy explorando mi estilo, creo que aún no lo tengo muy definido, es un proceso de bocetación en pared, de experimentación.

Otro componente que aparece frecuentemente en tu trabajo es la imagen de personajes cargando casas en su lomo

Es una analogía del mundo animal. Es el concepto de llevar el hogar a todas partes. Para mí, las ideas de hogar y de familia son muy importantes, son elementos valiosos, y cuando pinto animales cargando su casa en el lomo lo que quiero representar es el hecho de cargar esos elementos en el corazón.

Tiendes a manejar un solo tono cromático en algunas de tus pinturas, ¿hay alguna razón especial para hacer eso?

En algunas obras he manejado una amplia gama de colores, pero la lectura tiende a ser más complicada, me siento más cómodo trabajando de manera monocromática. Es complicado trabajar una gran variedad de tonos y admiro mucho a los que lo hacen. Me gustaría explorar más, pero por ahora me siento bien yendo por una sola línea.

¿Podría decirse que todo tu trabajo funciona como una catarsis?

Cuando construyo algo que no existe escapo de la realidad, creo universos alimentados de muchas cosas que he visto, pero que son más agradables que el que conozco, en donde vivo. Cualquier mamarracho que haga, por muy alimentado que esté de referentes, es algo que acaba de crearse y funciona como un escape a lo que estoy viviendo.

Conoce más del trabajo de Wosnan en su página de facebook y en su instagram.