Quantcast
Ilustración: Juan Ruiz | VICE Colombia 

Hicimos un juego de cartas con los políticos más corruptos de Colombia

Nathalia Guerrero Duque

Nathalia Guerrero Duque

A ver si jugando cartas nos memorizamos las caras de los responsables de una buena parte de los desfalcos de este país.

Ilustración: Juan Ruiz | VICE Colombia 

La corrupción es como una enfermedad venérea: no respeta raza, género, religión o condición social. Puede enredar a cualquier persona en cualquier posición: solo se necesita una conciencia ligera y ganas de hacer el torcido.

En nuestro especial #VICEvsCORRUPCIÓN hemos logrado aterrizar esta problemática a las calles y a la vida diaria. Presentando diferentes maneras de ser corrupto en nuestras rutinas de vida e incluso explicando con ilustraciones las definiciones de corrupción, hemos hecho un largo recorrido para descubrir que este problema nos toca a todos, no solo a los que están arriba nuestro.

Pero no podemos dejar de lado a la clase dirigente, que si bien es solo una parte del problema, han ido dejando una honda herida en nuestros presupuestos y en nuestra confianza por las instituciones de este país. Y así como ninguna persona está exenta de ser corrupta, ningún partido político está exento de serlo. Por eso decidimos aterrizar aún más esta problemática y hacer nuestra baraja de la corrupción VICE: un juego de cartas donde figuren los más corruptos de cada partido con puntos de ataque y de defensa, cual baraja de Yu Gi Oh pero con ladrones de cuello blanco. A ver si jugando cartas nos memorizamos las caras de los responsables de una buena parte de los desfalcos de este país.

Para realizarla, diligentemente enviamos derechos de petición a siete partidos políticos. Queríamos saber quiénes habían sido sus inscritos más corruptos: los políticos que tenían condenas más altas por corrupción, los que más habían robado dinero.

La respuesta fue general. Ningún partido podía. Alegaron que esa era información clasificada, alegaron derecho a la intimidad, políticas del partido, o que no son los competentes facultados para dar esa información. En fin, ningún partido dio la más mínima información acerca de quiénes de sus militantes habían incurrido en faltas disciplinarias o delitos relacionados con corrupción.

En su texto Sobre la corrupción en Colombia, el centro de estudios Dejusticia afirma que actualmente existe una "falta de responsabilidad de los partidos políticos por las sanciones impuestas a sus candidatos". El centro explica que cuando "se sanciona a uno de sus candidatos, que fue elegido para alcalde o gobernador, el partido es premiado, pues se le da la posibilidad de proponer una nueva terna de candidatos a partir de la cual el presidente elige al reemplazo". Esto, según los estudios que hizo Dejusticia, hace que el partido pueda arreglar mucho más fácil la "embarrada" del candidato sancionado. Y no solo eso, sino que el partido puede convocar nuevas elecciones para tapar el hueco. Sencillo.

La entidad totalmente facultada para los datos que necesitábamos era la Fiscalía. Hace unos meses este ente publicó un informe que llegó a los titulares de medios como El Tiempo o Caracol Radio. En el informe se hablaban de 156 personas con 'clara identidad partidista en sus cargos' que habrían cometido actos irregulares. Senadores, representantes a la Cámara, exministros, exmagistrados, diputados, alcaldes, concejales, gobernadores y contralores que estaban siendo investigados por corrupción.

Según el fiscal, si hablamos de congresistas, el partido de la U tiene el mayor número de militantes investigados o condenados por corrupción, seguido por el partido Liberal, Cambio Radical y el Partido Conservador. Y si hablamos de departamentos con más alcaldes en problemas judiciales, Santander, Bolívar, la Guajira, Sucre, Córdoba y Chocó se llevan la batuta, según la Fiscalía.

A pesar de que este ente ha implementado estrategias como su plan Bolsillos de Cristal, se siguen destapando ventiladores aquí y allá. Incluso el mismo fiscal ha sido cuestionado por sus relaciones y sus nombramientos, como con Gustavo Moreno, el fiscal anticorrupción, detenido por corrupción.

Prescindiendo de la utilidad de los partidos políticos para nuestra contienda, realizamos una revisión de prensa exhaustiva, para poder fichar a estos personajes. El resultado fue una pequeña baraja de siete cartas con todo tipo de ataques y defensas, desde "jugar con la alimentación de los niños de la Guajira hasta "jugar con la tierra del campesino". Descarguen la versión completa aquí, imprímanla, armen su baraja y midan fuerzas, para ver cuál es el corrupto 'ganador' en este país.