Publicidad
Entrevistas

MULA: 'importaculismo' estético para sobar tus oídos

Escarbamos en el sonido instrumental de Santiago Botero antes del lanzamiento del próximo EP de MULA.

por Sebastián Narváez Núñez
27 Agosto 2015, 6:41pm

Desde los 14 años Santiago Botero lleva curioseando con la música, el bajo ha sido el instrumento que lo ha acompañado la mayoría del tiempo, es su cómplice de improvisación bien sea en el jazz, la música experimental o psicotropical. A este personaje se le puede identificar como colaborador de artistas como Andrés Gualdrón, Edson Velandia, Jardín Laser y Redil Cuarteto entre otros, pero también es la mente maestra de proyectos como El Ombligo y MULA, este último es el que nos convoca, ya que hace poco lanzaron su EP Sobandero y el 1º de septiembre lo presentarán en vivo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Las cuatro canciones que hacen parte de este trabajo me generaron más preguntas que respuestas: al escucharlas tenía una sensación caótica sofocándome y supuse que la ciudad me estaba haciendo daño, luego sentí la mixtura de sonidos pesados tirando a metal, que a veces se convertían en improvisaciones de jazz, y se activó mi curiosidad con la experimentación de sonidos electrónicos, que van en perfecta armonía con todo lo anterior. Con esa sensación de querer darle nombre a algo que todavía no cuajaba en mi cabeza, decidí hablar con Santiago para solucionar este tema y darle, de alguna manera, una participación más popular a una música que por lo general se entiende como compleja y de nicho.

Lo primero que me viene a la cabeza es que géneros como el jazz, y en general la música instrumental, son algo complejos, de nicho y que requieren una apreciación mucho más comprometida. ¿Cómo definirías a MULA para la gente que no se encuentra dentro de ese nicho?

MULA es una banda rock instrumental, no tiene muchas arandelas. En el caso de un público que esté ajeno al jazz es una buena oportunidad para tener una experiencia muy cercana a este género, por el contenido improvisativo y de interacción que, además de ofrecer una estructura tipo canción en sus composiciones, le da un aire mucho más familiar; es como si se reemplazara el cantante por saxofones, de la tradicional estructura estrofa, coro, pre coro etc. Esto hace que se aleje del contexto convencional del jazz, donde sólo se presenta un tema instrumental y luego es un gran camino de improvisación en el que toma protagonismo el solista. Acá, por encima de los solistas, está la canción como tal (aunque instrumental).

Por otro lado, MULA es una propuesta como muchas en el mundo, que explicarla puede sonar aburrido, es más fácil ir a escucharla en vivo y, si alguien cree que es jazz, pues es jazz, si alguien cree que es rock pues es eso también. La verdad no pensamos en géneros o nichos específicos sino en tener en este espacio sonoro un crisol de las cosas que más nos gustan y da la casualidad que nuestros gustos son bien variados y eclécticos.

Este EP tiene mucho de experimental, tiene una base de metal pesado, texturas y sonidos electrónicos e improvisación en grandes cantidades, ¿cuál es la esencia de MULA? y ¿para quién es esta música?

La esencia en este caso sí es lo que se podría llamar "sonoridades pesadas", entendiendo esto como: el metal, el hardcore, el punk y sobre todo el noise. A mí como compositor me gustan mucho las masas sonoras donde todo se mezcla y es difícil determinar qué es qué. Lo denso es algo que siempre me ha llamado la atención. Si hablamos de influencias directas, acá podemos ver influencias que van desde Messhugah, Rage Against the Machine, el Amnesiac de Radiohead (sobre todo los sintes de ese disco), Nirvana (sobre todo el In Utero), Ornette Coleman, Albert Ayler,Naked City de Zorn, Los Sex Pistols, Dead Kennedys, el quinteto de Miles en los 60, Weather Report, hasta cosas que son muy poco perceptibles pero están presentes como el beat y el groove de Fela Kuti, Los Corraleros de Majagual, Dr. Dre, el lirismo y las melodías de Neil Young, Elliot Smith, José González, Silvio Rodríguez y Andrés Landero.

Lo nuestro son las sonoridades pesadas como motor creativo, los sonidos procesados son claves para la sonoridad de MULA. Yo, por ejemplo, en el bajo tengo como referentes a Juan Alderete, de The Mars Volta y Jonathan Hischke, de Hella. Soy un enfermo de los pedales al igual que Kike en la guitarra y Camilo en la batería, ha empezado a manejar un octapad, para tener mayores posibilidades sonoras. Esta música es para oídos curiosos, gente que quiera explorar ese universo "ecléctico, variado y sin problemas de género y estilo" que proponemos.

Hay algo que siempre me ha causado curiosidad con este tipo de música y es ¿cómo hacen para nombrar sus canciones?

Tiene que ver con la esencia de MULA que también es una especie de mamadera de gallo. Siendo sincero, los nombres son lo último en lo que pienso. Es lo menos relevante la verdad, pero no puedo negar que sea divertido y joder la vida con eso, le quita un poco la seriedad y complejidad con la que a veces hacemos la música. En este EP presentamos a "Luly", la segunda parte de una trilogía inspirada en las bellas divas (un tanto kitsch) de la televisión colombiana de los 80 y 90. La trilogía inició con la gran "Amparo Grisales", porque todos de jóvenes la vimos como la diva más grande, nuestra Marilyn Monroe. Sigue "Luly" (por Luly Bossa), su video porno casero nos marcó para toda la vida y se viene "Nelly Moreno", homenaje póstumo a una ex - diva que nos acompañó durante los almuerzos de los 80 en la novela del medio día.

De allí siguen nombres como "Simio" que realmente sale de allí porque necesitaba un nombre con cinco letras y "BIT", que es precisamente eso, un juego de la palabra en inglés beat porque el tema nace de un groove, beat, ritmo, que tenía guardado de hace rato. Por último también está "El pollo industrial", que es un homenaje a nuestro teclista Ricardo Gallo que, por motivos de fuerza mayor, dejó el proyecto para irse a vivir a Nueva York. El nombre sale de su apellido Gallo = chicken = pollo... allí está. Lo industrial, es porque sí... tal vez en nuestro subconsciente está la cuestión de la comida procesada y nos quedó así por eso.

¿Cómo una o varias palabras pueden encerrar ese universo de la improvisación experimental en el caso de MULA?

Curiosidad y sobre todo una especie de importaculismo estético, no que no nos importe cómo se vea, más bien qué no nos importa si encajamos o no en un género definido, de todos modos como decía, en términos generales, somos una banda de rock instrumental que improvisa o una banda de jazz que rockea...da igual. Siempre pienso que si quieren saber a qué suena esto, después de esta retahíla y verborrea, mejor que vayan a un concierto y que experimenten por sí mismos lo que es esto.

Para mí este EP tiene algo en su sonido que es caótico, no sé si se debe al tipo de ciudad en la que nos encontramos, pero al escucharlo me siento en un ambiente gris tirando a negro, como con mucha presión alrededor, a veces catártico, a veces encerrado en una burbuja sin muchas posibilidades, ¿cuál es la intensión de MULA en este EP?

Sí es eso. Este EP quería ser más visceral, ir a sonoridades pesadas. De alguna manera tiene mucho que ver con lo que es esta ciudad en la que vivimos en un mierdero hermoso, tal vez esto, sin quererlo, sea un homenaje a un mierdero hermoso llamado Bogotá, que lo queremos pero nos enzorra un poco, nos saca lo peor, nos pone agresivos pero al final del día queremos a esta ciudad porque vibra y tiene mucho que ofrecer.

***