FYI.

This story is over 5 years old.

18+

Archivo Vice: Fui a la guerra de Vietnam y me disparé en el pene

Cuando a alguien se le ve sano y contento, la mayoría damos por hecho que esa persona posee todos los genitales intactos. Pero algunas personas, como Jim, no tienen tanta suerte.
08 Enero 2013, 12:00amUpdated on 08 Enero 2013, 6:21pm

Cuando a alguien se le ve sano y contento, la mayoría damos por hecho que esa persona posee todos los genitales intactos. Pero algunas personas, como Jim, no tienen tanta suerte. Jim se disparó accidentalmente en el pene mientras servía como soldado en Vietnam. Apenas tenía 18 años, y desde entonces ha tenido que luchar con su identidad sexual, ya que es incapaz de penetrar sexualmente.

Hablé con Jim —ahora tiene 56 años y vive en Orlando— sobre cómo su desdichada penectomía le ha transformado en un freak sexual, en muchos sentidos.

VICE: Hola, Jim. ¿Cómo ocurrió exactamente el accidente?
Jim: Estaba a las afueras de Quang Tri. Era soldado raso de infantería. Me disparé en el pene por culpa de una carga accidental de mi pistola, que llevaba en la pretina del pantalón. Me encantaría decir que salté sobre una granada y perdí el pene en un espectacular acto heroico, pero fue un error estúpido y esto es todo lo que puedo contar. La longitud de mi pene se reduce a la distancia entre mi próstata y la punta de mi muñón. Me quedan ambos testículos, así que oficialmente sigo siendo un hombre. Tengo las mismas fantasías y deseos que el resto de los hombres.

¿Aún puedes tener una erección?
Sí, mi muñón mide unos dos centímetros y medio cuando me excito. Puedo mear y venirme.

¿Cómo te masturbas?
Siento algo en la punta del muñón, así que si me froto en esa parte, funciona y el masaje en los testículos y en la próstata también ayudan.

¿Eras virgen antes del accidente?
No, gracias a Dios. Tuve relaciones con varias chicas, y tuve una novia estable en Estados Unidos y otra en Vietnam.

Clic en las caras tristes para ver imágenes del “muñón” de Jim. Yo que tú no las miraría si no estás totalmente seguro de que tu jefe, tu novia o tus hijos están a al menos cien metros de distancia.

¿Has vuelto a tener relaciones desde el accidente?
Tuve alguna que otra novia. No creo que ninguna de ellas me quisiera, pero un par sí que parecían excitadas e incluso se vinieron mientras les practicaba sexo oral. Nunca nos casamos por razones obvias. La mayoría del sexo que he tenido ha sido con prostitutas. Tenía un par que se ocupaban regularmente de mis necesidades.

¿Conociste a alguna chica que se pusiera especialmente cachonda ante el hecho de que hubieses perdido la mayor parte de tu pene?
No, la verdad. La mayoría sólo querían contar que se habían cogido a un tipo sin pito, o sentían curiosidad por ver lo que yo podía hacer.

¿Qué te pone cachondo a ti?
Que me practiquen sexo oral en el muñón, que me estimulen la próstata, las mujeres dominantes, ser humillado y degradado por una mujer, que me estrujen las pelotas —por decir sólo unas cuantas cosas.

¿Cuál ha sido tu última fantasía?
Me gustaría que una mujer me atase y se riese de mi muñón, que se burlase de mí sexualmente y me amenazara con castrarme. Ya sé que suena raro, pero para mucha gente su mayor miedo es también su mayor fantasía sexual. He leído confesiones de muchas mujeres que fantasean con ser violadas pero nunca querrían que les pasase de verdad. La pérdida de mis testículos me destruiría completamente como hombre. No los quiero perder, pero la fantasía es muy fuerte. Me encantaría estar con una mujer que me insultase mientras me obliga a mirar cómo practica el sexo con otro hombre.

NO VER EN EL TRABAJO.

¿Crees que te habrían atraído igual la humillación y la degradación si no hubieses sufrido el accidente, o esos deseos son un síntoma de tu discapacidad?
Estoy convencido de que mi penectomía ha afectado mis deseos sexuales. Nunca tuve fantasías sexuales similares antes del accidente. Mi deseo de dominación empezó al poco de volver de Vietnam y cuando luchaba por mi sexualidad –una lucha continua desde que perdí el pene—. La fantasía es un juego mental, y es verdad que la mente es el “mayor” órgano sexual.

¿Cuál ha sido la situación sexual más extrema que has vivido?
Hicer un trío con una pareja chico/chica. Fue increíble. Los conocí en el complejo de apartamentos en el que vivía. En el trío me humillaron como te he contado antes. Le practiqué sexo oral a la mujer y luego ella a mí mientras se la follaba su novio. Le chupé el pito al novio mientras él tenía sexo con ella. Un hombre hace cosas muy bestiales por el sexo.

Suena muy cachondo.
También tuve un encuentro con dos prostitutas en el que una me penetraba con un dildo mientras la otra me comía el muñón y los testículos.

¿También te atraen los hombres?
No, a menos que sea como parte del juego sexual con una mujer en el que ella me obliga a hacerlo con un hombre. Me excita mucho, porque es una parte de la humillación. Pero tener sexo sólo con un hombre, no.

Seguro que hay algún espectáculo de BDSM en Orlando en el que puedes actuar.
Ninguno con el que me haya comprometido, de momento.

¿Te han ridiculizado mucho a causa de tu discapacidad?
Supongo que tengo suerte de que sea algo que sólo puedes ver si estoy desnudo, así que no. Pero me cerraron la cuenta de Yahoo por colgar fotos del muñón de mi pene, y tuve que retirar algunas fotos de una web de fetiches en la que estoy metido porque una persona amenazó con eliminar mi cuenta. A algunos usuarios les parecía desagradable la foto de mi muñón.

¿Y qué les dices a los que lo detestan?
Que he visto en la web fotos más desagradables de penes enteros, así que no jodan.

¿Más sexo raro?

El extraño caso de la chica sin vagina

¿Quieres tener sexo con mi pierna falsa?

Publicidad