Fotografías: Rogelio Velázquez, Elizabeth Soto y capturas de pantalla.

Desnutridos y con huesos rotos: así mueren los caballos que recogen basura en México

Explotados y maltratados hasta la muerte terminan los caballos de carga en el Edomex.

|
14 Enero 2019, 3:30pm

Fotografías: Rogelio Velázquez, Elizabeth Soto y capturas de pantalla.

Artículo publicado por VICE México.

El olor a heces fecales penetra en mis fosas nasales y me hace toser. Siento que respiro mierda. A unos metros corre lentamente un canal de aguas negras. Está flanqueado por las vías de un tren, rodeado por un terreno árido cubierto de basura: pañales usados, llantas viejas, juguetes polvosos, papel higiénico sucio y desechos de comida pudriéndose. Son las tres de la tarde y los rayos del sol aumentan la pestilencia. Entre los millones de desperdicios, se asoman pequeñas casas de madera y lámina. Afuera de ellas, una mujer y un hombre avientan bultos atiborrados de basura apunto de reventar a una oxidada carreta de fierro, sujetada por medio de cuerdas y cadenas a un caballo con los huesos pegados a la piel. No sé cuánto peso soporta el famélico equino pero la carga supera los dos metros de altura. Ambas personas se trepan a la montaña de desperdicios que jala el animal, lo golpean con una vara y, obediente, comienza su cansado andar hasta perderse entre las calles aledañas.

1547238705775-Captura-de-pantalla-googlemp
Captura de pantalla de Google Maps.

Este lugar es uno de los basureros improvisados en Los Reyes La Paz, un municipio al oriente del Estado de México, donde diario trabajan cerca de 300 caballos en condiciones deplorables de explotación y maltrato. No es fácil llegar hasta aquí. Para acceder contacté a Elizabeth Soto, una protectora independiente de animales, que se ofreció a darme un recorrido por la zona. El sitio se ubica entre las colonias El Saldo y Ancón de Los Reyes, ahí se ve a otro caballo jalando kilos y kilos de basura, abriéndose paso entre los automovilistas que le avientan el auto para pasar. Es lo común aquí.

1547238754532-Captura-de-pantallaGoogle-maps
Captura de pantalla de Google Maps.

Elizabeth me explica que aunque también han contabilizados burros, la mayoría son caballos. La jornada laboral de estos animales empieza a las 9 de la mañana y termina 12 horas después. Muchos llegan diariamente desde el el municipio vecino de Chimalhuacán para trabajar en Los Reyes, pero hay días en los que no prueban alimento y sólo toman agua de los charcos que encuentran en las calles. Mientras más avanzan las horas más peso deben de soportar, luego descargan en algún basurero e inician de nuevo el calvario. Son explotados hasta su muerte.

1547240114082-Elizabeth-Soto
Caballo muerto, fotografía de Elizabeth Soto.

Para sus dueños son bestias de carga, son instrumentos de trabajo. Por eso los golpean si se niegan a avanzar o peor aún si se resbalan con el pavimento. Muchos están desnutridos y buena parte de ellos presentan heridas visibles en sus patas, muslos, costillas, lomo o cuello. Algunas heridas son causadas por los golpes de sus amos y otras por las caídas constantes que sufren al caminar, ya que sus patas no son aptas para el concreto y sus huesos se rompen. Cuando ya no pueden más y los golpes no los reaniman son abandonados en el punto donde cayeron. A muchos ni siquiera les quitan la carreta. Mueren tirados desangrándose, con una pata rota o con severos cólicos, rodeados de basura, sujetados a un pedazo de lámina vieja. Para sus dueños, sólo es un mal día, mañana conseguirán otra caballo para trabajar.

1547239099088-IMG_0398

El último reporte de un caballo muerto abandonado en la zona es de hace dos semanas. Elizabeth llegó al puente de El Saldo que cruza el Canal de la Compañía —a unos metros de donde estamos— y vio cómo unas personas ya lo habían subido a la parte trasera de una camioneta Pick Up para llevárselo. El animal mostraba heridas en varias parte de su cuerpo. Algunas con la sangre coagulada. Había sido abandonado horas antes. Pero ¿a donde lo llevaban? La protectora me dice que los más probable es que lo estuvieran trasladando a un rastro para venderlo. En esos lugares, comenta, el kilo de carne de caballo se la venden a los taqueros hasta en 100 pesos. Ella alcanzó a rescatar su cuerpo.

Para entender mejor este problema, me lo explica de manera económica: el camión de la basura pasa una vez por semana, debido a que el gobierno no invierte en vehículos ni personal de limpieza, por eso los habitantes se ven obligados a pagar entre 5 y 15 pesos para que los recolectores de basura se lleven sus desperdicios en los caballos. Los recolectores ganan unos 500 pesos al día, pero deben pagar 50 a los líderes basureros por la renta del caballo y 70 al gobierno por dejarles tirar los residuos en algún basurero irregular.

Es decir, el gobierno no sólo no invierte para realizar una actividad a la que está obligado, sino que cobra a los que la hacen. Es una mafia en la que ganan casi todos: en menor medida los recolectores que en su mayoría son gente de escasos recursos. Después los líderes que rentan caballos: de acuerdo con Elizabeth, hay algunos que rentan hasta 100 animales al día y ganan más de 100 mil pesos al mes por esa actividad. Y finalmente el gobierno que obtiene ganancias por permitir tirar basura de manera irregular. Los perdedores: los habitantes que pagan por un servicio que debería de ser gratuito y que deben soportar la peste de los basureros y, sobre todo, los caballos que son maltratados todos los días de su vida hasta su último aliento.

1547239661655-IMG_3460

Más allá de lo grave que resulta maltratar animales para trabajos forzados, ¿es ilegal esta actividad? Sí, la encargada de vigilar y sancionar este tipo de actividades es la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México, a través de la Procuraduría de Protección al Ambiente de la entidad, una institución que debe hacer valer el Código Para la Biodiversidad del Estado de México que establece que: “Los animales enfermos, heridos, con matadura o desnutridos y las hembras en el periodo próximo al parto, por ningún motivo serán utilizados para tiro o carga y queda igualmente prohibido cabalgar sobre animales que se encuentran en estas condiciones”.

Además la ley indica que ningún animal destinado al tiro o a la carga podrá ser golpeado, fustigado o espoleado con exceso durante el desempeño de su trabajo ni fuera de él y si cae al suelo deberá ser descargado y no golpeado para que se levante. Asimismo está prohibido utilizar caballos para carga en zonas pavimentadas.

1547240210342-Elizabeth-Soto-2

Elizabeth inició está actividad formalmente en 2014, motivada porque a los 13 años vio cómo un recolector golpeaba a su caballo desfallecido en la puerta de su casa. Ella trató de ayudar al animal pero su papá le aconsejó no meterse en problemas con los recolectores. Años después desobedeció a su padre y comenzó su labor. En una ocasión tuvo que salir a toda velocidad en un carro porque varios de ellos la comenzaron a perseguir con pistola en mano. “Es una actividad riesgosa pero es necesario que se haga algo para evitar el maltrato a los animales”, me dice.

— ¿Por qué la gente prefiere rescatar perros y no caballos?

— Porque es más fácil y menos costoso, Yo empecé rescatando perritos de la calle, aún lo hago, tengo 11 en mi casa, pero vi que nadie hacía nada por los caballos.

Mientras platico con ella damos una vuelta por la zona. En menos de media hora hemos visto cuatro carretas de basura jaladas por caballos y ningún camión recolector. Nos detenemos con una que es guiada por tres jóvenes. El animal que la jala saca su lengua constantemente y cierra sus ojos cada que un bulto de desechos cae en la carreta. Entre sus muslos y costillas se ven varias heridas, la más grande mide unos 40 centímetros y muestra un color púrpura mezclado con blanco en un área carente de pelo, son toques de violeta, para evitar infecciones y ayudar a cicatrizar rápido.



El extremo derecho de su cuerpo también está maltratado. Muestra lesiones cicatrizadas y algunas más recientes, en sus patas delanteras también se ve el color púrpura para disimular las heridas sufridas durante las extenuantes jornadas de explotación y castigos. Su mirada refleja la fatiga de su cuerpo. “Es que éste apenas me lo dieron”, responde la joven que lo guía cuando se le pregunta por qué si está tan herido lo trae trabajando. Al final se compromete a curar sus heridas, ante la advertencia de que si en los próximos días el animal no mejora, Elizabeth se lo quitara.

1547239986836-IMG_3823

— ¿Cuál es el proceso para rescatarlos? —le pregunto.

— Es complicado porque las autoridades no tienen la capacidad para retirar a todos los caballos que trabajan y nosotros tampoco. Hemos rescatado a varios, sobre todo los que ya se ven muy mal. Llamamos a la patrulla para pedir apoyo, pero nosotros mismos — junto con asociaciones de protección animal amigas— debemos de buscar un vehículo para trasladarlos, hacer todo el trámite jurídico para que queden a nuestro resguardo, luego buscar algún veterinario para sanar sus heridas y un terreno adecuado para su esparcimiento y, finalmente, canalizarlos a algún lugar donde los adopten, de preferencia aquellos que dan equinoterapias para niños o equitación.

— Y qué pasa con los dueños.

— A veces se les detiene y pagan una multa, otras se van y abandonan al caballo. Pero a nosotros no nos interesa afectar a las personas, sino proteger a los animales. En todo caso, los que sí deberían estar en el reclusorio son los líderes que ganan grandes cantidades de dinero con el sufrimiento animal.

Usar caballos para recoger basura en Los Reyes la Paz es un delito que se comete todo los días tolerado por la policía. Los agentes sólo actúan cuando Elizabeth u otros protectores les piden su apoyo. En otro municipios como Valle de Chalco, Ixtapaluca, Chimalhuacán, Ecatepec, Tecámac, Chalco, Toluca o Coacalco, las cosas son muy parecidas.

1547240054438-IMG_4909

Pero no todo el panorama es negro, en Ciudad Nezahualcóyotl, las autoridades y los vecinos lograron erradicar esa práctica, mejoraron sus servicios de limpieza y desde hace años no se ven animales jalando carretas con basura en la vía pública, si alguien ubica alguno, de inmediato es denunciado. Neza es un ejemplo que Elizabeth quiere retomar en su municipio y así salvar la vida de miles de caballos condenados a una muerte lenta y dolorosa.

En los últimos meses ha llegado a acuerdos con líderes para que la dejen curar a sus caballos y vigilar que no carguen con tanto peso. Espera que con el paso del tiempo traten mejor a los animales y dejen de usarlos como objeto, pero sabe que es algo bastante difícil. “Es un negocio que les deja bastante dinero y no están dispuestos a perderlo”.