El expresidente Vicente Fox en su rancho de Guanajuato, dando a conocer los cursos de su fundación. Ese día de 2016 dijo que "la declaración 3 de 3 es una mamada". Foto: Cuartoscuro.com

Peña Nieto le pagó millones a Vicente Fox... por cursos de liderazgo

El Centro Fox recibió contratos por 39 millones de pesos por dar consejos al gabinete priísta sobre inteligencia emocional y “nuevo renacimiento”. El expanista apoyó las candidaturas de Peña Nieto (2012) y Meade (2018).

|
05 Marzo 2019, 2:00pm

El expresidente Vicente Fox en su rancho de Guanajuato, dando a conocer los cursos de su fundación. Ese día de 2016 dijo que "la declaración 3 de 3 es una mamada". Foto: Cuartoscuro.com

Artículo publicado por VICE México.

Un video colgado en el sitio web del Centro Fox presumía la oferta académica de la temporada: se trataba de una invitación a inscribirse al Programa MIQ Líderes, enfocado en desarrollar lo que algunos llaman “inteligencias múltiples”. Una voz varonil explicaba que, mediante una serie de cursos, el alumno desarrollaría habilidades de liderazgo basadas en la combinación de las inteligencias emocional y creativa, tomando en cuenta el coeficiente intelectual de cada persona. El promocional aún puede encontrarse en YouTube.

Tanto en la impartición de las cátedras como en la organización de los cursos estarían Tony Buzan, inventor de los mapas mentales y quien además había diseñado el programa; Deepak Chopra, experto en la combinación de la medicina moderna, la mente y el cuerpo; la pintora Lorraine Gill, a quien la BBC de Londres había comparado con Paul Cézanne; el ajedrecista británico Raymond Keene y, por su puesto, Vicente Fox Quesada, el expresidente que gobernó México de 2000 a 2006.

Para los efectos del programa, Fox se presentó como un apasionado de los modelos de liderazgo con orientación humana, compasivos y de servicio. Ofrecía compartir experiencias e historias vividas en la casa oficial de Los Pinos. Daría tips, consejos y asesoramiento especializado para generar empatía con los ciudadanos. Decía que sus lecciones enriquecerían las perspectivas de los participantes.

Así, los clientes llegaron. Entre 2013 y 2016, el Programa MIQ Líderes o de inteligencias múltiples tuvo asistentes frecuentes: los funcionarios que integraban el gobierno de Enrique Peña Nieto. Instancias gubernamentales como la Cancillería, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), la Secretaría de Economía (SE), la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entre otros, recurrieron a este entrenamiento de liderazgo organizado por el expresidente.

Según el historial de las fichas de los contratos que hoy se encuentra en el Portal de Obligaciones y Transparencia (POT), la administración de Peña Nieto le pagó al Centro Fox 39 millones 321 mil 479 pesos por cursos de liderazgo. Todos los contratos de este servicio los otorgó por Adjudicación Directa; es decir, sin que hubiera concurso con otros competidores. Por cursos de un solo día erogó casi 200 mil pesos.

Durante la campaña presidencial de 2012, el panista Vicente Fox había hecho público su respaldo a Peña Nieto, candidato del PRI. Amor con amor se paga, dicen.

La puerta giratoria: de presidente a capacitador

El 2 de julio de 2000, postulado por el Partido Acción Nacional (PAN), Vicente Fox ganó las elecciones presidenciales con una ventaja de siete puntos porcentuales sobre Francisco Labastida Ochoa, del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Tenía 58 años de edad y consiguió un logro histórico: romper con los 71 años del tricolor en el poder. Aquel día de su triunfo una multitud le gritaba en las calles: “¡No nos vayas a fallar!” “¡No nos vayas a fallar!” Según la encuestadora Parametría, 70 por ciento de los electores lo aprobaba.

Seis años después, cuando entregó la administración, la aceptación de su trabajo como mandatario había descendido a 51 por ciento, una cifra reprobatoria, según la misma Parametría. La biografía de Vicente Fox había acumulado algunos fracasos. Las dos promesas fundamentales en su campaña no fueron cumplidas: el índice de crecimiento económico del 7 por ciento quedó debajo del 3 y las reformas estructurales no fueron posibles debido a la falta de acuerdos en el Congreso de la Unión.

Pero había algo más. El hombre que había prometido “agarrar peces gordos” como parte de su programa de combate a la corrupción, sería investigado. La Secretaría de la Función Pública había abierto una indagatoria en sus 32 cuentas bancarias. La dependencia compararía el dinero en el banco con los datos de las declaraciones patrimoniales para aclarar si se había enriquecido de manera ilícita. Vicente Fox estaba en apuros.

Pero ello no parecía pesar en sus decisiones. El 22 de enero de 2009 creó la empresa Servicios Corporativos Sociales S. A. de C. V., según consta en escrituras públicas de León, Guanajuato. Esta entidad tendría el único propósito de brindar educación de liderazgo político. La albergó en el Centro Fox, un extenso complejo con biblioteca, salones, una réplica de Los Pinos y auditorio, ubicado en el kilómetro 13 de la carretera León-Cuerámaro, en la comunidad de San Cristóbal, municipio de San Francisco del Rincón, Guanajuato.


Bye bye pensión. Vicente Fox hizo berrinche por perder una bicoca de su fortuna.


Cuando esta rama académica del Centro Fox fue inaugurada, la Presidencia de la República la ocupaba Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012). También había emanado del PAN y la banda presidencial la recibió del propio Fox, en medio de un conflicto postelectoral en el que los partidos de izquierda reclamaban fraude. Pese a un mismo origen político, los integrantes de la administración calderonista no acudieron a un solo curso de liderazgo en el Centro Fox. En cambio, apenas arrancó el gobierno del priísta Peña Nieto (2012-2018), hubo cinco instancias de gobierno que contrataron los cursos de Fox en un solo año: 2013.

Esos tres sexenios –Fox, Calderón y Peña Nieto– transcurrieron mientras Andrés Manuel López Obrador hacía una larga campaña basada, en buena medida, en denunciar fraudes electorales y corruptelas. Ahora como presidente no descarta juzgar a varios expresidentes, entre ellos el guanajuatense, si se aprueba la reforma al Artículo 35 Constitucional para volver vinculatorias las consultas ciudadanas.

En su conferencia matutina del 20 de febrero, en Nuevo León, AMLO argumentó, ante la pregunta de un reportero (1:05:50), primero sobre Fox: “Porque después de llegar por un movimiento para establecer la democracia encabezó un operativo de fraude electoral para imponer a Felipe Calderón”. Y sobre el segundo: “Porque utilizó la fuerza y convirtió al país en un cementerio”. ¿Y el priísta?: “Queremos enjuiciar a Peña (Nieto) por corrupción”.

Sin embargo, matizó: “Yo soy partidario de hacer un juicio al régimen neoliberal, más que encarcelar a estos personajes, porque eso nos llevaría a la confrontación”. Esa consulta, la de preguntarle a la gente si quiere enjuiciar a los expresidentes, está planeada para el 21 de marzo.

El arranque de Peña Nieto

En el archivo de contratos gurbernamentales consta que en el primer año peñanietista se entrenaron como líderes en el Centro Fox funcionarios de:

Banobras, dirigido por Alfredo del Mazo Maza (2012-2015) y quien en 2017 ganaría las elecciones para gobernar el Estado de México.

–La Secretaría de Economía, a cargo de Ildefonso Guajardo Villarreal, uno de los principales negociadores del Tratado de Libre Comercio para América del Norte ante el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

–La Secretaría de la Reforma Agraria, cuyo titular era Jorge Carlos Ramírez Marín, quien posteriormente sería presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados. La dependencia sería transformada en de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

–La Secretaría de Relaciones Exteriores, en cuya silla principal estaba José Antonio Meade Kuribreña, quien en 2018 sería candidato del PRI a la Presidencia de la República.

–La Comisión Nacional del Agua, dirigida por David Korenfeld, quien renunciaría en 2015 envuelto en un escándalo de corrupción: usó un helicóptero oficial para trasladar a su familia en su periodo vacacional.

Con los años, las dependencias que más le encargaron cursos de liderazgo a Vicente Fox fueron, en primer lugar, la SCT, con cuatro contratos. Luego la SRE con tres y Banobras con dos.


El cártel de la comida.


Cursos de liderazgo y opacidad

El politólogo de la Universidad de Guadalajara, Enrique Toussaint, expresa que los cursos de liderazgo tomados por los funcionarios públicos eran un servicio cuyo contrato, hasta hace muy poco, era normal. “Podían ser la manera en que el gobierno federal subsidiaba proyectos como el Centro Fox”.

Para este analista político, Vicente Fox no había conformado por sí mismo liderazgo. “El liderazgo político depende de la formación intelectual ideológica sólida y no de la acumulación de diplomas. Se aprende con experiencia y la relación con la ciudadanía. El líder entiende el papel de su ser en su tiempo. El expresidente tuvo un momento muy importante en 2000 al romper con el priísmo en el poder y representar a un sistema democrático. Pero como estadista no se distinguió. Y entonces, su personaje político se convirtió en algo controvertido y no de líder”.

Nicolás Loza, investigador político de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, expone que la puerta giratoria en la que logró entrar Fox al pasar de expresidente a capacitador de líderes durante el peñanietismo, muestra cómo la administración anterior “se congraciaba” con el exmandatario. “Más que la búsqueda de aprendizaje, era una forma de hacer negocios. Fue un signo que ni uno ni otro intentó ocultar”.


El motín. Cuando los reos tienen hambre


Un día de clases

Por varios cursos de un solo día, en 2014, la SCT, cuyo titular era Gerardo Ruiz Esparza (anteriormente director de administración de la CFE, de 1999 a 2005, en el sexenio de Fox), le pagó casi 200 mil pesos por cada uno al Centro Fox. Los siguientes son los datos oficiales que demuestran la forma de la contratación:

–“El Arte de la Ciencia y la Ciencia del Arte” se impartió el 14 de abril de 2014 y significó una erogación de 190 mil 125 pesos.

–“El Líder en el nuevo Renacimiento” representó 190 mil 125 pesos y fue impartido el 21 de abril de 2014.

–“Seguimiento de Proyecto” costó 190 mil 125 y fue impartido el 28 de abril de 2014.

–“Meta-herramientas y aplicaciones” costó 190 mil 125 y fue dictado el 7 de abril de 2014.

Meade recurrió a Fox

En las elecciones de 2018, el PRI postuló a José Antonio Meade a la Presidencia de la República, y a Mikel Arriola Peñalosa al Gobierno de la Ciudad de México. Los dos fueron derrotados. En la carrera presidencial, Meade se quedó en el tercer sitio, con 16 por ciento de la votación. En la capital del país, Arriola también se fue al tercer sitio, con apenas 14 por ciento de los sufragios.

Los dos aspirantes en ese proceso electoral tenían en común que los despachos a su cargo, cuando fueron funcionarios públicos, pidieron los servicios de los cursos impartidos en el Centro Fox.

De 2013 a 2014, Meade autorizó tres contratos de la cancillería, uno para “servicios de capacitación” y dos para el “Programa Líderes MIQ (Inteligencias múltiples)” que fueron tomados –cada uno– por un solo funcionario. El primero duró cinco meses y cada uno de los otros dos un semestre. Gastó en los tres 520 mil 394 pesos.

En mayo de 2018, Fox se tomó una foto con Meade, y anunció que apoyaba la candidatura presidencial del abanderado del PRI.

En febrero de 2016, Mikel Arriola fue nombrado director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Cinco meses después, pidió el curso “Cuotas para Capacitación Externa” a Servicios Corporativos Sociales del Centro Fox. Pagó 88 mil 500 pesos.


Capa caída. La ‘ley antiexpresidentes’ le pegó duro a Felipe Calderón.


Luego de los amagues de López Obrador –sobre la posibilidad de enjuiciar expresidentes–, Fox luce descompuesto. Al otro día del más reciente lance presidencial, el jueves 21 de febrero, se difundió un video en el que Fox responde a AMLO, despeinado y con fallas de dicción: “Señor presidente: todos coludos o todos rabones; a juicio, tú también. Tú también vas a juicio, primero, por los más de 5 mil muertos por el crimen y la violencia; los 175 personas quemadas vivas (sic) en tu afán de dejarnos sin gasolina y controlar el huachicol; tu Fobaproa real e igual al anterior, en ese rescate que estás haciendo de los fondos perdidos del rescate del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; 10 mil millones de dólares que estás usando de fondos fiscales de los ciudadanos… Y tus crímenes ambientales con el trenecito invadiendo la Selva Lacandona, las selvas hermosas de Chiapas y de Tabasco y de aquellos estados, y el crimen ambiental en el caso de la refinería de Dos Bocas. Así que todos coludos, todos rabones, todos a juicio, según tú”.

Linaloe R. Flores en Twitter: @Linaloe_RF

Sigue a VICE Noticias en Twitter: @VICENewsEs