Nadia Vera, asesinada en México DF: ‘Si algo me pasa’, fue el gobernador de Veracruz

Nadia Vera, de 32 años, fue asesinada el viernes en México junto al fotoperiodista Rubén Espinosa y otras tres personas. En noviembre, Vera advirtió que si sufría algún ataque, el responsable sería el gobernador de Veracruz, Javier Duarte.

|
ago. 5 2015, 11:20am

Captura vía Rompeviento TV

Era una activista social del estado mexicano de Veracruz. Se había unido al movimiento estudiantil "Yo soy 132" durante las elecciones de 2012. Su objetivo era plantar cara a la que ella misma bautizó como "la represiva administración del gobernador Javier Duarte".

Entonces Nadia Vera, una mujer de 32 años originaria de Chiapas que estudiaba en la Universidad de Veracruz decidió que tenía que escapar del Estado después de recibir amenazas constantes y de ser intimidada por tipos a los que identificó como a los secuaces de Duarte.

El pasado viernes Vera fue una de las cinco personas a las que se descubrió amordazadas y sin vida, después de haber sido disparadas en un apartamento de Ciudad de México. Entre los cadáveres se contaba también el de Rubén Espinosa, un fotoperiodista igualmente amenazado.

Vera sabía que estaba en peligro.

En noviembre le dijo a un entrevistador de manera clara que si le "sucedía algo" a ella o a otros de sus compañeros que formaban parte del movimiento contra el gobierno, o incluso a aquellos que cubrían las manifestaciones locales en los medios, la responsabilidad estaría en las manos del gobernador Duarte.

"Responsabilizamos totalmente a Javier Duarte Ochoa, gobernador del estado y a todo su gabinete sobre cualquier cosa que nos pueda suceder a los que estamos involucrados organizados, en todo este tipo de movimientos". Vera fue así de concisa en una entrevista mantenida con el medio local Rompeviento TV.

"Queremos dejar muy marcado que es totalmente responsabilidad del estado nuestra seguridad porque son directamente los que están mandando a reprimirnos", dijo Vera.

Las autoridades han señalado que Vera había estado de fiesta toda la noche en un apartamento de Ciudad de México cuando hacia las 2 del mediodía, un grupo de asaltantes desconocidos se metió en la casa, la ataron y la torturaron, junto a Espinosa y a otras tres mujeres, entre las que se contaba la empleada doméstica.

Vera y otras dos mujeres fueron violadas. Acto seguido los asesinos les vaciaron un disparo en la cabeza a cada uno.

Duarte emitió un breve comunicado en que decía que confiaba que la fiscalía de Ciudad de México sea capaz de solucionar el caso. No añadió nada más. Al menos 14 periodistas han sido asesinados o han desaparecido en su estado desde que asumió su mandato en diciembre de 2010. En lo que llevamos de año han muerto 7 periodistas en todo el país.

Las mujeres asesinadas junto al fotoperiodista mexicano fueron torturadas y violadas. Leer más aquí. 

Funeral del fotoperiodista Rubén Espinosa en Ciudad de México el lunes. (Imagen vía VICE News)

Miles de personas desfilaron el domingo en honor a las víctimas, cantaron y lucieron pancartas y calificaron a Duarte de asesino y exigieron que renuncie.

Alfredo Corchado, corresponsal del periódico Dallas Morning News, que compareció ante el congreso de Estados Unidos el pasado lunes para testificar sobre los peligros a los que se enfrentan los periodista mexicanos, describió las 5 muertes como un "nuevo record de bajeza en la menguante norma mexicana".

VICE News interpeló a la oficina del presidente Enrique Peña Nieto. Según dijeron las autoridades no tienen ninguna declaración directa que hacer sobre el caso. Duarte pertenece al Partido Revolucionario Institucional (PRI), el partido de Nieto y se sabe que ambos son amigos.

Espinosa fue enterrado el lunes en el DF. Su perro Cosmo estaba entre los presentes y lo observaba todo.

"Él llegó a la línea siendo un guerrero. Para nuestra familia es un orgullo todo lo que hizo", dijo Alma Espinosa, hermana del fotoperiodista.

Otros fotógrafos, compañeros de profesión, alzaron sus cámaras sombríamente en honor a Espinosa. "Vamos a buscar justicia por él, por todo lo que él creía", dijo un fotógrafo.

Algunos de los compañeros de Espinosa en Veracruz viajaron hasta el DF para sumarse a la familia y darle su último adiós. Confesaron que ahora temían más que nunca por su seguridad y varios de ellos declinaron que se les identificara durante su entrevista con VICE News.

"Rubén creía que obteniendo algo de visibilidad iba a estar más protegido, pero eso quería hablar y venir a DF", señaló un periodista de Veracruz que le conocía bien. Acto seguido pidió a VICE News que no publicara su nombre por miedo a represalias.

Un fotoperiodista escapa de Veracruz por amenazas pero es asesinado en México DF. Leer más aquí.

El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, en un evento durante el día de la libertad de expresión, el 1 de julio de 2015. (Foto vía Gobierno de Veracruz)

La más joven de entre las víctimas de la tragedia del viernes es Yesenia Quiroz Alfaro, quien se había trasladado a DF para empezar su carrera en una escuela de belleza. Según aquellos que la identificaron en Facebook, la joven, de 18 años y oriunda de Baja California, era extrovertida y le gustaban el maquillaje y las fiestas.

Apenas ha trascendido ninguna información sobre las otras dos víctimas. Según los vecinos, la mujer colombiana de 29 años a la que llamaban "Nicole" se había mudado a Ciudad de México después de vivir una temporada en el estado de México. Poco se sabe de "Alejandra", la mujer de 40 años que trabajaba de asistenta doméstica en el apartamento. Las informaciones apuntan a que vivía en el estado de México.

Mientras tanto, los compañeros de trabajo de Espinosa en la revista de noticias Proceso y en la agencia Cuartoscuro, contaron que siempre se había sentido amenazado e inseguro, a pesar de haberse trasladado al DF para escapar de Veracruz.

Espinosa llegó incluso a considerar volver a Veracruz después de que varios desconocidos se le aproximaran y le preguntaran si era un "periodista desplazado". Sus colega explicaron que tales comentarios provocaron que Espinosa se sintiera espiado y asustado.

Sara Rafksy, investigadora asociada del Comité de Protección para los Periodistas, con sede en Nueva York, explicó a VICE News en una entrevista mantenida el martes que el asesinato de Espinosa se suma a una "crisis de impunidad" en el país que afecta a toda la sociedad mexicana.

"Existe un sentimiento de desesperación y de angustia en la prensa mexicana. El DF siempre había funcionado como un refugio seguro para los periodistas. Pensar que Ciudad de México ya no es el refugio seguro que era resulta extremadamente inquietante", comentó Rafsky.

Por su parte las autoridades siguen considerando la tesis de un robo como la línea de investigación principal. El martes por la mañana las imágenes de la cámara de seguridad situada cerca del apartamento, mostraban a los presuntos asesinos saliendo del edificio de apartamentos y desapareciendo al volante de un Mustang rojo y rayado.

Alma Espinosa, la hermana de Rubén, dice unas palabras durante el funeral. (Imagen vía VICE News)

Las imágenes son borrosas y capturadas desde muy lejos, aunque lo cierto es que se ve a 3 hombres salir del edificio cargando grandes bolsas consigo, pasadas las 3 de la tarde.

El edificio está rodeado por, al menos, 9 cámaras de seguridad que deberían de haber grabado a los asesinos. Sin embargo, siempre según las autoridades, parece que algunos dispositivos no funcionaron. El sistema de vigilancia estaba roto, señalan las informaciones. Y en cuanto a las cámaras de la calle, simplemente no registraron los acontecimientos.

Mientas las autoridades siguen descartando que el trabajo periodístico de Espinosa sea el principal motivo de su muerte, algunos medios de comunicación han empezado a airear la tesis del gobierno y han declarado que el asesinato no tiene nada que ver con la libertad de información o el activismo social. Para tales reporteros las víctimas se encontraban puramente "en el lugar equivocad, en el momento equivocado".

"Al parecer los homicidas iban tras Nicole. No iban tras Rubén, no iban tras Nadia, no iban tampoco tras Yesenia, ni mucho menos tras la empleada doméstica. Al parecer querían asesinar a Nicole, y los otros estaban simplemente en un mal lugar, en un mal momento", relató el periodista Luís Cárdenas, de la agencia de noticias MVS, en un vídeo.

"Pareciera que es un crimen relacionado con el consumo, con el tráfico de drogas, particularmente de la cocaína", añadió Cardenas.

Rafsky, la investigadora del Comité dijo que mientras los funcionarios locales y estatales del Estado tienen la responsabilidad directa de investigar los asesinatos, el gobierno federal también tiene que responder.

"Si este caso depende de Veracruz o de Ciudad de México, es momento de que los autoridades federales intervengan", comentó. "Ellos conocen el marco legal necesario. Disponen de todas las herramientas necesarias. Lo que les está faltando es la voluntad política.

'Pórtense bien' dice el gobernador de Veracruz tras los asesinatos a periodistas. Leer más aquí.

Gabriela Gorbea ha contribuido en este reporte.

Más VICE
Canales de VICE