Cultura

Bienvenidos al pueblo indonesio que fabrica armas

VICE viajó a Java Occidental, donde los residentes de Cipacing han estado fabricando rifles de aire durante más de un siglo.

por Iqbal Kusumadirezza; traducido por Álvaro García
01 Junio 2019, 3:00pm

Todas las fotos por el autor

Artículo publicado originalmente por VICE Indonesia.

Un cartel rojo y amarillo cuelga del costado de una casa en Cipacing, un pequeño pueblo en Java Occidental, que dice: "DETENGA LA PRODUCCIÓN DE ARMAS ILEGALES". Podría parecer una petición extraña, hasta que uno descubre que Cipacing es un foco nacional de fabricación de rifles de aire.

En general, las armas no son comunes en Indonesia; cualquier persona que quiera conseguir un rifle o pistola debe primero convertirse en miembro de la Asociación de Tiradores de Indonesia. Sin embargo, las regulaciones son mucho más laxas para los cazadores y atletas, o para cualquiera que prefiera disparar balas con resorte y no con pólvora. Desde el siglo pasado, Cipacing ha prestado servicio a estos clientes.

1557673518511-cipacing-41

Uno de esos residentes es Dedi, de 55 años, cuya familia ha estado fabricando rifles de aire durante tres generaciones. Según él, Cipacing siempre había sido conocido por sus herreros, pero en la década de 1890 el gobierno colonial inició una diversificación en la fabricación de armas al reclutar residentes para reparar rifles holandeses, específicamente Steyr y SigSauers.

Poco a poco, los artesanos locales pasaron de reparar armas a construir las suyas. Se hicieron conocidos por producir un estilo de arma conocido como dorlok: un rifle de aire de cañón largo diseñado para cargar balas individuales a la vez. En los años posteriores a la independencia de Indonesia en 1945, Cipacing se convirtió en el lugar indicado para cualquiera que quisiera comprar un arma a bajo costo, sin la molestia de acatar las regulaciones.

Durante el período del Nuevo Orden que se extendió desde la década de 1960 a la década de 1990, los oficiales militares y los políticos adquirían regularmente rifles de aire de Cipacing. El comandante de las Fuerzas Armadas Nacionales de Indonesia, Edi Sudrajat, el exministro de Industria Fahmi Idris, y los excomandantes generales del Comando de las Fuerzas Especiales, Danjen Kopassus y Prabowo Subianto, fueron algunos de los clientes más leales del poblado. Solo en un año, Subianto ordenó 500 rifles de aire para el entrenamiento con armas de fuego.

1557672574261-cipacing-14

En el caso de Dedi, su familia se especializó en cañones equipados con un surco en espiral que hacía girar proyectiles a medida que eran expulsados. Cuando se graduó de la escuela vocacional en la década de 1970, el padre de Dedi le pidió que se uniera al negocio familiar.

"En ese momento, los residentes de Cipacing incluso tenían el eslogan 'artos milari bedil' o 'las armas hacen dinero'", explica Dedi. "Esto se debió a la gran cantidad de compras de armas desde todas partes de Indonesia".

Sus productos más vendidos en aquel entonces eran rifles de aire con resorte, que es un arma que ahora se asocia con Cipacing. Solían venderlos a granel por cerca de 20 dólares hasta que el poblado comenzó a aceptar órdenes de compra de grupos terroristas, un error del cual apenas se está reponiendo.

1557673379995-cipacing-43

Como explicó un fabricante de armas de Sumedang llamado Usep*, "empezamos a recibir muchas órdenes de grupos terroristas alrededor del 2002".

Posteriormente, la policía hizo operativos en las fábricas de la ciudad en 2013, 2016 y 2017. La operación de 2013 provocó el arresto del líder de la comunidad manufacturera, que resultó ser un intermediario para la red de Abu Roban, una célula terrorista afiliada a ISIS que lanzó un ataque contra una estación de policía en Pamulang en 2013.

En aquel entonces, Usep no discriminaba a los compradores. Vendía armas a los ciudadanos y terroristas por igual, hasta que un juez lo declaró culpable de apoyar a una organización terrorista y lo condenó a tres años de prisión.

Usep no quiere volver a cometer el mismo error y dice que ahora solo acepta pedidos de personas que compran rifles de aire para hacer deporte.

También parece ser el sentimiento de la mayoría de los habitantes de Cipacing. Los fabricantes de armas que antes vendían sus productos a cualquier persona dicen que ahora llevan a cabo un proceso de filtración más exhaustivo, y el poblado está perdiendo su reputación como un sitio comercial libre de ética. Como Usep resumió con simpleza: "Me arrepiento de haber hecho armas ilegales, así que ahora haré algo legal".

* El nombre ha sido cambiado a petición del entrevistado.

1557673762185-cipacing-07
1557673581290-cipacing-13
1557673655947-cipacing-32