Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

Encuentran 31 cuerpos en fosa común en Veracruz

El descubrimiento genera dudas acerca de las cifras tan poco claras de personas desaparecidas.

por Rafael Castillo
20 Junio 2014, 3:00pm


Foto de Félix Márquez, vía AP.

Se encontraron por lo menos 31 cuerpos en una fosa común en un rancho lejano del estado de Veracruz, región que se extiende a lo largo de la ruta peligrosa de los migrantes indocumentados y está en lo profundo del territorio controlado por los cárteles del país.

Se hallaron siete mujeres y 24 hombres en la fosa común, que fue descubierta el lunes por la noche durante un patrullaje militar en un racho llamado El Diamante en la región de Tres Valles.

La exhumación de los cuerpos que se llevó a cabo esta semana es la muestra más reciente de cadáveres encontrados en zanjas poco profundas. La serie de descubrimientos atormenta a México mientras el gobierno lucha para contener la violencia relacionada con el narco.

Ya han pasado casi siete años desde que inició la campaña dirigida por militares para desmantelar a los cárteles de drogas. Ahora, esta fosa común está generando nuevas preguntas sobre la cifra cambiante de personas desaparecidas en México, según el gobierno federal.

El anterior presidente, Felipe Calderón dejó su cargo en 2012 con un estimado de 27 mil personas desaparecidas en México oficialmente, a partir de que comenzó su campaña de gobierno contra los cárteles. En ese tiempo, los líderes de derechos humanos mencionaron que las cifras son poco confiables y probablemente de un estimado muy bajo.

México recopila la información de personas desaparecidas a través de los gobiernos estatales, los cuales son poco fidedignos particularmente cuando se trata de investigar crímenes. Además los medios de comunicación locales en las áreas plagadas por la violencia están bajo amenaza constante y se les prohíbe informar sobre los tiroteos o sobre los llamados narcobloqueos, también los amenazan cuando intentan confirmar historias de genocidios y fosas comunes.

La Observación de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) afirmó en un informe alarmante acerca de los desaparecidos en México que la evidencia apunta a la participación de las fuerzas de seguridad pública en algunos casos de desapariciones forzadas.

A finales de Mayo, el presidente Enrique Peña Nieto modificó y redujo dramáticamente el número de desaparecidos a cerca de ocho mil personas. Sin embargo, ante una crítica intensa, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong volvió a modificar las cifras de desaparecidos que tenía el gobierno y las aumentó a 16 mil. Afirmó el lunes que su oficina había vuelto a revisar con los procuradores generales de los estados y habían vuelto a contar.

Los agentes forenses de Cosamalopan, municipio donde se encuentra Nopaltepec, dijeron que habían identificado a ocho de las víctimas hasta el momento. Ayer, el procurador estatal de Veracruz emitió una declaración en la que afirma que la mayoría de las víctimas al parecer son de los alrededores. Así mismo, los cadáveres fueron enviados a las morgues en ciudades grandes como Xalapa y el puerto de Veracruz.

Aún no se sabe quiénes eran todas las víctimas de la fosa común. Sin embargo, al tiempo que se difundía la noticia en comunidades aledañas sobre la fosa descubierta, los familiares frenéticos y furiosos de las personas desaparecidas llegaban al municipio de Cosamaloapan exigiendo ver los cuerpos. De acuerdo a los reportes de AVC Noticias, los familiares de los desaparecidos entraron a la fuerza al edificio y abrieron y cerraron cada una de las bolsas para transportar cadáveres que se encontraban en el vestíbulo, la cuales estaban llenas de tierra y gusanos.

Llegó una mujer y se paró afuera con una foto de su esposo desaparecido. Dijo que todo lo que dejó antes de desaparecer fue una bicicleta tendida en el suelo.

“Tiene hijos”, dijo la mujer.

Abundan rumores sobre las víctimas. “Escuché que encontraron una fosa clandestina y tiraron ahí a alguien de Papaloapan, yo soy de ahí”, dijo una mujer cuyo hijo ha estado desaparecido por un año.

El gobierno de México no lleva un conteo de las fosas comunes que se han descubierto. Un medio de comunicación dice que se han encontrado al menos 400 personas en dichas fosas en 13 estados desde que inició el gobierno de Peña Nieto en 2012.

Estos descubrimientos de fosas comunes afectan el paisaje de México. En enero, una fosa que descubrieron en La Barca, Jalisco, alcanzó un total de 74 víctimas. Más tarde, ese mes en el estado de Coahuila, una investigación especial determinó que al menos 300 personas habían sido secuestradas, masacradas y presuntamente desintegradas con combustible diesel afuera de la comunidad de Los Cinco Manantiales durante un conflicto de un cártel en 2011, según reportó VICE México.

El 31 de enero se encontraron diez barriles llenos de restos humanos cerca de Gómez Farías, Tamaulipas. Un estimado de 30 personas fueron asesinadas y botadas en ese lugar. Se encontraron 20 cuerpos en Tingüindín, Michoacán el 5 de febrero. Así mismo, se encontraron 19 cuerpos el 20 de febrero en Tlajomulco, Jalisco, que está cerca de la ciudad principal de Guadalajara.

Hasta ahora, ningún político de alto nivel que pudiera cargar con algo de la responsabilidad de frenar los genocidios como los que se descubrieron esta semana ha hecho alguna mención pública sobre las 31 víctimas encontradas en el estado. El gobernador de Veracruz, Javier Duarte publica fotos de barcos en Twitter, mientras que Peña Nieto y Osorio Chong han usado las redes sociales más que nada para felicitar a México por su empate con Brasil el martes en la Copa Mundial.

Este texto fue publicado originalmente en VICE News, nuestra plataforma de noticias.