Los psicodélicos se están popularizando, porque la gente los necesita

Algunos expertos predicen que las prácticas como la terapia con MDMA serán legales en tan solo tres años.

por Katie Bain; traducido por Laura Castro
|
jul. 3 2018, 9:00pm

Foto vía Shutterstock.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El evento comienza, como pasa con muchas experiencias psicodélicas ritualizadas, con un examen interno. Nos sugieren gentilmente que cerremos los ojos y hagamos un inventario de nuestras realidades internas. ¿Cómo nos sentimos? ¿Estamos felices de estar aquí? ¿Nos sentimos energizados? ¿Tenemos frío? ¿Nos molesta un poco la agitación emocional de este ejercicio? Quizás. La multitud se sienta en silencio colectivo durante varios minutos, después de lo cual nos piden que gritemos las cosas que nos "hayan llegado" a la mente.

"¡Hermosura!", "¡Propósito!", "¡Gratitud!", "¡Lúdico!", gritan varias de las aproximadamente 150 personas reunidas debajo de una extensa carpa en esta nublada mañana de viernes en las colinas rurales de la costa central de California. Es el segundo día de Lightning In a Bottle, el festival que ha traído la música electrónica con sabor a Costa Oeste y la cultura psicodélica de la que provienen a decenas de miles de asistentes en sus 14 años de existencia. Este fin de semana 20,000 personas viviendo en tiendas de campaña participarán en yoga, arte, baile, entrenamiento físico, patinaje sobre ruedas, natación, sanación por sonido y conferencias como en la que nos encontramos en este momento.

"Tú eres el líder, el presidente y la gente de tu propio país interno", dice Ismail Lourido Ali, que está en el escenario dándonos lo que se ha anunciado como el Mensaje psicodélico a la Nación.

Una encuesta hecha a la multitud asistente sugiere que una discusión sobre los beneficios de los psicodélicos es algo redundante. Sin embargo, Lourdo Ali y su coanfitriona Shannon Clare Carlin no están en el escenario simplemente para hablar de los beneficios personales de consumir hongos y disolverse en la unidad universal, sino para exponer cómo los procesos formales que se desarrollan alrededor de tales experiencias son muy prometedores para las personas que probablemente nunca se cubrirían con glitter ni caminaran descalzas por este festival.

"Con respecto al estado de nuestra unión colectiva, sabemos que la gente se está sintiendo muy sola y separada de sus comunidades, sus familias y de sí mismos", dice Lourido Ali. La multitud asiente colectivamente. "Las personas sienten que hay mucho sinsentido, mucha división y polarización".

De hecho, en un momento en que el sentimiento cultural primordial es que nada importa, la existencia diaria puede ser desagradable hasta el punto del hastío. Estamos ansiosos deprimidos, solos y somos adictos. Los productos farmacéuticos tratan estos síntomas, pero resultan problemáticos para muchos debido a sus efectos secundarios y la disminución de su eficacia después del uso prolongado.

Foto de Aaron Glassman.

Con respecto a los psicodélicos, en los últimos años, el uso de sustancias como la MDMA, la psilocibina, la ibogaína y la ayahuasca en el tratamiento de la raíz de innumerables problemas de salud se ha convertido en un tema controversial, con medios de comunicación como The Wall Street Journal e incluso Stars and Stripes cubriendo la llamada revolución psicodélica. En el libro del año pasado A Really Good Day: How Microdosing Made a Mega Difference in My Mood, My Marriage, and My Life, Ayelet Waldman exploró los beneficios de ingerir pequeñas cantidades de LSD. El nuevo libro de Michael Pollan How to Change Your Mind: What the New Science of Psychedelics Teaches Us about Consciousness, Dying, Addiction, Depression, and Transcendence se centra en la ciencia emergente de los psicodélicos. Antes considerados el reino de los locos, los deprimidos y del exnovio que pasó gran parte de sus veinte años siguiendo a la banda Widespread Panic, los psicodélicos ahora están llegando a las masas, porque, como sostienen Carlin, Lourido Ali y muchos investigadores de MAPS, la gente en general los necesita desesperadamente.

"Las personas buscan significado, propósito, crecimiento personal, desarrollo, consciencia y expansión, y también hay un gran deseo por sanar", dice Carlin. "Con los psicodélicos, a veces logramos juntar el valor para mirar partes de nosotros mismos que no queremos considerar porque no son bonitas. Los psicodélicos también pueden darnos la inspiración para encarnar el amor y celebrar. Los humanos necesitan de la celebración".

La multitud aplaude, por supuesto.

Los avances recientes en la investigación de los psicodélicos están intrínsecamente relacionados con la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos, o MAPS. Fundada por el Dr. Rick Doblin en 1986, la organización se ha centrado en la legitimación de los psicodélicos como medicinas. MAPS ha impulsado la investigación del uso de la MDMA en entornos terapéuticos y cree que la legalización de este tratamiento se realizará en 2021. Lourido Ali trabaja como asesor y defensor de políticas de MAPS, mientras que Carlin se desempeña como gerente del programa de capacitación en terapia de MDMA. Ambos son jóvenes y les apasiona profundamente su trabajo.

A medida que todos en la siguiente tienda de campaña practican shavasana, ellos dos nos explican que esta investigación se encuentra iniciando la Fase III de ensayos clínicos. En los Estados Unidos, participarán 200 pacientes, y al mismo tiempo habrá estudios adicionales en Canadá, Israel, Brasil, Chile, Colombia, Alemania, Países Bajos, República Checa y más. Es el ensayo de psicoterapia de MDMA más grande jamás realizado.

La gran promesa de la terapia asistida con MDMA es su eficacia en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático o TEPT. Los ensayos de la Fase II demostraron que los pacientes con resistencia previa al tratamiento del TEPT experimentaron mejoras significativas en las 65 horas de terapia recibidas durante cuatro meses.

Estas sesiones de terapia son conducidas por parejas de médicos, cada pareja compuesta por un hombre y una mujer, que trabajan con un paciente que ha ingerido 120 mg de MDMA. Las sesiones de ocho horas constan de una terapia de conversación que comienza una vez que los efectos de la MDMA han comenzado. La investigación demuestra que durante estas sesiones, la actividad en la amígdala —la región del cerebro relacionada con la respuesta al miedo— disminuye, lo que hace posible que los pacientes debatan y procesen los eventos traumáticos sin experimentar sus reacciones estándar ante ese trauma. Para muchos pacientes, hablar de su dolor es revolucionario.

"Algunas personas nunca han tenido a alguien dispuesto a sentarse con ellas, prestarles atención y no juzgarlas", dice Carlin. "Incluso nuestro grupo placebo mejora en un 20 por ciento".

Entre los 110 participantes de los ensayos clínicos de la Fase II había policías, bomberos y veteranos, un grupo en el que MAPS se ha enfocado dados los altos niveles de crisis de TEPT y suicidio en esta población. Ochenta médicos participarán en los ensayos de la Fase III, que comienzan este verano. Una vez que estén en marcha, MAPS puede solicitar lo que se conoce como Acceso anticipado, una designación otorgada a las áreas de investigación donde la necesidad es especialmente urgente y que permitiría que más médicos realicen este trabajo.

"No podemos simplemente decirle a todas las personas con TEPT que tienen que esperar tres años hasta que esto se convierta en un tratamiento legal", dice Carlin. "Hay una respuesta ética a considerar". Actualmente hay más de mil nombres en la lista de espera de pacientes.

Aunque el fiscal general de EU, Jeff Sessions, le ha dado continuidad a las tácticas de la fallida guerra contra las drogas, Carlin y Lourido Ali no creen que el clima político actual obstaculice su trabajo, más allá del hecho de que personas como Sessions contribuyen a la continua estigmatización de sustancias potencialmente benéficas. Es más probable que la política entre en juego si la DEA recategoriza la MDMA de su actual designación de Categoría I. (Se prevé la Categoría II.) Si bien el Departamento de Asuntos de los Veteranos aún no ha adoptado esta terapia, el gobierno federal hasta ahora les ha brindado su apoyo.

"La FDA esencialmente nos ha dicho que lo que estamos haciendo es importante y que la ciencia es buena", dice Lourido Ali. "Realmente están tratando de acelerar el proceso y ayudarnos a superar esto".

A medida que comienzan los ensayos clínicos de la Fase III, la cuestión del acceso permanece en primer plano. MAPS está trabajando con la Dra. Monnica Williams, experta en trauma vinculado a la raza en la Universidad de Connecticut. Williams ha indagado sobre el tipo y la ubicación de los reclutados para el ensayo clínico, al igual que sobre la formación de los terapeutas. El objetivo es evitar que este tratamiento esté disponible sólo para las personas blancas y ricas. Observar cómo los países con atención médica universal incorporan el tratamiento en su cobertura también puede servir de guía para los proveedores de servicios de salud en los EU. Los planes para realizar los estudios requeridos en adolescentes también están en marcha. Sí, los niños de entre 13 a 17 años tomarán MDMA.

Si este último concepto te recuerda el "jardín de niños" del libro Slouching Towards Bethlehem de Joan Didion, es crucial tomar en consideración que la exploración psicodélica que permeó la vida caleidoscópica antes de colapsar en los años 60 y 70, ahora regresa de una manera formal y más socialmente aceptable. Mientras que la vida en los Estados Unidos en 2018 parece un viaje ácido que se puso muy oscuro, los profesionales psicodélicos como los de MAPS afirman que no hay viajes malos, solo experiencias desafiantes. Algunos creen que este es un período en el que nuestros traumas colectivos están saliendo a la superficie para que los sanemos y en el cual estamos retomando rituales antiguos olvidados en su mayoría durante la colonización mundial. Por supuesto, algunas personas sólo quieren drogarse y bailar, lo que muchos aseguran que es una forma de medicina preventiva.

A medida que la MDMA rompe barreras, otros psicodélicos están a la espera de que se inicie su investigación y legalización médica. Los investigadores están estudiando la ibogaína como tratamiento para la adicción a los opiáceos, una necesidad apremiante ya que mucha gente en el mundo muere por sobredosis de opiáceos todos los días. Otros equipos están trabajando con psilocibina para tratar la ansiedad en el final de la vida. MAPS también está comenzando un ensayo clínico con marihuana fumada para el tratamiento del TEPT en veteranos de EU.

Esta medicalización es sólo un forma en que los psicodélicos llegarán a las grandes masas, ya que el arte, la música, el cine y la televisión también sirven como puntos de entrada. El festival Lightning in a Bottle y otros similares también proporcionan puntos de acceso a la cultura psicodélica. Lugares como éste ciertamente no son para todos. Los niveles de exceso y evasión de la realidad pueden ser decepcionantes para algunos. Para muchos asistentes, sin embargo, el fin de semana está a la altura de su transformador nombre. Para Carlin, la verdadera pregunta es cómo podemos incorporar de manera sustentable en nuestras vidas diarias los sentimientos de satisfacción y pertenencia creados aquí.

"No estamos hablando sólo de sustancias químicas", dice Lourido Ali. "Estamos hablando de un proceso. Estamos hablando de abrir las puertas de la percepción. Estamos hablando de rituales y ceremonias. Estamos hablando de los contextos que estamos creando para el uso de psicodélicos".

Sigue a Katie Bain en Twitter.

Más VICE
Canales de VICE