Salud

El mundo alcanza un nuevo récord de contagios de coronavirus en solo un día, y Estados Unidos va a la cabeza

Si Florida fuera un país, tendría la cuarta cifra más alta de casos nuevos de COVID-19 en el mundo.
13 Julio 2020, 10:21pm
Stringer/Sputnik vía AP​
Los padres de una paciente que padece coronavirus ven a su hija a través de una cristal en el United Memorial Medical Center en Houston, Texas, Estados Unidos. Stringer/Sputnik a través de AP

12.07.2020

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Hoy por la mañana, el presidente de Estados Unidos inició su semana retuiteando una publicación que decía "todos mienten" acerca del COVID-19, incluidos los medios de comunicación, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades e incluso los médicos.

Sin embargo, los hechos sugieren que es la administración de Trump la que miente: la pandemia se está acelerando en todo el mundo, y en especial en los Estados Unidos.

En total, 37 estados de la unión americana están viendo aumentar el número de infectados, un hecho que contribuyó a lo que la Organización Mundial de la Salud calificó como el peor día de nuevos contagios por coronavirus.

El organismo de control de la salud mundial dijo que se registraron 230,370 casos nuevos en 24 horas, un aumento récord por día. El sudeste de Asia, Europa y África acumularon juntos unos 70,000 casos, pero el continente Americano continúa teniendo la mayor proporción, con más de 140,000 casos solo el domingo.

También se reportaron alrededor de 5,285 nuevas muertes, la mayoría de ellas en América.

Durante el fin de semana, Florida estableció un récord de infecciones en un día con más de 15,000 casos nuevos; Minnesota alcanzó sus totales diarios más altos desde mayo y hay partes de Texas que están pidiendo la reintroducción del mandato de quedarse en casa.

En los Estados Unidos, Florida continúa siendo el epicentro de la crisis del coronavirus. El domingo, el estado informó un nuevo récord diario, y sus hospitales también llegaron a un punto crítico.

De hecho, si Florida fuera un país, tendría la cuarta cifra más alta del mundo de casos nuevos de COVID-19 en las últimas 24 horas, quedando solo después de los Estados Unidos (66,281 casos), Brasil (45,048 casos) e India (28,637 casos).

En el condado de Miami-Dade, seis hospitales ya han alcanzado el máximo de su capacidad con este rápido aumento en el número de infectados, lo que llevó al alcalde del condado, Carlos Giménez, a revertir los planes de reapertura. También ha impuesto toque de queda y prohibido que los restaurantes reciban gente para comer en su interior.

Algo similar pasa en Miami Beach, donde el alcalde Dan Gelber le dijo a CNN el domingo, "vamos a tener que comenzar a trasladar camas regulares a las áreas de Cuidados Intensivos. Claramente estamos siendo rebasado por la demanda en este punto".

Gelber agregó que casi 1,900 pacientes con COVID-19 en Miami Beach han sido hospitalizados y otros 400 están en las Unidades de Cuidados Intensivos del condado, la mitad de ellos con respiradores.

El alcalde de Florida criticó la falta de liderazgo nacional ante este problema.

"Hay una desconexión total entre lo que está sucediendo y lo que se dice desde Washington e incluso Tallahassee y lo que está sucediendo en algunas de estas comunidades aquí", dijo.

Parte del problema es el hecho de que expertos como Anthony Fauci, uno de los mayores expertos en enfermedades infecciosas del país, están siendo marginados.

De hecho, durante el fin de semana, la Casa Blanca hizo todo lo posible por socavar activamente la credibilidad de Fauci, al proporcionar anónimamente detalles a los medios de comunicación sobre declaraciones que el médico había hecho al comienzo del brote, la cuales dijeron que fueron inexactas.

Fauci ha contradicho directamente la afirmación de Trump de que el manejo de la crisis del coronavirus por parte de los Estados Unidos ha sido excelente. "Como país, cuando nos comparas con otros países, no creo que se pueda decir que lo estamos haciendo bien. Es decir, simplemente no lo estamos haciendo bien", dijo Fauci en una entrevista.

Trump, a su vez, ha atacado a Fauci en las redes sociales y en entrevistas de televisión, y continúa afirmando, falsamente, que Estados Unidos está ganando su batalla contra el virus.

Pero ese simplemente no es el caso. Al tiempo que siguen aumentando los casos en los estados del sur y oeste, el medio oeste ahora también está experimentando el inicio de un repunte similar.

Todos los estados del medio oeste, a excepción de Nebraska y Dakota del Sur, están experimentando un aumento en los casos. Este sábado y domingo, Minnesota alcanzó sus cifras más altas de infecciones diarias desde el mes de mayo.

El viernes, Ohio, que estaba viendo un descenso en el número de pruebas que salían positivas a Covid-19, estableció un nuevo récord de 1,525 casos en un solo día, superando su récord anterior establecido en abril.

Y al igual que en Florida y Texas hace un mes, los crecientes casos en el medio oeste están dando lugar a luchas partidistas sobre si las restricciones de confinamiento deben volver a ser impuestas.

La imposición o no del uso obligatorio de mascarillas es fundamental para muchos de estos debates. La decisión de Trump de finalmente aparecer en público usando una mascarilla durante el fin de semana fue vista como una admisión de lo que los expertos en salud pública, incluido Fauci, han estado diciendo durante meses: que las mascarillas son un elemento crucial para detener la propagación del COVID-19.