Identidad

Jóvenes cristianos nos contaron sobre cómo (sobre)viven el ambiente universitario

​La Universidad es una caldera de hormonas y alcohol. ¿Cómo hacen los cristianos para sobrevivir bajo un ambiente que propicia lo que muchas veces su religión considere pecado?
11.5.16
Ilustración por Lecurse.

Ah, la universidad: caldera de hormonas que se cocinan a altas temperaturas y que esperan al viernes para salir a presión por la bujía de escape de un bar cualquiera que purgue la lujuria acumulada que la academia impone. Digamos que mis condiscípulos y yo lo veíamos así.

Universidad: tierra de experimentación.

Ser un joven cristiano, antes que recatado, es medio extravagante. Es la excepción a la regla. Ser joven cristiano en este mundo contemporáneo de excesos, placeres al alcance de la mano, experiencias inimaginables es, digamos, cerrar la puerta justo antes de entrar al paraíso. Al menos esa es la creencia común.


Lea también: Un día en uno de los cultos cristianos más grandes de Bogotá


Para ellos, la universidad es un momento de encuentro consigo (y con Dios), de asumir un estilo de vida que no es propiamente el de fiesta, sexo y reggaetón. Pero que no por ello, dicen, es una aburrida o tediosa de asumir.

Hablamos con tres jóvenes cristianos: Héctor, Luisa Fernanda y Natalia. Héctor actualmente es profesor de Rugby universitario, tiene 26 años y va para un año de casado. De familia cristiana, tuvo un distanciamiento con su Iglesia en su paso por la universidad, pero lo retomó cuando conoció a la que, dice, es el amor de su vida.

Publicidad

Luisa Fernanda y Natalia son estudiantes universitarias que lideran grupos juveniles de evangelización en las instituciones. Hablamos con ellos tres para que nos contaran cómo es vivir bajo un modo de vida cristiano en un mundo que ofrece placeres como en un supermercado.

La importancia de Dios en su vida

Héctor: Para mí, Dios es felicidad. Eso es lo que me da a mí felicidad. Y si uno les dice a los jóvenes si en realidad busca felicidad, Dios les da felicidad eterna. La fácil es meterse a tomar: me dejó mi novia entonces me pongo a tomar; se acaba, me da guayabo y el lunes estoy chillando otra vez. Esa no es la salida. La salida es que alguien tiene que cubrir los vacíos del corazón.

Natalia: Llegó un momento de mi vida, no te lo puedo explicar, pero conocí a Dios, me convencí de mi pecado. Yo creía que era muy buena y que merecía el cielo. Dios, por medio de la Biblia, me fue mostrando que todos somos pecadores y que Jesús vino a salvar a los pecadores. Solo en el momento en el que tú eres consciente de tu pecado necesitas un salvador. Yo me sentía súper mal porque no soy tan buena como creía, hay orgullo en mi corazón, hay mucha vanidad.

Vivir el cristianismo en la universidad

Héctor: En la universidad mi familia siempre estuvo muy reacia a la Iglesia porque es de tiempo: tienes que ir al culto, a reunión de jóvenes, a reuniones bíblicas. Es de tiempo. Y uno no está haciendo nada malo pero la familia pregunta que "usted dónde estaba, que la universidad, que no puede perder el tiempo". Y cuando dejé de ir a la Iglesia fue lo peor: hice de todo, me volví un 'chuki' completo. Pasé de ser un joven que no decía una sola grosería a tener las groserías de muletillas (eso fue lo mínimo). Las viejas, las fiestas, el alcohol. En el equipo de Rugby llegué al punto que me decían 'guaroman'. Pero uno como hombre no tiene que estar mostrando su hombría, con viejas, bebiendo. Yo lo hice y sabía que eso no era la voluntad de Dios, que no lo estaba haciendo sonreír a él.


Lea también: Fui a la misa en latín a la que va el Procurador


Natalia: Es muy raro pero siempre en las Iglesias dicen que la universidad es súper mala. Que uno se va a olvidar de Dios. Que es la perdición total: drogas, alcohol. Pero yo creo que cuando uno llega a la universidad es cuando de verdad uno revela su corazón hacia lo que está inclinado. A mí me pasó: yo encontré más a Dios cuando estaba en la universidad porque es como un entorno en el que yo estaba rodeada de muchas cosas. Y dije: "no lo más importante para mí es Dios y quiero seguirlo todo el tiempo".

Planes más frecuentes

Héctor: Es chévere porque uno se reúne con gente de la misma edad y dice "vamos a la Iglesia" y de ahí salíamos a cine o a parchar o a lo que sea. Entonces es un sábado o un domingo completo.

Luisa Fernanda: En nuestro grupo (Vida para Uniandes) siempre hacemos una reunión a final o a comienzos de semestre. Preparamos sushi, o hacemos burritos. Tenemos un grupo de oración. Y cantamos, traemos ukelele. Nos reuníamos a las seis de la mañana. Pero este semestre no pudimos cuadrar el horario.

Publicidad

Natalia: No son salidas como de pronto de tomar, de bailar, pero sí vamos a tomarnos un café, a un concierto, vamos a charlar, a bailar. A mis amigas y a mí nos gusta un grupo que se llama Caribe Funk y hemos ido varias veces a escucharlos. Sin ánimo de emborracharnos ni nada. Vamos a comer, hemos hecho paseos, hemos ido al Neusa, a Medellín, a Bucaramanga. Fuimos a un Congreso en Panamá de jóvenes cristianos: paseamos y luego terminamos en el Congreso.

Nos reunimos a veces en casa. Los planes son ver películas, cocinar, hacer jueguitos, charadas. Hay planes que son "plan amigos" entonces no vamos a orar; y hay otros que son ir a la casa de alguien a orar, que también es un plan. Y hay varios que tocan instrumentos y entonces cantamos y oramos.

La rumba

Héctor: El cristianismo es el disfrutar la vida, ¿sí? La gente cree que en el alcohol está la felicidad, que en las drogas, que si me acuesto con mil viejas. Pero si te das cuenta es felicidad momentánea. Yo me acuerdo cuando me emborrachaba: es ridículo. Primero porque esa vaina es horrible, si uno se pone a saborear el alcohol, eso no sabe a nada. Segundo: el tiempo que uno pasa bailando, y eso pues no es nada, porque cuando uno está borracho uno hace lo que sea y no le importa nada. Pero uno como cristiano puede hacer las cosas normales sin temor. La gente que se la pasa de farra en farra, que se la pasa jartando, es porque tienen vacíos. Yo estuve también en la otra parte de estar en rumba, estar en trago y no, no lo llenan a uno.


Lea también: De vigilia y ayuno con los católicos que protestan contra el aborto en Colombia


Luisa Fernanda: El tema del trago y la rumba lo tomamos como algo que no es beneficio. En la Biblia dice: "no te emborracharás con vino", literalmente. Pero uno sí ve que en una fiesta es como algo que no nos llama tanto la atención, porque es un ambiente que no frecuentamos, que no nos trae nada bueno. O sea, uno piensa en trago y siempre salen peleas, salen decisiones que uno no quiere tomar, que uno no está consiente de esas cosas. Las drogas pues sabemos que es algo que no es beneficioso para nosotros.

Una amiga me decía, ¿ustedes en sus reuniones por qué la pasan tan bien y no toman? Nuestras reuniones es ir a hacer sushi, ir a cantar y la pasamos una nota y no tenemos que tomar y es porque nunca hemos tenido esa necesidad (obvio, hay personas que llegan y sí luchan con eso).

Publicidad

Natalia: Digamos con los otros chicos que no son cristianos lo que yo hago es salir con ellos, estoy un ratico y después me voy. Porque también es cuestión de gustos, pues porque yo no me siento cómoda en un ambiente de mucho bailar y tomar. No me siento cómoda. Digamos que al principio es como de charlar que estamos felices por alguna razón está bien, pero después cuando ya veo que solo queda beber pues se pierde el fin. No me siento cómoda.

La sexualidad

Luisa Fernanda: La sexualidad es un tema súper delicado en los jóvenes porque son las personas que más curiosidad tienen. En particular, lo que más se conoce es que la gracia no es tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Le huimos a la inmoralidad sexual (adulterio, pornografía, masturbación). Estamos en contra de la pornografía. Estamos en contra de la fornicación: tener relaciones antes del matrimonio. Y, obviamente, como somos jóvenes, es nuestra principal tentación

Es complicado, claro. Porque somos humanos y somos carne. Si tengo un novio pues lo que intentamos es no estar solos, rendirles cuentas a nuestros pastores: "estuvimos haciendo esto o siento esto". Estar en comunión. Decirnos: "no, no hagamos esto. Mantengámonos firmes. No vamos a hacer esto". Si tenemos novios pues salimos en pareja para no estar solos. Para evitar tentaciones.

Lo tratamos no como una prohibición sino como algo de obediencia. Que si evitamos esas cosas es para un beneficio nuestro. Evitar la fornicación te cuida de un embarazo, te cuida de romperte el corazón, de estar expuesta enfermedades, a adicciones. Es de obediencia, porque pensamos que todo lo que dejó Dios en la palabra es para nuestro beneficio. Porque él nos ama tanto que quiere que tengamos una buena vida y no nos metamos en problemas.


Lea también: Conversaciones con profesores 'cuchilla'


Natalia: La idea es que sí estamos convencidos de que las relaciones sexuales son hasta el matrimonio. Cuando hablamos de eso no es un tema tabú. Yo hablo con mis amigas y digo "no, que yo estaba hablando y tal niño dijo tal cosa" y mis amigas digamos se sorprenden. Si yo estuviera con personas de mi semestre siempre cuentan sus experiencias sexuales y eso. Con mis amigas es más: "¿Cómo será? O, el otro día vi tal cosa". Sí, es diferente. Es más una relación de sorpresa, de incertidumbre. Pero tampoco nos hemos sentido cohibidas, tampoco.

Juventud

Héctor: Los valores: en las casas hay familias muy divididas, ya a nadie le enseñan la religión, no te ponen a Dios como ejemplo. Entonces esa falta de valores y de espiritualidad es la que nos tiene que cada uno coja por su lado. Porque la gente a veces piensa que el cristianismo es como aburrido. Y no, a mí me ha ido muy bien.

Luisa Fernanda: Las diferencias con respecto a grupos católicos: nosotros no adoramos a la virgen María, yo pienso que somos un poquito más light. O sea que la iglesia católica es un poquito más tradicional. Pienso que no se salen de su estándar que siguen ahí como muy encasillados en lo que es las tradiciones. Los cristianos buscan mucho más alcanzar a las personas en un sentido de modernidad. No sé si tú has ido a una iglesia cristiana pero las alabanzas las hacemos con lo que sea. Por ejemplo en una Iglesia en Valledupar ellos cantan la alabanza con acordeón.

Natalia: Para mi evangelizar es compartir el evangelio de Jesús. No como evangelizar de las cruzadas evangelísticas que hicieron al colonizar América, no. Esas cosas eran diferentes. En el sentido de que nosotros compartimos el evangelio de Jesús, sí, nosotros evangelizamos.