La Guía VICE al ahora

Un hombre quedó atrapado en la nieve y sobrevivió comiendo solo salsa picante

Durante cinco días, el pobre hombre no pudo más que comer sobrecitos de salsa de Taco Bell.
Jeremy Taylor
Imagen vía la Oficina del Sheriff del Condado de Deschutes.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

La semana pasada, las tormentas de nieve que azotaron el estado de Oregón, EU, dejaron a un tren varado durante dos noches con 182 personas a bordo, sin nada más que comida de tren preenvasada y un adolescente con un ukelele para evitar que eso se convirtieran en una tragedia. Pero resulta que esa inusual experiencia no fue nada en comparación con la de otro hombre que quedó atrapado por la misma tormenta de nieve y sufrió un destino mucho más peligroso, y significativamente más picante.

Publicidad

Este hombre pasó cinco días junto con su perro varado dentro de su automóvil, con tan solo algunos sobrecitos de salsa picante de Taco Bell como comida, informó el periódico The Oregonian.

Jeremy Taylor conducía en una carretera del Servicio Forestal de los EU Cerca de Sunriver, Oregón, el domingo 26 de febrero, cuando su automóvil se atascó en la nieve. Según la Oficina del Sheriff del Condado de Deschutes, Taylor pensó en dormir en su automóvil con la esperanza de que la situación mejoraría por la mañana. Pero cuando despertó, su automóvil estaba aún más enterrado: la capa de nieve era tan grande que ni siquiera podía caminar en ella.

Así que él y su perro, Ally, se atrincheraron dentro de su Toyota 4Runner y esperaron a que llegara la ayuda, mientras tanto Taylor se alimentó con unos sobrecitos de salsa picante de Taco Bell que encontró en su auto y periódicamente prendió el motor para mantener el calor. Así es como sobrevivieron hasta el viernes, cuando los rescatistas en motonieves finalmente los encontraron.

"Jeremy y Ally fueron encontrados en buenas condiciones", escribió el Departamento del Sheriff en una publicación de Facebook después del rescate, "pero hambrientos después de estar atrapados en la nieve durante cinco días".

Taylor también hizo una publicación en Facebook para que sus amigos y familiares supieran que él y Ally estaban a salvo, y les agradeció su apoyo y ayuda. También elogió bastante a la salsa picante de Taco Bell, ese dulce y ardiente néctar que le dio vida y, seguramente, incendió su boca durante esos largos días.

"La salsa picante de Taco Bell salva vidas", le escribió en un comentario a un amigo.

Ahora, Taylor se está tomando un tiempo para recuperarse de lo que sin duda fue una semana terrible y aterradora, pero cuando esté listo, seguramente podría conseguir algún tipo de patrocinio por parte de Taco Bell. Un representante de la compañía ya lo contactó "para hablar" y le envió un "paquete de regalo", aunque quién sabe si el pobre hombre alguna vez volverá a disfrutar esa maldita salsa picante de Taco Bell.