La prohibición de EE.UU. de Huawei está causando un desastre global

La naturaleza altamente interconectada de la industria tecnológica global significa que la prohibición de Estados Unidos ha causado una reacción en cadena.
24.5.19
Teléfonos Huawei
Imagen: Flickr/Andri Koolme

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

La prohibición estadounidense al fabricante de productos electrónicos chino Huawei está provocando una reacción en cadena que está afectando aún más a la industria tecnológica global.

La semana pasada, el Departamento de Comercio de Estados Unidos colocó a Huawei en la "Lista de entidades", que es esencialmente una lista negra comercial, debido a preocupaciones de seguridad nacional. Aunque la prohibición de suministros tuvo su origen en Estados Unidos, algunos fabricantes de chips y compañías de telecomunicaciones con sede en Europa y Japón se han alineado con Estados Unidos, y el efecto dominó se está sintiendo en todo el mundo. Aquí les presentamos un resumen de algunas de las consecuencias de la prohibición:

Publicidad

  • Los fabricantes de chips como Intel, Qualcomm y Qorvo han detenido las ventas a Huawei.
  • La BBC informó recientemente que el fabricante de chips con sede en el Reino Unido ARM —propiedad de la empresa japonesa de telecomunicaciones SoftBank— ha interrumpido todos los negocios con Huawei, lo que podría poner en peligro la capacidad de la empresa china para fabricar sus propios dispositivos. Según se informa, la compañía dijo en una nota que sus diseños contienen "tecnología de origen estadounidense".
  • En Japón, varios proveedores de telecomunicaciones importantes han suspendido o retrasado la introducción de un próximo teléfono de Huawei, informó Bloomberg, y YMobile de SoftBank ha citado preocupaciones sobre la disponibilidad de actualizaciones de seguridad.
  • En Reino Unido, las compañías de telecomunicaciones EE y Vodaphone anunciaron que los teléfonos celulares de Huawei no serán parte del lanzamiento de las redes 5G de las compañías.
  • Google también está cumpliendo con la prohibición, lo que podría poner en peligro la seguridad de los dispositivos Huawei que utilizan Android, el software para smartphones de Google. Huawei tiene una licencia para recibir actualizaciones de software y mantener las redes existentes hasta el 19 de agosto.
  • Esta semana, Microsoft eliminó las páginas de productos de las computadoras portátiles de Huawei de su tienda, aunque hasta ahora el gigante de la tecnología no ha aclarado si los dispositivos de Huawei continuarán recibiendo actualizaciones de Windows.


Relacionados:


Para algunas compañías no estadounidenses, la decisión de alinearse con la prohibición estadounidense de Huawei refleja la naturaleza altamente conectada de la industria tecnológica global, donde las corporaciones multinacionales pueden tener empleados o intereses en varios países.

“ARM tiene muchos empleados en Estados Unidos y probablemente en entidades legales estadounidenses. Sospecho que ellos tendrían que realizar un trabajo monumental para llegar a un punto en el que puedan actuar como una empresa del Reino Unido", dijo Kyle Wiens, director ejecutivo del sitio de defensa para la reparación de dispositivos iFixit. "Si yo estuviera en la administración, pensaría que lo más fácil es alinearse con la medida y dejar que los gobiernos de Estados Unidos / China negocien un alto al fuego".

iFixit suele desarmar productos electrónicos, que a menudo revelan la naturaleza global e interconectada de la fabricación de dispositivos: por ejemplo, Apple realmente no fabrica la mayoría de los componentes que están en el iPhone. Huawei tampoco fabrica muchos de los componentes de sus teléfonos: el Huawei P20 Pro tiene una cámara hecha por la empresa alemana Leica; chips fabricados por la compañía holandesa NXP; las compañías estadounidenses Micron, Cypress, Texas Instruments y SkyWorks; y piezas hechas por la compañía surcoreana Samsung.

Las consecuencias de la prohibición de Huawei en Estados Unidos deja en claro cuán interconectadas están las empresas tecnológicas estadounidenses y la firma china, y también permite rastrear la compleja red de una industria global que se está viendo afectada por una prohibición comercial nacional.