FYI.

This story is over 5 years old.

Julia Child murió por nuestros pecados

Elegirme para contestar todas tus preguntas de cocina en una columna de cocina debería hacer que todos se pregunten qué chingados está pasando en MUNCHIES, pero vamos a intentarlo.

Nota del Editor: MUNCHIES recibe una avalancha de preguntas relacionadas con comida y cocina cada semana, así que nos hemos remangado las mangas y le hemos pedido al misterioso blogger de comida en internet, Shit Food Blogger, que nos eche una mano. Dos veces al mes, Shit Food Blogger estará aquí para responder todas tus preguntas culinarias en su nueva columna, Shitty Food, que pueden ir desde lo totalmente insípido hasta lo más reflexivo que haría que Alain Ducasse se ruborizara. Contáctanos en munchies@vice.com con el asunto: "Shit Food Blogger" para tener la oportunidad de que responda a tus consultas trascendentales de cocina

Publicidad

Esto es lo que debes saber sobre mí:

  • Tengo muchas opiniones sólidas sobre la comida a pesar de no tener ningún entrenamiento formal. Estoy profundamente consciente de mi incompetencia, pero no dejo que eso me detenga.
  • Conozco las recetas perfectas para hacer pastel de zanahoria y corteza de pastel.
  • Casi nunca como en restaurantes, así que cuando lo hago espero que sea bueno.
  • Necesito demasiada atención.
  • También estoy dispuesto a coger.

Estoy agrupando las preguntas por tema. Para empezar, las siguientes preguntas son sobre Julia Child. La gente ama a Julia Child. Si no estás familiarizado con ella, es como Jesús, pero con un cuchillo y algunas técnicas increíbles para hacer salsas. Es una presencia inminente en la mente de muchos cocineros caseros, y desde su muerte en 2004, su papel como santa de alimentos se ha vuelto aún más fuerte. Y la gente tiene preguntas.

Lector de MUNCHIES: Amo a Julia Child. He visto esa película Julie & Julia con Meryl Streep y a una perturbadora Amy Adams. Nunca leí su libro de cocina, Mastering the Art of French Cooking, ¿Crees que lo deba comprar? Shit Food Blogger: Nunca compres un libro de cocina que no hayas sacado primero de la biblioteca.La mayoría de los libros de cocina son basura –basura pesada que recoge el polvo y nos desgasta. Y la mayoría de las recetas es un desperdicio sin sentido de nuestro tiempo y dinero. Nada de esto quiere decir que no vale la pena comprar Mastering the Art of French Cooking. Pero nunca lo he leído. No estoy listo para hacerle espacio en mi vida. Y hasta que esté listo para quitar uno o dos libros de mi librero, no merezco leerlo. Ni tú tampoco.

Publicidad

También debo señalar que las películas no son libros de cocina, y Amy Adams es maravillosa y todo, así que vete a la mierda.

Usé la receta de Julia para hacer masa de hojaldre. Tuve que pasar una cantidad estúpida de tiempo haciendo algo que no fue para nada mejor que si lo hubiera comprado congelado. ¿Qué tengo que hacer? Debes ir a Sam's y comprar toda tu masa de hojaldre congelada cerca de una fecha importante. Es un producto de temporada, así que abastécete para todo el año. Tengo un congelador en casa y uno de los lados es para la masa de hojaldre y el otro lado está lleno de croissants de chocolate. Aspira a menos en la vida y serás mucho más feliz. Así no perderás tanto tiempo en pendejadas.

Siguiendo Mastering the Art of French Cooking preparé un bisque de camarón entero, usando las cabezas y las cáscaras. Al ver sus ojos negros girando en la licuadora se me revolvió el estómago, así que básicamente lo hice para mis gatos. Sé que se eliminaron todos los fragmentos de conchas cuando puse el contenido de la licuadora en un colador, pero supongo que los ojos lo atravesaron de alguna forma. ¿Fue una tontería de mi parte renunciar a probar el resultado de mi clase de cocina?

Sí, fuiste tonto. Ciertamente negligente. Pero no por las razones que piensas.

Antes de ir más lejos, tengo que decir que estoy preocupado por tus gatos. Darles bisque de cualquier tipo es una terrible idea (demasiada crema). Estos camarones brutalizaron el sistema intestinal de tus gatos. Y, en el momento de tu repulsión frente a miles de ojos observándote, pensaste: me falta fortaleza moral. Necesito aceptación. Este puré de camarón huele a algo que mis gatos amarán porque me siento mal conmigo mismo. Estás usando a tus gatos como un vertedero emocional. Y creo que estás haciendo lo mismo con los camarones.

Si hubieras echado esos camarones en la licuadora sin sus terribles ojos observándote, ¿crees por un maldito segundo que no te habrías tragado ese bisque? Claro que sí lo hubieras hecho. En los EE.UU., eliminamos todos los indicadores de que le hemos pagado a alguien para promulgar la violencia en nuestra comida. Queremos ser buenos. Queremos ser agradables. Tú le vales madre a los camarones. Nunca les has importado. Comer es un acto de agresión. Cada que abro una bolsa de pedacitos de pretzel picante sabor alitas con buffalo, estoy afirmando mi dominio sobre el trigo, la salsa picante, y un montón de malas decisiones personales. Pero lo único que tú afirmas es tu necesidad de atención.

La próxima vez que vayas con tu terapeuta o con tu mamá, quiero que descubras qué es lo que impulsa esta necesidad de aceptación por parte de tus gatos, tanto así que estás dispuesto a poner en peligro su salud intestinal. Estás dispuesto a herir a los demás en tu intento por atraerlos hacia ti. Esa es la mierda sociópata que le transmites a los que te rodean.

Agradécele a esos camarones, estos pequeños insectos de tristeza y odio auto infligido. Pasa a través del remolino de cientos de ojos y sé alguien mejor.