FYI.

This story is over 5 years old.

¿Qué tal si pudieras desintoxicarte bebiendo cerveza?

Rocas volcánicas, hachís, pelos de barba, ostras –ya no nos sorprende saber que más hay en nuestras cervezas además de la malta, los lúpulos y la levadura. ¿Pero que tal sería si pudieras desintoxicarte mientras bebes tu cerveza?
13.1.16

Rocas volcánicas, hachís, pelos de barba, ostras –ya no nos sorprende saber que más hay en nuestras cervezas además de la malta, los lúpulos y la levadura. ¿Pero que tal sería si pudieras desintoxicarte mientras bebes tu cerveza? La cerveza que iniciará elresurgimiento de la cerveza saludable es del pueblo holandés Delf: una cerveza que te desintoxica mientras la bebes. Las cosas no se ponen mejor que eso. Y fue esta línea de pensamiento que llevó a los cerveceros a experimentar con cervezas hechas con algas.

Publicidad

Es un hecho que las mejores ideas te vienen cuando estás propiamente borracho. Rolf Katte, fundador de la cervecera de Koperen Kat, y su amigo Arnout van Diem, quien maneja dos granjas de algas en Hallum y Lelystad, estaban bebiendo en un bar una noche cuando tuvieron la idea de hacer una cerveza de algas usando Chlorella. Lasalgas cultivadas tienen un rango increíble de usos y su popularidad es siempre creciente: pueden ser convertidas en combustible y ser usadas para limpiar el agua contaminada. Como contienen una gran cantidad de minerales y clorofila, se les atribuyen muchos beneficios saludables.

Para usar las algas como ingredientes, Arnout tuvo que cultivar un alga comestible que fuera adecuada para hacer cerveza. Eligió Chlorella, una alga que fue vista como una posible solución para el hambre mundial en 1950 gracias a su alto contenido proteico. La producción a gran escala de algas probó ser mucho más difícil de lo que se pensaba, y esa es la causa del por qué la Chlorella es vendida primariamente como un superalimento en la actualidad –por un ojo de la cara, por supuesto.

Rolf Katte abrió su cervecería en 2012 sin ninguna experiencia en lo referente a las cervezas además de las que bebía. Había descubierto que Delft había sido una de las ciudades de cervezas más grande en Holanda en los siglos XV y XVI pero ni una sola cervecería había sobrevivido hasta la fecha. "No hay platos decorativos, pero la cerveza fue la que hizo prosperar a la cerveza Delft," contó. Desde entonces, hacer cerveza se convirtió en un hobby, pero para su experimento con la cerveza de algas buscó la experiencia de Roel Wagemans de Brouwerij 't IJ, la mejor cervecería de Holanda de acuerdo con Katte.

Publicidad

Juntos produjeron sus primeros 20 litros de cerveza de algas al remplazar 5 porciento de la malta con Chlorella, algo que Rolf dice que nunca se había hecho antes. "Hay cervezas que tienen algas agregadas, como a las que se le agrega azúcar o hierbas. Nuestra cerveza es diferente: las algas son en realidad parte del proceso de fabricación," me cuenta. "Al principio nada especial pasó, excepto que la parte de adentro de la caldera se puso de un color verde brillante. Parecía como si estuviéramos haciendo una sopa, pero Roel solucionó el color al final". Los primeros vasos sabían "mejor de lo que esperábamos" y en unas pocas semanas fabricaron unos mil litros de esa cosa. Su cerveza-superalimento debe estar lista para abril de 2015.

Un gran número de beneficios de la salud son atribuidos a la Chlorella –se dice que ayuda a bajar al colesterol y ayuda a desintoxicar tu cuerpo– pero eso no es el por qué Rolf y Roel eligieron usarla. Su preocupación fue el gusto y la emoción del experimento. "Pero nuestra cerveza es buena para ti, si ignoras el alcohol".

¿Pero que hay acerca del sabor?

"No puedes distinguir la Chlorella, pero causa un leve cosquilleo en la lengua. Esto debe ser a causa del alga porque todos los catadores reportaron este efecto, dice Kattle". ¿El emborracharse con cerveza de Chlorella evitará la necesidad de jugo de verduras y té desintoxicante la mañana siguiente? Rolf no tiene forma de saberlo con seguridad. "Sólo he tomado un vaso –necesito probarla de vuelta en abril".

No importa lo saludable que tu cerveza resulte ser, por favor no vayan y pongan frases pseudoprofundas de cómo vivir la vida en las etiquetas.

Esa si es una forma segura de hacernos vomitar.