Salud

¿Por qué estoy tan cansado físicamente después de estar sentado todo el día?

Después de estar horas frente a la pantalla, a menudo nos sentimos débiles. Puedes combatir la fatiga así.
7.12.20
Personas que miran las pantallas de sus teléfonos inteligentes mientras se encuentran frente a las pantallas de sus computadoras
Foto: Getty Images/Westend61

Este artículo se publicó originalmente en VICE Italia.

Después de estar todo el día sentado frente a la computadora, me siento agotado, dolorido y, en general, desmotivado para hacer cualquier cosa que no sea tirarme en el sofá. Y no es simplemente una fatiga mental: puedo sentirla perfectamente en todo el cuerpo.

La psicóloga Angelica Raucci dice que a menudo olvidamos lo mucho que el cuerpo está conectado a la mente. “Vivimos en una edad en la que cuanto más producimos, más realizados nos sentimos”, explica. “Cuando trabajamos, solemos minimizar las emociones que tenemos. ¿De qué otra forma puede nuestra mente mostrarnos que estamos estresados si no es a través de los síntomas físicos?”.

Varios estudios han mostrado que la fatiga mental prolongada puede tener un impacto en la resistencia física.

“Llevar a cabo tareas cognitivas difíciles incrementa la adenosina”, explica Raucci. La adenosina es un neurotransmisor involucrado en la regulación de los niveles de energía celular y el sueño, que en gran cantidades puede sedar el sistema nervioso. “Esta acumulación causa una percepción mayor del esfuerzo durante una actividad física subsecuente”, dice Raucci.

Publicidad

En vez de prestar atención a lo que el cuerpo ha pasado a lo largo del día, ella recomienda practicar mindfulness para reconocer las señales del cuerpo y anticipar el cansancio.

Estar sentado durante mucho tiempo también puede ser la causa de dolores y molestias directas. Según la fisioterapeuta Giulia Messina, “El uso intensivo de computadoras y posturas no ergonómicas pueden provocar un dolor generalizado con el tiempo”. También, dice que la mala postura está relacionada con el dolor de cuello, la migraña, el reflujo ácido y la fatiga visual, entre otros problemas.  

Hay un par de reglas básicas para mantener una postura correcta mientras trabajas. “El monitor ha de estar posicionado de tal forma que miremos al centro de la pantalla, manteniendo la mirada en horizontal a una distancia de 40 o 70 cm”, dice Messina. El teclado debe estar colocado de tal manera que los codos formen un ángulo de 90 grados y puedes añadir un cojín de apoyo lumbar. Lo más importante es tratar de moverse todo lo que sea posible.

“Recomiendo hacer ejercicio cada hora”, dice Messina. “Para empezar, puedes hacer movimientos de tacón-punta con los pies en el suelo. Cuando te levantes, puedes hacer estiramientos simples: rotaciones de hombros, movimientos de cabeza”. Messina también recomienda ejercicios de respiración para refrescar el cuerpo y la mente: “Te ayudará a ser más eficiente y tener mejor humor”.

Según la OMS, los adultos de entre 18 y 64 años deberían hacer alguna actividad física, como caminar, bailar o jardinería, durante unos 150 minutos y 75 minutos de ejercicio al día.

Además: “La actividad física es una vía de escape excelente para la mente”, dice Raucci. “Es una forma de deshacerse del estrés, las emociones negativas e incluso la ansiedad acumulada”. Por supuesto, el sueño es igualmente importante para tener unos niveles de energía normales y un buen desempeño mental.

Desafortunadamente, tus padres han tenido siempre la razón: deberías sentarte recto y apartarte de la pantalla de vez en cuando, especialmente ahora que la línea que separa el trabajo y la vida doméstica no está tan clara.