Sexo

Estas trabajadoras sexuales son la primera pareja queer que se casa en un burdel

Violet Vause y Kayden Blake, novias desde la preparatoria, llegaron para desmentir los mitos sobre las trabajadoras sexuales LGBTQ+.
4.9.18
Violet Vause y Kayden Blake. Cortesía de Sheri's Ranch.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Antes de que Violet Vause y Kayden Blake ingresaran a la industria del trabajo sexual, eran unas adolescentes del sur de California que luchaban por sobrevivir a su crianza cristiana conservadora. Cuando Vause tenía 15 años y asistía a un internado residencial religioso, los administradores escolares la sorprendieron teniendo un encuentro sexual con otra alumna y la sometieron a un castigo severo, el cual incluyó una llamada a su madre. Aunque su madre apoyaba su bisexualidad, la experiencia la dejó traumatizada y humillada.

Publicidad

Años más tarde, un amigo en común y compañero de la preparatoria llevó a Vause a una fiesta por el Super Bowl en casa de Blake. Las dos comenzaron a salir con gente poco después. Los padres de Blake le prohibían ver a Vause y presionaron a la pareja para que terminara. Blake a veces tuvo que cortar la comunicación con su familia, y recuerda los primeros años de su relación con Vause como un tiempo "tumultuoso".

Después de la preparatoria, Vause y Blake decidieron irse para comenzar una nueva vida juntas, pero tenían problemas financieros, a pesar de que cada una tenía un trabajo de tiempo completo en una oficina. Vause se metió a Craigslist en busca de un nuevo trabajo cuando se encontró con un anuncio para un sitio de modelaje fetichista. La posibilidad la intrigó de inmediato. Empezó a trabajar como cam girl, y pronto, ella y Blake comenzaron a actuar juntas como pareja, atrayendo a una base de seguidores leales y solidarios.

"Cuando sólo trabajamos como cam girls, éramos muy, muy abiertas sobre nuestra relación", dijo Blake durante una llamada telefónica con VICE. "Nos casamos durante ese período y lo anunciamos en línea. Recibimos muy buenos comentarios. Nuestros seguidores nos enviaron regalos de boda". Ser cam girls no sólo afirmó su relación como pareja, sino que las ayudó a comenzar una exitosa carrera de tiempo completo como modelos webcam, dijo Blake. "Este trabajo hizo mucho por nosotras tanto en nuestras vidas personales como en nuestra relación y en todos los demás aspectos".

Kayden Blake y Violet Vause. Cortesía de Sheri's Ranch.

Aproximadamente dos años después de que comenzaran a ser webcam girls, dijo Blake que ella y Vause comenzaron a "contemplar y explorar nuestras opciones". Queríamos expandirnos. "Nunca se nos ocurrió" trabajar en un burdel, dijo Vause, pero después de mudarse a Nevada, donde la prostitución es legal, varios de sus fans les sugirieron que lo intentaran. "La idea nos intrigaba bastante", agregó Blake. "Nunca estuvimos cerradas a esa posibilidad, simplemente era algo que no se nos había ocurrido".

Vause y Blake confiaban en que tanto su relación de negocios como su relación sentimental se mantendrían fuertes una vez que comenzaran a ver a los clientes individualmente, y ninguna expresó gran preocupación por posibles complicaciones laborales. "Ambas comprendemos los límites de cada una y en qué posición nos encontramos con respecto a lo que es y no es aceptable para la otra", explicó Vause.

Publicidad

Blake y Vause ansiaban tener la posibilidad de pasar a un nuevo entorno de trabajo, pero se preguntaban si su éxito como cam girls se traduciría con sus clientes de la vida real. Les preocupaba especialmente que los nuevos clientes no aceptaran su matrimonio como lo hacían sus fieles seguidores en línea. "Definitivamente nos preocupaba que los clientes nos trataran de manera diferente una vez que fuéramos abiertas acerca de nuestro matrimonio", dijo Vause. "Hay algunos clientes que sienten que las trabajadoras sexuales que son abiertas sobre sus relaciones arruinan la 'fantasía'". También les preocupaba el tener una buena relación con sus compañeras de trabajo en el rancho y el aspecto de competir por los clientes. "No habíamos trabajado en un entorno como ese con otras mujeres. No estábamos seguras de cómo funcionaba", dijo Blake.

Después de investigar exhaustivamente varios burdeles de Nevada y hablar con otras trabajadoras sexuales sobre sus experiencias, Vause y Blake comenzaron a trabajar en Sheri's Ranch, un burdel legal y resort para adultos en Pahrump, Nevada, no lejos de Las Vegas. La administración totalmente a cargo de mujeres, las estrictas regulaciones respecto al alcohol y la política de tolerancia cero a las drogas en Sheri's "realmente nos atrajeron", dijo Blake. "Es una atmósfera más cómoda", agregó Vause. "Es más como una comunidad".

Aunque las compañeras de trabajo y las administradoras de Vause y Blake en Sheri's Ranch mantienen un ambiente queer-friendly, a la pareja aún le preocupaba hablar abiertamente de su matrimonio en el trabajo. "No lo estábamos ocultando", dijo Blake, "pero no estábamos seguras de que si nuestros clientes se enteraban, ya no les darían ganas de vernos por separado".

Publicidad

La pareja acordó que probablemente perderían clientes debido a su matrimonio, pero "nos negamos a conformarnos con las expectativas poco realistas de unos pocos y comenzamos a ser más abiertas", dijo Vause. "Las sexoservidoras no deberían tener que esconderse para hacer que alguien se sienta cómodo. Somos seres humanos como todos los demás, tenemos personas a las que amamos, familias, objetivos y toda una vida aparte del trabajo al que nos dedicamos".

Kayden Blake y Violet Vause. Cortesía de Sheri's Ranch.

Vause y Blake dieron a conocer su matrimonio oficialmente en una publicación de blog en el sitio web de Sheri's Ranch, y sus dedicados fanáticos y clientes regulares siguen volviendo. Ven a una amplia gama de clientes, incluidos fanáticos de Twitter y algunos que se identifican como bisexuales, trans, de género no binario o genderqueer. "Ninguna de nosotras se siente necesariamente más atraída por hombres o mujeres. Consideramos que las personas son atractivas por quienes son, no por las partes corporales que tienen", dijo Vause.

La pareja dijo que ser honestas sobre su relación mientras trabajaba en el burdel las acercó a la comunidad queer y su historia compartida con las comunidades de trabajadoras sexuales, y también las ayudó a afirmar sus propias expresiones de identidad y sexualidad. "La mayoría de nuestras conexiones con la comunidad LGBTQ+ las hacemos a través de nuestro trabajo y las relaciones que hacemos en el rancho", dijo Vause. "No es raro encontrarse con un miembro de la comunidad de trabajadoras sexuales que también se identifique como alguna de las variantes de la identidad sexual o del género".

Hacer su relación del conocimiento público también fortaleció el matrimonio de Vause y Blake, y les creó nuevas oportunidades de alcanzar la libertad financiera. "Durante mucho tiempo, la idea de comprar una casa, asistir a la escuela y formar una familia estuvieron fuera de nuestras posibilidades", dijo Vause. "Pero ahora solemos sentarnos juntas en el patio del rancho planificando exactamente todo eso. No hay ni siquiera palabras para describir la enorme diferencia que ha hecho en nuestras vidas trabajar en esta industria y ser abiertas sobre nuestro matrimonio". Como muchas proveedoras de servicios sexuales de Sheri, Vause y Blake van al rancho cada dos semanas para quedarse y trabajar durante un período de tiempo. Mientras están ahí, se enfocan y trabajan en "un plan para construir nuestro futuro".

Violet Vause y Kayden Blake. Cortesía de Sheri's Ranch.

La pareja también espera desestigmatizar la industria, desafiar las percepciones equivocadas más comunes sobre el trabajo sexual, y desmentir el mito de que todas las trabajadoras sexuales están desesperadas, solas o sin amor. "No tenemos nada que esconder, podemos compartir lo que tenemos con personas increíbles a las que conocemos y construir nuestro futuro juntas en el proceso. Siempre habrá personas que estén celosas o que no comprendan, pero no permitiremos que se interpongan en nuestros éxitos futuros y nuestra felicidad", dijo Vause.

Es un futuro que nunca imaginaron siendo novias adolescentes. "Las dos hemos luchamos durante mucho tiempo", agregó Vause, "pero ahora vemos que nuestras vidas están cambiando y somos más fuertes que nunca, tanto juntas como individualmente".

Sigue a Sofía en Twitter.