Conversamos con Gloria Steinem sobre la lucha por la igualdad
Retrato de Rebekah Campbell.
Feminismo

Conversamos con Gloria Steinem sobre la lucha por la igualdad

La ícono feminista habla sobre la importancia del activismo en el movimiento de las mujeres.
8.3.17

Foto por Rebekah Campbell.

Gloria Steinem ha sido una incansable defensora de los derechos de la mujer durante los últimos 50 años. Su trabajo como líder feminista y activista sólo ha crecido desde sus días como cofundadora de la revista Ms. Ella es una de las mayores agentes del cambio social del siglo, aunque quizás sea más exacto describirla como una fuerza duradera de la naturaleza. En enero, Steinem fue copresidenta de la Marcha de Mujeres en Washington, una protesta mundial por los derechos de las mujeres a la que asistieron millones de personas. También es la presentadora y productora ejecutiva de Woman, una serie de VICELAND que documenta las formas en que las mujeres de todo el mundo están moldeando nuestro futuro. Nos reunimos con ella poco después de la marcha para reflexionar sobre el presidente Trump y sobre su interminable lucha contra la injusticia.

Publicidad

VICE: Tu obra siempre ha acompañado a tu activismo. ¿Cómo se contraponen?
Gloria Steinem: Fui una escritora primero. La urgencia de lo que estaba escribiendo me convirtió en una activista; no podía únicamente escribir al respecto. Mi compromiso como periodista es asegurarme de que los hechos son exactos, y está claro cuál es mi experiencia u opinión. Si hago eso, entonces he hecho mi trabajo.

Has hablado sobre el poder de escuchar a las personas y realmente convivir con ellas. ¿Crees que Estados Unidos está más dividido como país?
Creo que gracias a internet y a las facilidades para viajar, probablemente estamos escuchándonos unos a otros más de lo que habíamos hecho en el pasado. Dentro de muy poco tiempo, Estados Unidos ya no será un país mayoritariamente blanco. Las personas que nacieron en un sistema donde aprendieron que había una jerarquía racial y que ellos ocupaban un lugar superior en ella quedaron molestos por la presidencia de Obama, los cambios en la población y la inmigración, así que ahora están respondiendo de manera negativa a todas esas cosas.


Relacionados: Toda la mierda que tienes que soportar como mujer cuando andas sola en la calle


¿Alguna vez has logrado convencer a un misógino intransigente de que él o ella estaban equivocados?
Absolutamente. No al decirles "yo tengo razón", sino conectando sus sentimientos de justicia a algo que han experimentado. Por ejemplo, si una persona judía de derecha comienza a tener prejuicios contra las mujeres de la misma manera en que existen prejuicios antisemitas y hace ese paralelo, con frecuencia puede cambiar su manera de pensar.

El cincuenta y tres por ciento de las mujeres blancas votaron por Trump. ¿Cuál es tu opinión sobre esto?
Cincuenta y tres por ciento de las mujeres blancas han votado tradicionalmente por los republicanos porque dependen de los ingresos de sus maridos. Están votando por los intereses de sus esposos. Es cierto que desde que inició el movimiento de mujeres en Estados Unidos, las mujeres afroamericanas tenían el doble de probabilidades de apoyar el movimiento y las cuestiones relacionadas con el feminismo que las mujeres blancas.

"Estoy muy orgullosa del movimiento de mujeres por ser el más diverso de cualquier movimiento de justicia social"

El feminismo contemporáneo ha sido criticado por las llamadas luchas internas. ¿Cómo te hace sentir este asunto?
Señalar el racismo no es una lucha interna. Es importante dejar esto en claro; tampoco lo es señalar el sexismo. Tenemos que hacer esto porque no tenemos la educación para entender el impacto a largo plazo del racismo institucional. Pero estoy muy orgullosa del movimiento de mujeres por ser el más diverso de cualquier movimiento de justicia social, y por generar conversaciones muy importantes. Lo único que me alarma es cuando la gente piensa que existe tal cosa como el "feminismo blanco". Porque si es blanco, no es feminismo; por definición incluye a todas las mujeres.

¿Te sorprende que todavía estemos en la posición de tener que defender el derecho al aborto?
Me sorprendió durante algunos años, al principio, pero fue sólo por mi ingenuidad. Me decía a mí misma: Es tan injusto; si se los explico, la gente estará de acuerdo, sin entender que la única razón por la que las mujeres son oprimidas es porque tenemos lo único que nadie más tiene: un útero. Las mujeres Kwei y San en el sur de África te mostrarán las hierbas que utilizan como anticonceptivos y para abortar. Es natural controlar tu propio cuerpo. No puedes controlar tu vida a menos que también lo hagas con tu cuerpo. Pero varias formas de patriarcado han tomado el control y han tratado de dominar los cuerpos de las mujeres.


Relacionados: Tuve mi primera orgía feminista en el Día Internacional de la Mujer


Si todo gira en torno al control de los medios de reproducción, ¿qué sucede con las mujeres trans en el movimiento de las mujeres?
Las deja en control de su propio cuerpo e identidad. La idea de que hay dos géneros proviene de esta forma de control. En las culturas antiguas, había un continuo; no tenías que dividir a la raza humana en dos. A veces, creo que hay dos tipos de personas: las que dividen todo en un sistema binario y las que no lo hacen.

La mayoría de los activistas que conozco hablan del agotamiento. ¿Cómo evitas que eso te ocurra?
Ciertamente me fatigué mucho al inicio. No entendí que esto no era un esfuerzo breve, sino que era mi vida entera. Una vez que comprendes que es una empresa de toda la vida, comienzas a agarrar ritmo, te aseguras de contar con apoyos, e incluyes bailes y humor y asuntos amorosos en la revolución. Los medios son el fin. Si no tenemos poesía y risa a lo largo del camino, no las tendremos al final.