Creators

Cámaras digitales convertidas en adorables robots

El escritor y artista James Rauff hace lindas criaturas mutantes con viejos aparatos electrónicos.
18.12.17

Un día, mientras tomaba unas cervezas y miraba la película Short Circuit , que sigue a un tonto robot militar llamado Johnny 5 que se fue sin permiso, el escritor y artista James Rauff y su amigo decidieron desarmar una vieja cámara Canon Powershot S410. Al final de la película, los dos habían formado sus entrañas y partes exteriores en su propia miniatura Johnny 5, que llamaron J6, que recuerda al artista Géza Szöllősi convirtiendo insectos disecados en robots de bricolaje . Desde entonces, Rauff ha realizado otras obras de arte de robots reciclados a partir de cámaras digitales desechadas, convirtiéndolas en figurillas de arte que muestra en su sitio web, Recirculation Art.

Publicidad

Desde la perspectiva de Rauff, está dando una segunda vida a las cámaras antiguas, aunque, por supuesto, no como robots que funcionen, ni como cámaras de trabajo. El trabajo de Rauff es un comentario sobre cuán rápido se mueve la tecnología, pero también qué tan apegados están las personas a las imágenes.

"Las imágenes realmente nos recuerdan momentos y sentimientos, como las canciones", dice Rauff. "Quería unir ese archivo adjunto de imágenes al dispositivo que una vez tomó esas imágenes. Recuerdo mi primera cámara digital y todos los viajes y recuerdos que tuve con ella. Por supuesto que lo convertí en un robot, su nombre es Little Bonanza, y creo que él también recuerda todos esos viajes y recuerdos ".

Rauff hace que cada robot tenga sus propias partes internas que han hecho que la cámara no funcione. Para hacer sus robots, Rauff primero los abre con pequeños destornilladores y luego quita todas las piezas. Usando algunas herramientas como tijeras de hojalata y una herramienta rotativa Dremel, Rauff corta y da forma a los microchips y plásticos de la cámara anterior, que luego acopla con pegamento y epoxi.

"Intento iniciar cada robot sin una idea de cómo se verá y simplemente dejo que se desarrolle", dice Rauff. "Manos abajo, la parte más difícil es tratar de hacer que se pongan de pie. Calcular sus piernas puede ser complicado, y si algunas cámaras no tienen las partes adecuadas para las piernas fuertes, entonces ese robot será un modelo".

Pero el proceso artístico no termina ahí: Rauff busca lugares abandonados para fotografiar sus robots. Una comunidad de exploradores urbanos ha llevado a Rauff y sus robots a algunos lugares interesantes, como escuelas desiertas, plantas de energía, cervecerías y fábricas.

"Uno de los más interesantes fue una antigua institución mental embrujada de Los Ángeles", recuerda Rauff. "No quería ir a ese solo, así que conocí a un chico al azar de internet. Funcionó bien, aunque le dije a mi novia: 'Iré al manicomio embrujado con robots y un chico de Internet, si no vuelvo, venga mi muerte'".

Rauff espera seguir exhibiendo su colección de robots de cámara, y ha escrito varios libros sobre el trabajo, incluido un libro de poesía corto titulado Batteries Not Included , después de la película de los 80 con el mismo nombre.

El artista dice que continuará haciendo su arte de robots hasta que publique más libros o hasta que familiares y amigos realicen una intervención. Hubo un tiempo en que vivía solo y tenía alrededor de 50 robots de cámara en su casa, y se convirtieron en la compañía cotidiana de Rauff.

Publicidad

"Mi compañero de cuarto acaba de mudarse, así que no estaba acostumbrado a estar solo y solía tener conversaciones completas con mis amigos robot", dice Rauff. "Mis amigos comenzaron a preocuparse un poco, pero logramos pasar ese tiempo y no hay nada más que cielos azules en el futuro".

Click aquí para ver otros robots de Rauff.

Relacionados:
"Oh, oh, algo salió mal": Interacciones en internet para sanar tu corazón
'artificiel' diseña sus propios instrumentos audiovisuales para crear episodios surreales
Visitamos la colección de robots ochenteros de la UNAM