Actualidad

El confinamiento en la India obligó a 40 millones de migrantes a irse a casa. Ahora los empleadores los quieren de vuelta

Bajo el confinamiento más estricto del mundo, las empresas en las ciudades prósperas de la India corrieron a sus trabajadores con salarios bajos.
12 Junio 2020, 5:48pm
000_1RN25X
El confinamiento en la India, promocionado como el más estricto del mundo, dejó a millones de trabajadores migrantes sin trabajo cuando sus empresas cerraron de la noche a la mañana. Foto de Sanjay Kanojia cortesía de AFP.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El 26 de marzo, cuando el gobierno de la India impuso el confinamiento para contener la propagación del nuevo coronavirus, un éxodo masivo de trabajadores migrantes abandonó de inmediato las ciudades de la nación hacia sus hogares rurales. Millones de estos trabajadores, que anteriormente dependían del salario mínimo, quedaron desempleados repentinamente cuando las ciudades cerraron.

Esta imagen de cientos de miles de migrantes regresando a sus hogares en condiciones extremas, a menudo caminando bajo el sol del mediodía o a través de un transporte mal organizado, ahora es emblemática de las consecuencias más severas del confinamiento en la India. Muchos no sobrevivieron a la prueba.

Aunque esta migración inversa aún continúa, y a pesar del aumento de casos de coronavirus, las empresas ahora están tratando de "desbloquear" la economía. Pero para hacerlo, necesitan traer de vuelta a las personas que corrieron durante el confinamiento.

"Con esta disminución del encierro, las personas que obligaron a los migrantes a regresar a sus hogares, ahora se están dando cuenta de que una vez que comiencen las actividades, la misma fuerza laboral es la que comenzará a producir", Trinanjan Radhakrishnan, un experto en desarrollo que trabaja con Oxfam India, le dijo a VICE.

"Es irónico y un poco de justicia natural porque incluso si piensas en la rentabilidad del negocio, pagarle a los trabajadores por el cierre de dos meses y mantenerlos hubiera sido mejor que tratar de reiniciar la producción con una nueva fuerza laboral".

El 9 de junio, una empresa constructora de Hyderabad, en el estado de Telangana, en el sur de India, trajo a 1.000 trabajadores de sus hogares en el estado oriental de Bihar en un viaje en tren totalmente pagado para que pudieran reanudar los trabajos de construcción. Otra empresa manufacturera en el estado norteño de Punjab trajo trabajadores de Bihar, mientras que otros empleadores prometen mejores salarios y trabajo completo. Al mismo tiempo, los gobiernos estatales también están luchando para que los migrantes vuelvan a reiniciar la economía. Un panel ministerial, dirigido por el Ministro de Justicia Social y Empoderamiento, actualmente está impulsando recomendaciones para alentar a los trabajadores migrantes a regresar a las ciudades.

El mes pasado se implementó una medida drástica, cuando el estado de Karnataka, en el sur de India, detuvo trenes especiales destinados a transportar a los migrantes de regreso a sus estados de origen. El gobierno estatal quería que los migrantes volvieran a trabajar, pero la medida implicaba trabajo forzado. Fue criticada y finalmente revocada. Pero dejó al descubierto el estrés económico de la migración inversa: un estudio estima un déficit del 40-50 por ciento de los obreros en las ciudades durante los próximos meses.

Todavía se desconoce la magnitud de la migración causada por los confinamientos de la India, a menudo llamados los más estrictos y severos del mundo. En Mumbai, se estima que alrededor de 800.000 (de un millón estimado) de migrantes se fueron a sus hogares. En Delhi, aproximadamente 65.000 migrantes se registraron en el gobierno para ser enviados a sus hogares en transporte patrocinado por el estado. Estas son las dos principales ciudades con la mayor población de migrantes interestatales en la India, y sin embargo, estos números no representan los millones que se fueron caminando.

Algunos comparan este desplazamiento con la Partición de 1947 entre India y Pakistán, un evento violento que desplazó a unos 15 millones de personas. Con el confinamiento, el Comisionado de Trabajo, que depende del Ministerio de Trabajo y Empleo de India, estimó polémicamente un desplazamiento de 2.6 millones de migrantes, mientras que algunos expertos en migración y economistas citan un rango de entre 22 y 30 millones de personas desplazadas. Un informe del Banco Mundial estima que este número es de casi 40 millones: poco más del 0.5 por ciento de la población mundial, o la población total de Afganistán.

"Los encargados de formular políticas no piensan en absoluto en esta desorganización del sector, y este desplazamiento es prueba de ello", le dijo a VICE Arun Kumar, economista y profesor con sede en Delhi. "En mi estimación, alrededor de 200 millones de indios perdieron su trabajo durante el encierro. El gobierno no los apoyó dándoles comida. El confinamiento falló porque las personas se vieron obligadas a migrar en ausencia de apoyo. Ahora, el virus se ha extendido a las aldeas".

VICE también contactó a la oficina del Comisionado de Trabajo, quien declinó hacer comentarios.

Sin embargo, las perspectivas de volver al trabajo son atractivas para muchos debido al desempleo en sus pueblos. Según un estudio, una de cada cuatro personas en la India rural está desempleada bajo confinamiento.

VICE habló con Santosh Kumar, un trabajador migrante en Bihar, un estado que ha visto el regreso de 2.2 millones de migrantes bajo confinamiento, que ahora está contemplando regresar a Hyderabad, donde dirigió un pequeño puesto de bocadillos. "Por supuesto que iré. Aquí no hay trabajo. El esquema de empleo rural (La Ley de Garantía de Empleo de Mahatma Gandhi de 2005, o MGNREGA, que garantiza el derecho al trabajo) nos deja 250 rupias (aproximadamente 3.3 dólares) por día. No es suficiente", dijo.

"Aquí, solo he logrado ganar alrededor de 5.000-6.000 rupias (aproximadamente 66-79 dólares) en los últimos dos meses. Viví en Hyderabad durante nueve años, y ahorraba 1.000-1.200 (aproximadamente 13-16 dólares) todos los días. Ganaba 4.000-4.500 rupias (aproximadamente 53-60 dólares) todos los días. Cuando este virus se acabe y todos regresen, yo también lo haré".

Mukesh Goswami, secretario conjunto del Sindicato de Trabajadores No Organizados de Rajasthan, le dijo a VICE que en el estado norteño de Rajastán, alrededor de 200.000 trabajadores migrantes que regresaron obtuvieron tarjetas de trabajo bajo el MGNREGA. Pero a pesar de esto, muchos de los que ganaban más de 15.000 rupias (aproximadamente 200 dólares) quieren regresar a las ciudades para recuperar ese nivel de sustento. "Son trabajadores semi-calificados o calificados. A pesar de la desgarradora experiencia de volver a casa, quieren volver a ganar un buen dinero porque aquí, simplemente no es suficiente", dijo. Agregó que algunas empresas en las ciudades de Neastrana y Alwar en Rajastán pagaban una cantidad simbólica mensual de 2.500 rupias (aproximadamente 33 dólares) para asegurarse de que sus empleados migrantes regresaran.

A estos problemas de los trabajadores se suma el hecho de que algunos estados de la India quieren suspender las leyes laborales que ya enfrentan críticas por ser discriminatorias, favorables para el empleador y socavar los derechos de los trabajadores. En mayo, durante una reunión de video conferencia con el Ministerio de Trabajo, varios organismos de la industria pidieron al gobierno que suspenda las leyes laborales durante dos o tres años para "ayudar a la industria a salir de la crisis actual". En respuesta, el ministro de Trabajo del país, Santosh Kumar Gangwar, declaró que simpatizaban con los requisitos de la industria y que tratarían de proporcionar toda la ayuda posible para la reactivación de la industria y la reapertura de la economía".

A medida que aumenta la tendencia de los empleadores a atraer a sus trabajadores de regreso, es posible que no proporcione una perspectiva completa de cómo se manifiesta la crisis durante la reapertura de las empresas. El economista con sede en Delhi Kumar le dijo a VICE que la tendencia era demasiado "minúscula" para ser tomada en serio. "Muchas empresas están fracasando ya que sus ingresos han caído drásticamente. Pero no pueden reiniciar si la demanda no está allí", dijo. "La demanda ha disminuido porque los sueldos y salarios se han reducido y hay pérdidas de empleo incluso en el sector organizado. Además, hay distanciamiento social en el trabajo, el transporte, etc., por lo que la producción total no es factible. De unos pocos millones, tal vez miles vendrán de regreso, pero eso no significa que muchos de ellos lo harán. Es ambicioso pensar que todos volverán a trabajar en las ciudades".

Incluso para aquellos que regresan, la reanudación de actividades podría eclipsar la magnitud de la crisis migratoria del país. "Hemos vuelto a hablar sobre el PIB y las tasas de crecimiento, pero alrededor de 400 millones de indios están siendo empujados a la pobreza debido al confinamiento", dijo Radhakrishnan. "Estas cifras deberían asustarnos más que la disminución porcentual en el sector manufacturero. Eso también es importante, pero también lo es el rostro humano de la economía".

Sigue a Pallavi Pundir en Twitter.

Publicidad