Publicidad
Salud

Es probable que estemos inhalando once pedacitos de plástico por hora

Un nuevo estudio sugiere que nuestros pulmones están bajo asedio incluso en nuestro propio hogar.

por Erica Cirino; traducido por Daniela Silva
18 Junio 2019, 9:30pm

Microplástico del mar. Imagen: Erica Cirino

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Mientras se ponía una bata de laboratorio, el investigador Alvise Vianello entró a una habitación blanca y llena de máquinas que analizaban materiales extraños encontrados en el suelo, el agua potable, los océanos, las aguas residuales y el aire. Vianello, quien estudia la contaminación por microplásticos en la Universidad de Aalborg en Dinamarca, miró las pantallas de las computadoras mostrando las lecturas de las máquinas. Habían encontrado plástico, plástico y más plástico.

Según Vianello, esos resultados no son sorprendentes. Esta sustancia ahora omnipresente está en todas partes, incluso dentro de nosotros. Las últimas investigaciones de Vianello sugieren que cuando pasamos tiempo en casa, probablemente estemos llenando nuestros pulmones con pequeñas partículas de plástico que se desprenden de todas las cosas de plástico en nuestros hogares.

Él y su equipo de investigación descubrieron que cuando un "maniquí" de respiración –una máquina de metal y resina que se asemeja a una versión más simple y menos brillante del C-3PO de Star Wars– pasa tiempo en un apartamento danés urbano promedio, inhala más de 11,3 de estos pedacitos de plástico, llamados microplásticos, cada hora. Los científicos dicen que si bien su experimento no puede probar que las personas inhalan microplásticos, sus resultados sugieren que es probable y el siguiente paso lógico debería ser buscar microplásticos en los pulmones de un humano real.

"Esta es la primera evidencia de la exposición humana a los microplásticos al respirar el aire en interiores", dijo Jes Vollertsen, colega de Vianello y autor del estudio, en su laboratorio de la Universidad de Aalborg la semana pasada.

1560734553565-IMG_6082
Estas máquinas imitan los pulmones humanos para medir microplásticos en el aire. Imagen: Erica Cirino

Desde hace mucho se sabe que los microplásticos dañan los tejidos pulmonares, lo que ocasiona cáncer, ataques de asma y otros problemas de salud. Además, estas partículas a menudo contienen aditivos químicos tóxicos o contaminantes que cambian la forma en que funcionan las hormonas humanas. Un cuerpo de investigación de décadas de antigüedad revela que las personas que trabajan con textiles y polvos a base de plástico tienen un mayor riesgo de sufrir problemas respiratorios. Investigaciones recientes demuestran que el microplástico es un fenómeno generalizado en el suministro de alimentos en Estados Unidos y se puede encontrar en las heces de las personas, lo que sugiere que probablemente estemos tragando un montón de microplástico cuando comemos y bebemos.

En esta tarde particular en la universidad, Vollertsen y Vianello revisaron su experimento: en la pequeña ciudad de Aarhus, Dinamarca, encontraron tres estudiantes graduados con tres departamentos idénticos que estaban dispuestos a compartir sus espacios con el maniquí de respiración durante tres días cada uno.

Los científicos sentaron al maniquí en la mesa de cada estudiante, ajustando la temperatura de la superficie y la frecuencia respiratoria para imitar la de un humano masculino. El maniquí se quedó 24 horas seguidas, durante un total de tres días, en cada apartamento, inhalando ruidosamente y exhalando con sus pulmones mecánicos a través del orificio de una boca.

Los tubos de respiración interiores del maniquí contenían una fina malla plateada para filtrar el aire inhalado. Los científicos utilizaron un software especial para identificar y analizar las partículas recolectadas por la malla, que podrían decirles qué tipo de plásticos encontraron, como el nylon y el polietileno.

1560734611899-20190614_174502
Esta máquina imita los pulmones humanos para medir microplásticos en el aire. Imagen: Alvise Vianello y Jes Vollertsen / Universidad de Aalborg

Vianello mostró algunos resultados, incluido un mapa codificado por colores de todas las partículas que el maniquí había respirado durante una de sus sesiones de 24 horas en el apartamento. Los dominios del mapa eran manchas de color gris claro que indicaban la presencia de proteínas, en este caso, células de la piel, mientras que había menos manchas e hilos de color gris oscuro que indicaban material vegetal. Las formas grises se intercalaron con un arco iris de manchas y líneas que representan docenas de tipos de fragmentos de plástico y fibras. Los resultados sugieren que los humanos probablemente respiren muchas células muertas de la piel, algunos fragmentos de plantas y una sorprendente cantidad de microplásticos.

"Las partículas y fibras [microplásticas], dependiendo de su densidad, tamaño y forma, pueden llegar al pulmón profundo y causar inflamación crónica", dijo Joana Correia Prata, estudiante de doctorado de la Universidad de Aveiro en Portugal, que no participó en el estudio. A través de su propio trabajo, Prata ha resaltado la necesidad de una investigación sistemática sobre los efectos en la salud humana de la respiración en microplásticos.

"Los estudios sobre la exposición ocupacional a concentraciones muy altas de microplásticos en el aire, como en la industria textil sintética, han encontrado que los trabajadores padecen problemas respiratorios", dijo. "Sin embargo, aún no se ha demostrado el desarrollo de enfermedades por la exposición crónica a bajas concentraciones de microplásticos en el aire en nuestros hogares".

En los últimos años, los científicos han identificado las partículas de plástico en el aire de interiores y exteriores. Pero los estudios anteriores se han basado en aspiradoras o lluvia atmosférica para recoger microplásticos en el aire. Este es el primer estudio que utiliza un maniquí que emula la respiración humana con inhalación y exhalación, y se basa en lo que ahora se considera el método de análisis más preciso y racionalizado.



A pesar de la evidencia de que el plástico está entrando en el cuerpo de los humanos y podría estar dañándonos, no se ha realizado una búsqueda sistemática moderna, ni se han investigado los daños que podría estar causando a nuestra salud."El consenso hoy es que necesitamos un buen control de calidad sobre cómo estudiamos e identificamos los microplásticos". dijo Vollertsen.

Vianello y Vollertsen dijeron que sus hallazgos los han llevado a comenzar a hablar con los investigadores del hospital de su universidad para futuras investigaciones en colaboración, quizás buscando plástico dentro de cadáveres humanos. Otros expertos también han solicitado estudios de salud humana sobre los efectos de microplásticos similares a los que estudian los efectos sobre la salud humana de las partículas en suspensión en el aire.

"Ahora tenemos pruebas suficientes de que deberíamos empezar a buscar microplásticos dentro de las vías respiratorias humanas", dijo Vollertsen. "Hasta entonces, no está claro si deberíamos o no preocuparnos de que estemos respirando plástico".