Quantcast
Los millennials aseguran que no son apáticos y que podrían definir las próximas elecciones en México. Imagen vía Cuartoscuro.

“Somos más que selfies”: los millennials mexicanos ante las elecciones del 2018

Ollin Velasco

Ollin Velasco

Hoy los jóvenes con posibilidad de votar son 34 millones, lo cual representa el 40 por ciento del padrón electoral del país, por eso tienen los reflectores encima, y también por eso los candidatos les tendrán que tomar en cuenta, opinan expertos.

Los millennials aseguran que no son apáticos y que podrían definir las próximas elecciones en México. Imagen vía Cuartoscuro.

La generación millennial ha comenzado a generar expectativas rumbo a las elecciones del 2018 en México. Mientras unos aseguran que se trata de un sector poblacional políticamente apático, otros ven en ellos un factor importante de definición en los próximos comicios: el 1º de julio se renovará al Presidente de la República, así como a 128 senadores y 500 diputados federales.

Aunque hasta el momento no hay encuestas oficiales que evidencien con fidelidad las preferencias electorales de los millennials, podemos saber que representan casi el 40 por ciento del padrón electoral mexicano, es decir son 34 millones y medio del total de casi 86 millones. Y eso es una poderosa razón para apuntar los reflectores hacia ellos.

¿Apatía generacional?

No hay consenso respecto de los años que enmarcan esta generación, también conocida como "Y". Un estándar bastante generalizado engloba bajo su nombre a todos los nacidos entre 1980 y el 2000 y les adjudican ciertas características de comportamiento.

Se trata de jóvenes con un alto dominio y consumo de redes sociales, que saben adaptarse fácilmente a nuevas tecnologías. Buscan autonomía laboral, tienen una tendencia al consumismo y al activismo en redes. No obstante, también se considera que suelen sentir apatía por la participación política.

Daniela Coronado es maestra de un bachillerato en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Tiene 26 años y considera que la mayoría de los jóvenes no confía en los partidos políticos. Cree que el Instituto Nacional Electoral (INE) sí hace bien su trabajo y está decidida a votar porque, a pesar de que la mayoría de las decisiones son tomadas por gente con mucho poder, "es momento de enseñarles que tenemos fuerza y voz". Dice que prefiere a un candidato independiente, que a uno con una bandera política detrás.


Relacionado: Así construye la resistencia indígena de México la estrategia de su 'anticandidata' presidencial.


Por su parte, Orlando Tejeida tiene 20 años, es del estado de Morelos y estudia Economía en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Él cree que los millennials no son apáticos y que sí van a definir el resultado de las próximas elecciones.

"Muchos de mis amigos piensan que los resultados siempre son determinados desde antes, y que las votaciones son una simulación. Yo no. Voy a participar porque la clase que nos gobierna debe darse cuenta que estamos descontentos, que necesitamos un presidente preparado: que hable más de un idioma, que nos sepa defender en el exterior", afirma.

Omisiones que hablan por sí mismas

De acuerdo con la última actualización de la base de datos del INE, los millennials representan un 30% de la población de la lista nominal de México. Es decir: poco más de 34 millones de jóvenes ciudadanos están inscritos en el padrón electoral y ya cuentan con credencial para votar.

De ellos, el estrato más amplio es el que corresponde a los que tienen entre 20 y 24 años (poco más de 11 millones). Pero no todos los jóvenes participan. Las estadísticas revelan que el 46% de ellos no vota.

Raúl Trejo Delarbre, Doctor en Sociología por la UNAM y experto en medios, sociedad y cibercultura, opina que el descontento de los jóvenes, y de la sociedad en general, hacia las instituciones es evidente, pero que a estas alturas es difícil especular a dónde puede llegar.

Él calcula que pudiera pasar algo similar a lo ocurrido en las elecciones presidenciales de 2012, en las que el contendiente por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, ganó en una elección cerrada, con el 38.20% de las preferencias, frente al 31.57% alcanzado por el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador.


Relacionado: Candidatos independientes para 2018 en México: ¿tienen futuro o son una 'vacilada'?


"Muchos jóvenes decidieron no votar por Peña poco tiempo antes de celebrarse los comicios. Y eso se le atribuye en gran parte a lo ocurrido en mayo de 2012 en la Universidad Iberoamericana", dice. Cabe recordar que esa mañana de viernes Peña Nieto seguía de campaña y se presentó frente a un nutrido grupo de jóvenes, quienes se le plantaron enfrente con pancartas, rechiflas y una serie de cuestionamientos que lo llevaron a refugiarse en el baño.

A raíz de esto surge el poderoso movimiento #YoSoy132 conformado principalmente por estudiantes que rechazaban la imposición mediática de Peña Nieto y el PRI en aquella campaña.

"Sin duda, ese hecho cambió de alguna forma las preferencias hacia el priísta. Por tanto, no es descabellado pensar que la enorme respuesta de los millennials tras el 19S, quienes se movilizaron para ayudar a las víctimas del terremoto —derivado de la deficiente y tardía respuesta del gobierno—, pudieran desencadenar algo similar", asegura.

El Presidente ideal

Trejo Delarbre considera que hasta este momento no existe un candidato que cumpla con lo que los millennials buscan en un gobernante, pues durante décadas han demostrado incompetencia, sus propuestas les dicen muy poco y porque básicamente no saben cómo comunicarse con ellos.

"Si alguien quiere convencer a este tipo especial de jóvenes debe tener la capacidad de considerarlos como interlocutores al mismo nivel, y no como una audiencia pasiva. Un discurso que los tome en cuenta podría ser un buen inicio", afirma.

Aline Zunzunegui, coordinadora de incidencia política en la organización Ollin, Jóvenes en Movimiento A.C., coincide con él. Después de meses de revisión de estadísticas, el equipo llegó a la conclusión de que los que se abstienen de participar lo hacen por tres razones: no conocen las funciones de los representantes políticos; dan por hecho que nacieron en una democracia, y saben poco o casi nada de prácticas de transparencia y rendición de cuentas.

Las elecciones que llevaron a Peña Nieto a los Pinos se ganaron con 19 millones de votos. Los millennials con posibilidad de elegir son ahora más de 30 millones.

Orlando Tejeida, el economista en ciernes, cree que "la juventud tiene el poder de cambiar el destino de México. Estamos inconformes, enojados. Somos mucho más que la generación de las selfies. Es momento de que se vayan dando cuenta de eso."


Sigue a Ollin Velasco en Twitter: @ollinvelasco

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs