Publicidad
insectos

Los fanáticos del béisbol en Seattle comen miles de chapulines mexicanos

Nadie tenía idea de que en Seattle la gente comía tantos insectos: 18,000 para ser exactos.

por Jelisa Castrodale; traducido por Elvira Rosales
17 Abril 2017, 11:00pm

Photo via Flickr user Vernio77

Aunque la letra de "Take Me Out to the Ballgame" no ha cambiado en los últimos 109 años, los fanáticos del béisbol en Seattle pueden estar buscando nuevas rimas gastronómicas. Este año, los fans de Los Marineros de Seattle no están dispuestos a formarse para comprar hot dogs y palomitas, pero sí quieren conseguir un plato lleno de chapulines tostados. Durante el juego de esta semana, los fanáticos arrasaron con los insectos picositos, comprando más de 18,000 bichos.

Quienes preparan y venden los chapulines, añadidos al menú de Safeco (el campo de béisbol) esta temporada, son Poquitos. Un restaurante mexicano exclusivo del vecindario Capitol Hill de Seattle, donde sus clientes pueden ordenar un plato pequeño de chapulines por $3 dólares, un dólar más barato que en el estadio. Los chapulines son una botana popular en el estado de Oaxaca, México, pero los marineros no tenían idea del impacto que tendrían en la afición a más de 2,000 kilómetros de distancia. (Aunque cuando tu equipo va perdiendo desde el principio, es posible que sacar antenas de entre tus muelas sea una distracción agradable.)

LEER MÁS: Cómo comer bichos mexicanos y enamorarse de ellos

"Definitivamente la atención hacia los chapulines en el restaurante ha aumentado, a pesar de que han estado en el menú desde el primer día, hace más de seis años", dijo Rich Fox, propietario de Poquitos, a MUNCHIES. "Hemos recibido llamadas de personas pidiéndolos para llevar. El único problema es que todo lo que teníamos lo llevamos al estadio para satisfacer la demanda allá, en lo que esperamos el siguiente envío desde México", pues según Fox, consigue sus chapulines en Oaxaca.

"Hemos vendido casi 18,000 chapulines", Rebecca Hale, vocera de Los marineros, le dijo a ESPN. "Eso es más de lo que [Poquitos] vende en un año". Fox dijo que Poquitos ha percibido "un ligero pico" tanto en ventas como en clientes en el restaurante, entonces todo mundo gana, excepto los chapulines. Y Los marineros.

LEER MÁS: Escamoles, el caviar mexicano que nos regalan las hormigas

Según Hale, Los marineros van a establecer un tope para las ventas de esta rica botana, limitando las órdenes a 312 por partido. La cantidad fue escogida en honor de Edgar Martinez, el siete veces All-Star, jugador retirado cuyo promedio de bateo era .312 con Seattle.

Y bien, ¿a qué saben los chapulines? El chef de San Antonio y fanático de los chapulines, Diego Galicia describió su textura como similar a los Cheetos. "Tienen un excelente sabor", le dijo a Inverse. "Solo tienes que soportar las patitas". Mientras tanto, Los Angeles Times describió el sabor como "una pasa salada", añadiendo que los insectos pueden endurecerse si no los comes durante la temporada alta de verano.

LEER MÁS: Cómo cocinar insectos

Pero que los chapulines se conviertan en un alimento básico de la cocina gringa depende de muchos factores. Según Wired, los chapulines son caros —más que el cerdo o el pollo— y requieren hasta un año para que crecer y que alcancen los niveles de madurez comestible. Tratar de criarlos puede ser complicado, desorganizado y hasta ilegal. Además, no hay operaciones a gran o menor escala para criar chapulines, así que rastrear el camino que realizó un insecto del campo hasta tu tenedor es casi imposible.

Wired señala que una compañía llamada Aspire está tratando de desarrollar métodos viables para la crianza de insectos, incluyendo chapulines, grillos y gorgojos. La compañía dice que está "trabajando activamente para normalizar el consumo de insectos en el mundo occidental". Justo como Los marineros de Seattle, una charola de chapulines a la vez.