Guía para mujeres "heterosexuales" que quieren empezar a explorar sus sentimientos queer
Ilustración de Hunter French
Identidad

Guía para mujeres "heterosexuales" que quieren empezar a explorar sus sentimientos queer

Si cuestionas tu heterosexualidad y/o estás interesada en salir con mujeres por primera vez: Has venido al lugar correcto.
traducido por Laura Castro
31 Julio 2020, 8:37pm

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Hasta hace año y medio que comencé a salir con una mujer, a los 33 años, solo había salido y dormido con hombres. Incluso estuve casada con uno. No se me había ocurrido de ninguna manera consciente que me podía interesar algo más.

Luego, un año después de mi divorcio, empecé a trabajar en un gran proyecto con una compañera de trabajo, y me descubrí esperando fervientemente a que llegaran nuestras juntas laboral y toda la diversión que tenía con ella a través de Slack. Después de algunas semanas de sentirme realmente emocionada por verla en el trabajo todos los días (y un incidente en el que me puse inexplicablemente nerviosa al preguntarle si quería que fuéramos a almorzar juntas), pensé, ¿no es extraño que piense tanto en esta colega fuera del trabajo, y que quiera estar hablar con ella todo el tiempo? Parece algo… extraño, ¿no? Antes de saber lo que realmente estaba sucediendo, respondí mi propia pregunta: Ay, esto es un enamoramiento.

No tenía idea de qué hacer con esta información. Parte de mi confusión tenía que ver con lo que este enamoramiento significaba incluso acerca de mí misma. Darte cuenta de que tienes sentimientos queer o bisexuales, especialmente si ya eres todo un adulto, alguien mayor de, digamos, 20 años, puede llevarte a quedar atrapada en un ciclo del tipo: quiero explorar estos sentimientos para poder descubrir qué soy, pero necesito saber qué soy para salir con/besar a/tener sexo con una persona real de acuerdo con las reglas de la etiqueta que me corresponda.

Ese fue definitivamente mi caso: pensaba en etiquetas como "queer" y "bi" (¿cómo atreverme a decir que pertenecía a un grupo marginado cuando nunca había vivido ninguna experiencia al respecto que lo respaldara?). También odiaba la idea de usar a otra persona para "experimentar". Me preocupaba la posibilidad de que todo esto avanzara. Si nos besábamos y no me gustaba, luego me sentiría terrible... pero si nos besábamos y me gustaba, en uno u otro momento tendría que confesarle que nunca antes había tenido relaciones sexuales con una mujer y que no tenía idea de lo que estaba haciendo.

Finalmente me desmoroné y le conté lo que estaba sucediendo a mi amiga íntima Sally, quien es gay. Ella me reconfortó infinitamente: tenía el nivel exacto de emoción; me confirmó que todo parecía indicar que mi colega quería, por lo menos, besarme; y me animó a no pensar demasiado en las etiquetas.

Aún así, tenía muchas preguntas que me daba vergüenza hacerle (me refiero a todas las que tienen que ver con sexo). Incluso cuando finalmente acepté lo que sucedía y escribí "chicas heterosexuales" en la barra de búsqueda del sitio para mujeres Autostraddle y leí todos los resultados, no pude encontrar exactamente lo que estaba buscando. Por eso, 18 meses después —el tiempo que mi antigua colega/ahora novia y yo llevamos juntas—, he decidido simplemente crear el contenido que deseaba encontrar en el mundo y escribir esta guía, para explorar todo lo que significa descubrir tu lado queer de forma relativamente tardía.

Si eres una mujer que se cuestiona la sexualidad que siempre ha conocido, o estás empezando a sentir que es hora de finalmente contestar ese llamado que silenciosamente ha estado en tu mente durante años, y no tienes idea de por dónde empezar, has venido al lugar correcto. Con la ayuda de algunos expertos y el aporte de otras personas queer (¡más las preguntas de personas reales que tienen una curiosidad genuina!), estoy aquí para responder algunas de las preguntas que quizás tengas. (Aparte: si actualmente estás en una relación heterosexual que no quieres que se termine, puede resultarte útil leer: "Cómo explorar tu lado queer cuando tienes una pareja heterosexual").

Entonces, ¡esto es algo que no podía predecir! ¿Siempre fui gay y simplemente no me di cuenta, o realmente podemos desarrollar sentimientos queer en etapas avanzadas de nuestra vida?

Es algo extremadamente real, y no invalida todas las relaciones heterosexuales que has tenido, o que tendrás. (Para empezar, ¡la bisexualidad simplemente... existe!). "Darte cuenta de tu identidad queer en una etapa avanzada de la vida es completamente normal y común", dijo Rae McDaniel, una terapeuta sexual certificada de Chicago que trabaja con personas que se sienten ansiosas debido a alguna transición que experimentan ya sea en cuestión sexual, de género y/o en sus relaciones. “Crecemos en una cultura que no apoya la exploración de la identidad queer de la misma manera en que apoya la exploración de la identidad heterosexual, [por lo que] es difícil identificar las 'pistas' que pueden apuntar a atracciones hacia cualquier persona que no sea un hombre cisgénero. Ya sabes, como en el caso de esa mejor e inseparable amiga con la que te acurrucabas durante toda la preparatoria y con la que empezaste a actuar raro cuando empezó a tener novio? Pistas como esa.

La heterosexualidad obligatoria, es decir, la idea de que somos heterosexuales hasta que se demuestre lo contrario, también tiene un papel preponderante en todo esto. La mayoría de las personas no se animan a comenzar a pensar en la atracción desde la perspectiva de: ¿Cómo se siente el enamoramiento para mí? ¿Estoy enamorada de él? ¿Estoy enamorada de ella? A las chicas simplemente se les pregunta: "¿De qué chico estás enamorada?". Si eres bi, ¡puedes enamorarte auténticamente de los chicos! Todo esto, junto con los estereotipos ampliamente difundidos sobre cómo se ven o actúan las mujeres queer (y cómo no se ven ni actúan) y las narrativas predominantes sobre las "amistades femeninas intensas" (¡definitivamente jamás homosexuales!) pueden hacer que sea fácil perder de vista la identidad queer.

McDaniel dijo que la forma en que la sociedad discute la atracción sexual tiene mucho que ver con eso. "Nuestra cultura no aborda ni prioriza la enseñanza acerca de cómo se siente la excitación y el placer para las personas con vulvas", dijo. "Las personas que fueron designadas como mujeres al nacer podrían no estar muy sintonizadas con la forma en que sus cuerpos responden a las atracciones potenciales".

Heather Corinna, fundadora y directora del sitio web de educación sexual Scarleteen, le dijo a VICE que asumir que las atracciones que sienten las personas se mantendrán estáticas durante toda su vida es como pensar que el trabajo que querías cuando tenías cinco años es el mismo trabajo que querrás desempeñar siempre. Sí, eso podría suceder... pero, en general, cambia con el tiempo.

"Es posible que ni siquiera pierdas de vista algunas pistas y que tu sexualidad simplemente evolucione", dijo McDaniel. "Es cierto, y está respaldado por investigaciones, que la sexualidad puede ser fluida".

"Es muy común que te des cuenta de que eres queer en una etapa tardía de la vida", le dijo a VICE Lindsay King-Miller, autora del libro Ask a Queer Chick: A Guide to Sex, Love, and Life for Girls Who Dig Girls [Pregúntale a una chica queer: una guía de sexo, amor y vida para las chicas a las que les gustan las chicas]. Pero si te preocupa mucho ser "demasiado vieja" para descubrir algo nuevo sobre tu sexualidad, podría valer la pena que consideres si esa creencia de que ya no estás en edad de explorar tal vez esté enraizada en algunas creencias equivocadas sobre el envejecimiento y quién tiene "permitido" tener buen sexo, o en la idea errónea de que ser de la comunidad LGBTQ solo es aceptable si estás en tu etapa universitaria.

Si a lo largo del tiempo te has hecho recurrentemente la pregunta, "¿seré gay/queer/bi?", ese solo hecho merece tu atención. No tiene que tomar medidas al respecto; puedes simplemente... reconocerlo. Incluso si estás leyendo esto y piensas: Bueno, es un hermoso día soleado aquí en… ¡la Ciudad Creo Que Soy Bisexual!, aun así no tienes que hacer nada con esa información, al menos, no aún.

Tomar conciencia de tu sexualidad o nombrarla es un poco diferente para todos. No puedo decir cómo será para ti, pero puedo decir cómo podría no ser: no será necesariamente algo de lo que "acabas de enterarte" por el resto de tu vida, o algo que te sorprenderá como si de pronto te golpeara un rayo, para mí fue algo más parecido a una luz que se iba encendiendo muy, muy gradualmente a través de un regulador de intensidad.

McDaniel dijo que si te sientes súper estresada por la posibilidad de ser queer, deberías analizarlo mejor y considerar si tienes algún prejuicio que pueda estar influyendo en tu pensamiento. "¿Tienes algún tipo de homofobia? ¿Tienes miedo al cambio? ¿Estás nerviosa porque ahora deberás comprarte unas botas Dr. Marten, un overol y un camión? ¿En qué otros estereotipos piensas? Además, los overoles son muy cómodos. Deberías probarlos”.

Está bien, admito que muchas mujeres me resultan sexys pero, ¿no les pasa a todos? ¿Cómo puedo saber si lo que siento es atracción real, o si es solo... apreciación?

Como me dijo mi amiga Sally durante nuestra conversación inicial, creer que todas las mujeres heterosexuales piensan que muchas mujeres son hermosas o que el porno lésbico es sexy es muy común entre las mujeres que más tarde se dan cuenta de que son queer. (Esta forma de pensar incluso fue inmortalizada en el clásico cinematográfico queer de 1999 But I'm a Cheerleader).

Debido a la intensa objetivización de las mujeres en nuestra cultura, puede ser muy difícil diferenciar si lo que sientes es verdadera atracción o si eres solo una mujer heterosexual a la que la sociedad le ha enseñado a notar la belleza femenina (quizás en comparación con tu propia belleza).

"Que una persona de tu mismo género te parezca sexy no necesariamente significa que quieras tener sexo con ella", le dijo a VICE Allison Moon, autora del libro Girl Sex 101 y de la próxima guía sexual informal Getting It. "El sexo implica mucho más que solo lo que es visualmente atractivo, y hay muchas razones por las cuales una persona puede disfrutar del porno lésbico además de querer tener sexo con una mujer".

"Si te preguntas si te gustan las mujeres, considera fantasear sobre los detalles que implica el sexo con una mujer", dijo. “Imagina tocar su cuerpo y tocar o probar sus genitales. Imagina su olor. Imagina cómo se ve encima o debajo de ti. Simplemente imaginarte a ti misma en el escenario específico del acto sexual, por lo regular, puede darte información muy certera sobre si de verdad te gustan o no las mujeres".

Además hay mucho más que solo el aspecto sexual. "Cuando hablamos de orientación sexual, estamos hablando de sentimientos sexuales y románticos o afectuosos combinados", escribió Corinna en el encantador ensayo "¿Cómo se le llama a cuando a una chica heterosexual le parecen hermosas otras mujeres?", "Invertir mucho tiempo tratando de descubrir, sin lugar a dudas, por quién tenemos sentimientos sexuales y románticos, y por quién no, dejando fuera todos los demás sentimientos, es algo muy difícil, y puede que incluso sea un ejercicio inútil".

"Si ves a otra mujer y piensas, Wow, desearía que mi cabello se viera así, eso es una cosa", dijo King-Miller. "Pero si la ves y piensas, Wow, realmente quiero besarla, eso probablemente es, ya sabes, algo que vale la pena investigar".

Sé que estoy sintiendo algo —para ser honesta, quiero besarla—, así que probablemente debería aceptarlo. Entonces, ¿qué significa "explorar" o "experimentar"?

"Explorar tu sexualidad significa abrir una investigación sobre el funcionamiento de tu propia mente y abordar tus deseos con curiosidad y flexibilidad", dijo Moon. “Hay muchas maneras prácticas de embarcarte en tu propia exploración sexual, incluida la literatura erótica; las guías de educación sexual; la pornografía; explorar fantasías; coquetear; cuestionar tus suposiciones sobre ti misma y sobre otras personas; ir a eventos sexualmente positivos, como fiestas y talleres sexuales; involucrarte sexualmente con una variedad de parejas, y muchas más".

"No es necesario que todas las exploraciones de la identidad queer involucren la exploración física", dijo McDaniel. "Tu orientación sexual no se reduce al sexo".

Como VICE ha señalado en otros artículos, es muy importante hablar e interactuar con otras personas de la comunidad LGBTQ cuando comienzas a explorar tu sexualidad: “Ve a eventos LGBTQ, leé libros sobre sexualidad o escritos por autores queer, apoya a artistas y músicos bisexuales, o únete a grupos queer. En línea, el subreddit r/bisexual de Reddit es un espacio divertido e informativo para que las personas bisexuales puedan hacer preguntas o simplemente discutir sus experiencias, también puedes buscar grupos en tu localidad que estén tratando de construir comunidad en la vida real”.

Yo recomiendo ampliamente tener una fase de exploración completamente “pasiva”; sigue a comediantes queer en Twitter, visita las publicaciones humorísticas de Tumblr sobre ser bisexual y échale un vistazo a las cuentas de parejas y de memes de lesbianas/bisexuales en Instagram. Entra a los TikTok de lesbianas. Hacer esto es un poco como estudiar obsesivamente el anuario de tu hermana/o mayor el verano previo a que inicies la preparatoria; saber a dónde te diriges hace que sea más fácil adaptarte una vez que llegas allí, y ver los aspectos divertidas/livianos puede ayudarte a emocionarte si te sientes intimidada. Si te preocupa ser la chica nueva de la escuela o no conocer ninguno de los chistes locales, pensar en la comunidad LGBTQ como una parte virtual del proceso de exploración realmente puede ayudar a aliviar esos temores.

"Si eres nuevo en un grupo social, siempre habrá una especie de período de adaptación, un tiempo en el que tratas de conocer gente y establecerte, de encontrar tu lugar y hacer amigos", dijo King-Miller. "Para las personas que acaban de descubrir su identidad queer, hacer amigos es aún más importante que tener citas".

También trata de buscar ejemplos de personas queer que se parezcan a ti, que tengan un origen étnico o religioso similar o una apariencia de género parecida a la tuya. Y leé las historias de mujeres que han descubierto su identidad bisexual o queer de manera tardía en la vida, después de haber salido exclusivamente con hombres. (¡Somos muchas!)

Creo que me gustaría explorar el salir con mujeres un poco menos en teoría y un poco más en la práctica. ¿Cómo empiezo?

¡Hay muchas opciones! (Por supuesto, no todas serán buena idea en este momento debido a la pandemia, pero esto no durará por siempre). Si ya usas aplicaciones como Tinder o Hinge, podrías cambiar tus preferencias para incluir a mujeres, o puedes probar una aplicación que sea específicamente queer como Lex o HER. También podrías ir a bares queer; conocer gente en eventos locales que tengan como eje a artistas, autores, libros o películas queer, o en eventos y fiestas organizados por miembros de la comunidad LGBTQ.

También puedes simplemente... ¡flirtear con chicas! Por supuesto, no hay que actuar de forma extraña, pero es completamente válido, tanto en espacios "heterosexuales” como queer, acercarte a conversar con alguien, pedirle una cita, pedirle su número, decirle: "Oye, ¿quieres salir de aquí?", etc.

¿Qué pasa si todos piensan que soy heterosexual y me gustaría que no pensaran eso... pero tampoco quiero adjudicarme una etiqueta que tal vez no me corresponda?

Depende en cierta medida de cómo abordes las citas/el sexo. Si eres una mujer que usa aplicaciones para conocer mujeres, las personas no van a asumir que eres heterosexual. Si estás interesada en una persona específica, como pasó conmigo, o si estás hablando con alguien en una fiesta, es posible que debas hacer un esfuerzo mayor para comunicar un: estoy coqueteando contigo. Así que piensa en tus maneras favoritas de coquetear y ponlas en práctica. Róbales el sombrero, etc.

Si te sigue preocupando que la gente piense que eres heterosexual, podrías dejar que las referencias culturales queer hagan parte del trabajo. Usa una camiseta de Shamir o Hayley Kiyoko cuando vayas de paseo por la ciudad; publica historias en Instagram de los libros queer que estás leyendo; pon la calcomanía de un arcoíris en tu computadora portátil; menciona casualmente en la conversación que has visto sin parar la serie Feel Good... o ¡haz lo que sea que te parezca natural! Confía en mí, la gente queer se da cuenta de estas cosas. Combina esto con el coqueteo antes mencionado, y estarás en el camino adecuado.

Y, de nuevo —como siempre—, ¡intenta no preocuparte demasiado por las etiquetas! "La gente piensa que salir en una cita con una mujer, o incluso expresar interés en ella, requiere algún tipo de 'papeleo gay oficial'", como me dijo recientemente mi novia. “Como si actualmente tuvieras una licencia de conducir regular, pero sintieras que ahora necesitas la licencia especial para conducir motocicleta. Sin embargo, nadie espera que le muestres tus credenciales en una cita. El hecho de que hayas establecido como preferencia a las mujeres en una aplicación o que estés en una cita con una mujer o que estés en un espacio queer buscando conocer mujeres es lo que te avala”.

"Cuando te olvidas un poco de las etiquetas, te das cuenta de que hay una expectativa injusta de que las personas que no son heterosexuales experimenten... el no ser heterosexuales en alguna forma física para que realmente puedan ser 'suficientemente queer'. Esto es una tontería”, dijo McDaniel.

"Si quieres tener sexo con una mujer, es probable que… simplemente debas hacerlo", dijo King-Miller. "No es gran cosa, ya sea que te consideres homosexual, bisexual, queer o lo que sea. Aunque, yo siempre defiendo la etiqueta de la bisexualidad, porque es fantástica y hay mucha aceptación, y me encanta".

En última instancia, las etiquetas no son tan importantes como pueden parecerte en este momento. "Yo considero las etiquetas como una forma de organización: estas son las personas con las que me identifico y esta es la comunidad de la que formo parte y la gente a la que apoyo", dijo King-Miller. “En lo que respecta a salir, tener citas y sexo con alguien, siento que las etiquetas son algo secundario. El objetivo de cualquier tipo de etiqueta de identidad es describir la forma en que te sientes y piensas, y las cosas que haces... pero tener una palabra para designar todas esas cosas es secundario en comparación con realmente sentirlas, pensarlas y hacerlas".

No quiero desperdiciar el tiempo de nadie, o hacerla sentir que es solo un experimento, pero también me preocupa que nadie quiera salir con alguien que tiene dudas o es inexperta, ¿algún consejo?

Primero, sé honesta contigo misma acerca de tus intenciones. Si sacas el género de la ecuación, ¿qué está buscando en general? ¿Quieres una amiga con beneficios? ¿Estás buscando una pareja? Saber lo que estás buscando no solo hará que sea más fácil saber si ya lo encontraste, sino que también te permitirá actuar con integridad.

En general, es una buena idea mencionar en algún momento que eres nueva en lo de tener citas con mujeres, para que la persona con la que estás pueda decidir por sí misma si quiere seguir hablando contigo. "Muchas personas queer tienden a rehuir a las personas que dicen que están explorando o experimentando con su sexualidad porque ya han tenido malas experiencias con los experimentos en el pasado", dijo McDaniel. "Eso es súper real".

"Sugiero un modelo de consentimiento informado", añadió. “Antes de involucrarte con alguien mientras exploras tu sexualidad, déjale saber dónde estás en tu desarrollo de identidad, qué estás buscando y qué tan emocionalmente disponible estás. Permíteles tomar una decisión informada sobre si esa es o no una relación/dinámica sexual en la que están interesadas".

Para que quede claro, no tienes que poner "¡¡¡POR CIERTO, NUNCA HE HECHO ESTO ANTES !!!!" en tu biografía de Tinder. Las experiencias pasadas y lo que estás buscando son temas que tienden a surgir durante las conversaciones que tienen para empezar a conocerse, y ese es un buen momento para compartir que te estás cuestionando tu sexualidad, o que nunca has hecho eso antes, o lo que sea que te sientas cómoda diciendo. Si eso significa que la otra persona ya no se interese tanto, en última instancia está bien.

"Sé honesta. Sé directa. Trata a las personas como personas. Algunas mujeres estarán dispuestas a ser las primeras en tu vida; algunas no”, dijo Moon. “Ocultar quién eres o tus intereses para llevar a alguien a la cama es manipulador y repugnante. Si quieres averiguar algo, ¡dilo! Si te gusta mucho una chica pero te preocupa que te rechace por ser honesta, es mejor decirlo y arriesgarte a ser rechazada que lograr un acostón a través de mentiras. Mereces tener tu primera vez con alguien a quien le encantes por quien eres. Quizás hasta te sorprenda darte cuenta quién tiene experiencia y quién no.

"¿Te estás divirtiendo? ¿Ella se está divirtiendo?", preguntó Moon. “Entonces no te preocupes demasiado por los matices en la ideología y la membresía de equipo. Solo disfruta".

Recuerda que todas las citas son un experimento. La mayoría de las citas o los encuentros sexuales no "llegarán a ningún lado" y nadie piensa demasiado en ello o lo considera una pérdida de tiempo. No te concentres tanto en la pregunta de "¿Me gustará?" que termines olvidando que puede ser que no le gustes a ella. No lo digo para estresarte aún más, sino para que recuerdes ver a la otra persona como un ser humano con sus propias necesidades y deseos.

Genial. ¿Algún otro consejo para mis primeras incursiones en el campo de salir con mujeres?

Sí, trata de no operar desde la mentalidad de que con una sola experiencia sexual queer podrás responder de forma definitiva la pregunta de, "¿Qué está pasando con mi sexualidad?". No soy científica, pero estoy bastante segura de que la mayoría de los experimentos no son algo que se realice una sola vez, bajo un solo conjunto de condiciones, y luego se abandoné por completo si no funciona como se esperaba. Eso no quiere decir que debas seguir adelante si simplemente no te gusta, pero es muy fácil sentir que toda tu identidad depende del disfrute que obtengas a partir de una primera experiencia, lo cual es poner la vara bastante alta, y no es el mismo estándar que aplicamos típicamente a las citas heterosexuales.

Probablemente, en tu adolescencia, tuviste más de un beso torpe o una experiencia sexual poco satisfactoria, pero no por eso pensaste, Vaya, esto no me gustó, así que supongo que será así por el resto de vida, ¡¡¡jamás va a gustarme con ningún hombre!!!!

Hablando de experiencias sexuales, es posible que pienses que este "experimento" se trata principalmente de sexo (y llegaremos a ese punto en un momento), pero en realidad hay más que considerar que, ¿sí me gustará el sexo con los dedos? Este proceso se trata, en parte, de averiguar si realmente quieres tener una relación con una mujer.

"Parece que existe la convención de que si vas a experimentar, primero debes hacerlo sexualmente y luego emocionalmente", dijo Corinna, "cuando, de hecho, una mejor manera de hacerlo podría ser, tendremos tres o cuatro citas y no habrá sexo. Averigua cómo te siente al estar en la calle con otra mujer en una cita, al ir a un restaurante o salir con tus amigos".

Intenta no pensar en los hombres con los que has estado como tu grupo de control para este proceso. "Muy a menudo, es una comparación", dijo Corinna. "Es como decir: si he tenido estos sentimientos sexuales hacia los hombres, la forma en que voy a descubrir mis sentimientos sexuales hacia todos los demás es viendo si se parecen a esos que tuve con los hombres", lo que podría ser útil, pero también podría no serlo".

Es difícil comparar algo con lo que no tienes experiencia con algo con lo que has tenido años de experiencia. Y si eres una mujer que ha salido estrictamente con hombres en una cultura que prioriza el placer y el poder masculino, es realmente difícil evitar que tus deseos, expectativas y comportamiento se vean afectados por esa dinámica.

No hay ninguna razón real para pensar que el mejor sexo que tuviste con un hombre es el mejor sexo que puedes tener en toda tu vida. Usa esto como una oportunidad para alejarte de la heterosexualidad compulsiva y redefinir cómo se siente para ti la atracción, el romance, la intimidad y el "buen sexo" en este momento de tu vida. Lo que me lleva a...

En realidad, no sé cómo satisfacer o tener sexo con una mujer, y estoy preocupada por hacer el ridículo.

Yo también estaba extremadamente estresada por el sexo una vez que me di cuenta de que mi colega de trabajo podía estar interesada en mí. Sabía que tal vez podría encontrar las respuestas que necesitaba en línea, pero aún no estaba lista para buscarles en Google. Decidí esperar e improvisar, ¡lo cual salió perfectamente bien! No necesitas memorizar toda una lista de movimientos antes de tu primera interacción sexual.

Tu falta de experiencia, de hecho, puede hacer que el sexo sea mejor. "Ser nuevo en el sexo puede ser refrescante y estimulante", dijo Moon. “Procura abordar el sexo con la mentalidad de un principiante, incluso si conoces bien el terreno. Escucha atentamente las palabras y los sonidos de tu pareja. Presta atención a su cuerpo. Haz preguntas e intenta realmente escuchar la respuesta. Está 100 por ciento bien pedir consejos u orientación. En serio, ¿no es refrescante cuando estás en la cama con una nueva persona y te pide cierta retroalimentación?

Algunas preguntas a tener en cuenta:

  • “¿Qué te gustaría hacer?”.
  • “¿Qué te gusta?”.
  • “¿Esto está bien para ti?”.
  • “¿Esto se siente bien?”.
  • “¿Te gusta [algo en específico]?”.
  • Preguntas con dos opciones, como: “¿Más fuerte o no?” o, “¿Más rápido o más lento?”.
  • “¿Qué es lo que te excita?”.
  • Para después de terminar: “¿Cómo se sintió [algo en específico]?”.

Piensa en lo que te gusta a ti. "Estar familiarizada con tu propio cuerpo y tus propias fantasías, y sentirte cómoda expresándolo es mucho más importante que conocer cualquier técnica particular de... masturbación con los dedos, o lo que sea", dijo King-Miller. "Mi mejor consejo para las personas que están preocupadas por su experiencia sexual es que deberían masturbarse".

Lo que desearía haber recordado antes, cuando estaba muy estresada, es que los cuerpos son solo... cuerpos. Es fácil convencerse de que hay un gran secreto cuando se trata de comprender las diversas partes del cuerpo de las mujeres, que a menudo se consideran misteriosas, complicadas y difíciles de explorar, ¡pero probar cosas sexualmente nuevas es solo probar cosas sexualmente nuevas! Ya antes has probado cosas nuevas sexualmente hablando, ¿no? Si es así, es probable que sepas que a veces es algo intuitivo, y que a veces es incómodo, pero que mientras todos los involucrados sean adultos que han otorgado su consentimiento y estén dispuestos a comunicar lo que quieren o desean intentar, los momentos incómodos probablemente no serán gran cosa, o durarán poco.

En última instancia, no te preocupes tanto por ser "mala" en algo por un tiempo que termines por perderte de experiencias de vida emocionantes, divertidas y enriquecedoras.

Creo que estoy ansiosa porque descubrí cómo hacer que los hombres eyaculen hace años, pero no tengo idea de qué hacer con las mujeres.

Esta es, creo, una actitud bastante común entre las mujeres heterosexuales, y no es la mejor. No se puede dominar el sexo heterosexual, en términos generales, y si crees que lo has logrado —en lugar de ver a cada hombre con el que te has acostado como un individuo único con gustos y necesidades específicos y diferentes-, lamento decirte que probablemente no eres muy buena en el sexo con hombres.

"Gran parte de ese sentimiento de 'no quiero ser nueva en esto', en realidad significa 'no quiero tener que preguntarle a la gente qué hacer'", dijo Corinna. “Pero todos necesitan preguntarle a la gente qué hacer. Es decir, desde el punto de vista del consentimiento, obviamente, ése es el punto de partida: tenemos que preguntar. Y desde el punto de vista del placer, también es el punto de partida".

No importa con quién estés teniendo sexo, cualquiera que quiera ser "buena en la cama" debe sentirse cómoda con la comunicación durante el sexo y con preguntarle a su pareja qué le gusta y qué no le gusta.

Además, los clítoris y los penes son homólogos, es decir, se desarrollan a partir de los mismos tejidos embrionarios y tienen una estructura similar, y, de hecho, no son tan diferentes como podrías pensar. No importa qué tenga la mujer que te gusta: estarás bien.

¿Qué pasa si hipotéticamente quiero investigar un poco antes de desnudarme con una mujer?

Si estás lista y cuando estés lista para investigar, ¡hay excelentes recursos disponibles! (Una nota rápida: algunos de ellos están dirigidos específicamente a personas con vulva, pero la mayoría son aplicables a las mujeres, en general). Aquí hay algunos con los que podrías comenzar:

Me preocupa, ya sabes, que no me guste el sexo con mujeres.

¡Puede ser que no te guste! Eso es cierto con relación a cualquier cosa que tenga que ver con sexo, y cualquier persona nueva con la que tengas sexo.

También es buena idea considerar si tus temores de que tal vez no te guste el sexo con mujeres en la práctica tengan su origen en ideas ampliamente difundidas sobre que hay algo desagradable en la manera en que los genitales de las mujeres saben, huelen y se sienten, o en el hecho de que tienes una visión bastante negativa de tus propios genitales.

Moon dijo que la necesidad de descubrir tu propia sexualidad "surge como resultado de seguir el impulso interior de buscar lo que es correcto para ti".

"Generalmente, cuando esto ocurre se siente como uno de esos momentos en que dices, 'OH, SÍÍÍÍÍÍ. GENIAL'", dijo Moon. “La primera vez que tuve sexo con una mujer, me asusté muchísimo. Simplemente no estaba preparada para la manera en que se sentía y sabía una vulva. Pero a pesar de toda mi inquietud, mi cerebro gritaba '¡OH, SÍÍÍÍÍÍ. GENIAL!'. Así que seguí adelante. Cuando estás dispuesta a escuchar esa voz (que, para muchas de nosotras, puede ser la parte más difícil), puede que te sorprendan los lugares a los que puede llevarte”.

Pero está perfectamente bien si finalmente concluyes que el sexo con mujeres no es para ti. (Por cierto, si finalmente no te gusta el sexo con una mujer, no necesitas causarle una decepción con un mensaje de 500 palabras que diga algo como: "Cuando comencé este viaje para explorar mi sexualidad no estaba segura de a dónde me llevaría...". No te gusta, y eso es todo lo que importa. Solo... sé gentil).

¿Salir con mujeres es mucho mejor que salir con hombres?

Es decir... las mujeres también pueden ser muy malas como pareja, así que salir con mujeres no va a resolver todos tus problemas de citas, o será inherentemente más fácil. (Puede ser incluso más difícil, según lo que estés buscando y dónde vivas).

Salir con mujeres no es indiscutiblemente maravilloso, pero salir con alguien que te gusta y con quien quieres estar realmente es genial, así que, en ese sentido, salir con una mujer es realmente genial para mí, y también podría serlo para ti.

¿Algo más que quieras que sepa?

Solo esto: "La identidad queer es un regalo para la sociedad, el cual le permite a las personas darse cuenta de cuántas suposiciones erróneas hacemos sobre el sexo", dijo Moon. "La identidad queer nos enseña que no necesitamos estar enamorados para tener sexo o tener sexo para enamorarnos, ni necesitamos tener sexo con penetración o tocarnos mutuamente para ser sexuales o para disfrutar del contacto genital, tampoco necesitamos ser monógamos, o tener un género u orientación en absoluto, y miles de cosas más".

"La identidad queer se trata de expansión", añadió. “Se trata de borrar el límite y los requisitos de lo que 'cuenta'. Se trata de la exploración interminable del gozo, el sexo y el placer que todos somos capaces de experimentar por nosotros mismos, en el grado que queramos”.

Darte cuenta de que las personas (¡incluida tú!) son fluidas y que el mundo no siempre es lo que parece es algo hermoso; te permite ser más flexible, más curiosa, más creativa: notar el amor y la belleza donde quizás no lo habías visto antes. Lo que estoy diciendo es que soy afortunada de ser queer; espero que tú también llegues a ver tu identidad queer de esa manera, sin importar cómo la llames, o lo que elijas hacer al respecto, y mientras te diviertas con quien sea que conozcas en el camino.