Actualidad

'Across the Universe' es un desastre nostálgico e inútil

La película de Julie Taymor con música de los Beatles fue considerada un fracaso creativo en su momento. Hoy lo sigue siendo.
26.9.17

Does It Suck? es un espacio en el que hacemos una mirada más profunda a artefactos de la cultura pop previamente adorados, injustamente odiados o sencillamente olvidados. Reabrimos el libro en las páginas que el tiempo ha dejado de lado.

A lo largo de su corta pero prolífica carrera, los Beatles grabaron y lanzaron 237 composiciones originales. De esas, treinta y cuatro aparecieron en Across the Universe, el largometraje de Julie Taymor que cumple diez años este mes. Eso significa que tuvimos, más o menos, una canción de los Beatles cada cuatro minutos. La película no tiene una trama discernible, pero eso es secundario, teniendo en cuenta el verdadero objetivo del film: embutir tantas referencias a los Beatles como fuera posible.

Publicidad

Intentar convertir los momentos destacados de una obra tan amplia en un historia es una tarea completamente ridícula. Si alguien hiciera un mashup de las obras de Shakespeare al estilo de Across the Universe, de seguro habría una escena en la que un pequeño roedor aparece en la pantalla. No habría ningún motivo para esto, exceptuando que alguien pueda gritar: "¡Alguien dome a esa fierecilla!".


Lea también:


Así, Across the Universe nombra al personaje de Max solo para hacer un chiste sobre matar a un tipo con un martillo, hace que su protagonista, Jude (Jim Sturgess), hable con un hombre sabio de (adivinen) 64 años, y que otro de sus personajes (Prudence) entre a escena al trepar por —sí, adivinaron— la ventana del baño. La trama es pura trivia de bar, todas las posibles alusiones a los Beatles reunidas en un amasijo sin sentido. ¿Son fans de la decisión de Cameron Crowe de llamar a la groupie de Almost Famous "Penny Lane"? ¿Qué hay de esa escena en Juego de gemelas en la que Lindsey Lohan y su madre recreaban la portada de Abbey Road? ¿O la parte de Forrest Gump en la que Tom Hanks inspira "Imagine" al compartir algunas observaciones obvias y vacías sobre la cultura china con John Lennon? Pues entonces no busquen más: Across the Universe es el magnum opus de las referencias absurdas.

Volvamos a Forrest Gump, porque Across the Universe trata la historia de los Beatles del mismo modo que la película de Robert Zameckis trata los eventos políticos y culturales de finales del siglo XX. Cuando hay la voluntad para despojar a un evento o símbolo des su significado solo para que una película de golpee en la cara con easter eggs evidentes, hay la manera de hacerlo funcionar. Oh, ¿acaso has encontrado la manera de conectar a la ligera el Watergate/el logo de Apple Records/la pose icónica de Lennon y Yoko Ono desnudos/el intento de asesinato de George Wallace/el concierto de los Beatles en un techo? Bueno, ¡¿Por qué no?!

Entonces, bueno, esta película referencia a los Beatles de la forma más patética posible. ¿Pero qué hay de la carne del film? Si hablamos de trama, estamos dominados por clichés: Un chico británico llega a Estados Unidos buscando a su padre ausente, se enamora de una chica gringa, vive el sueño bohemio, pone los pies en la Tierra por unos instantes, y termina salvando la relación en el momento más álgido.

Lo poco del guion que no es dominado por alusiones a los Beatles es plagado por chistes británicos flojos y guiños fastidiosos a la cultura hippie (se escucha en medio de un viaje en ácido: "¿A dónde vamos?" "¡Vamos a salir de nuestras mentes!"). La película también hace uso de animaciones estilo Tim Burton, pero estas hacen que las de películas como Jim y el durazno gigante se vean bastante futuristas.

Publicidad

Across the Universe además cae en la trampa de intentar hacerlo todo en "los sesenta". Ya se siente abrumador solo como musical de los Beatles; ¿era necesario que también fuera una película de época? El film empieza con Jude mirando al océano. De repente, es interrumpido por escenas desencarnadas de protestas, guerra y tumultos; todo en medio de las olas. Todos los guiños a Vietnam, los movimientos por los derechos civiles, o las drogas psicodélicas son a medias. Cada vez que las cosas se vuelven muy utópicas, nos muestran escenas de Max en Vietnam, Detroit quemándose en 1967, o a manifestantes en revueltas con la policía. En un ejemplo particularmente ilustrativo, Jude está cantando la canción "Across the Universe" en el metro y esto se entremezcla torpemente con una versión de "Helter Skelter", que musicaliza una protesta en la Universidad de Columbia. Solo hace falta un parafraseo de Timothy Leary y que el único personaje negro de la película (un guitarrista llamado JoJo) se vista como Hendrix, para que esto se vea como una comparsa de colegio sobre los sesenta.


Lea también:


Diez años después, Across the Universe puede ser vista como una de las muchas reinterpretaciones del legado de los Beatles. Tres años antes, tuvimos el Grey Album, de Danger Mouse, que combinaba el White Album con tracks a cappella del Black Album de Jay-Z. En 2006, el productor de los Beatles, George Martin, y su hijo arreglaron nuevas versiones de veintiocho clásicos de la banda para un show de Cirque du Soleil, y solo utilizaron grabaciones existentes del catálogo de la agrupación. Ambos intentos, a diferencia del filme, fueron relativamente exitosos por sus reinterpretaciones bien enfocadas.

En teoría, Across the Universe es la interpretación con más contenido nuevo, pero en realidad se encuentra más estancada que los dos proyectos a base de samples. Intenta hacer demasiadas cosas al mismo tiempo pero sin ofrecer actualización, o crítica, o incluso un comentario frente a su fuente. Nadie nunca podrá hacer la película de los Beatles y, con suerte, Across the Universe ha logrado inspirar a otros cineastas a dejar de intentar. Eso sí es un legado importante.

Sigue a Patrick Lyons en Twitter.