FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Instrucciones para ser dominatrix financiera (que los tíos te paguen por ser humillados)

Hace tres años que practico la dominación financiera por internet y no es tan fácil como parece.
27.10.15

Muchas chicas quieren ser dominatrices financieras porque parece una forma mágica para ganar dinero fácil. Creen que pueden llamar perdedor a un tipo y conseguir zapatos gratis. Pero ni es así como funciona ni tampoco es la idea. Es un arte y una ciencia. He practicado la dominación financiera por internet desde hace más de tres años y también es mi estilo de vida. Eso significa que intercambio poder financiero en todas mis relaciones personales. Antes de ser dominatriz financiera por internet, lo era en el mundo real con mis parejas. Por aquel entonces, no tenía idea de que la dominación financiera fuera un fetiche ni un nicho dentro del BDSM ( Bondage, Disciplina, Sadismo y Masoquismo). Para mí era algo normal.

Publicidad

Imagínate, pues, lo emocionada que estaba cuando descubrí que en internet había un colectivo de mujeres que usaban sus habilidades de dominación para ganar dinero. Estaba dispuesta a participar y al hacerlo encontré mi vocación. Desde entonces soy dominatriz financiera profesional. He recibido regalos que van desde un viaje al extranjero hasta ser beneficiaria del testamento de uno de mis esclavos. Hasta tengo un esclavo que vive conmigo, a quien controlo financieramente. He conocido a otras dominatrices que han acabado siendo amigas muy cercanas. Huelga decir que la dominación financiera me ha traído muchos beneficios.

Pero, ¿qué es la dominación financiera? Es como cualquier otra forma de BDSM. Cuando pensamos en otros tipos de dominación, como penetrar a un hombre con un dildo, sabemos que la dominatriz tiene el control sobre el sumiso con ese juguete. Pasa lo mismo con la dominación financiera, solo que el intercambio de poder es por medio de transferencias monetarias.

Muchos hombres practican la dominación financiera, aunque la práctica es más común entre mujeres, como yo. Contrario a la imagen de perdedores con mamitis que se tiene de los sumisos, en realidad muchos son líderes consumados. A los hombres de éxito les atrae la idea de regalar su dinero a mujeres como yo porque anhelan la libertad y el alivio de no tener el control. Buscan la tranquilidad de no tener responsabilidades atormentándolos todo el día. Y por eso se divierten con dominatrices que les vacían la cartera.

Publicidad

Piénsalo. El dinero representa poder. Nos permite satisfacer las necesidades de la vida y tener las experiencias que deseamos. Como dominatriz, es increíble saber que puedo quitarle a un hombre la posibilidad de tener las cosas que quiere y lo mejor es saber que me entrega esa posibilidad por su propia voluntad.

Por ejemplo, el esclavo que vive conmigo se llama Stevo. Al principio me servía por internet y nuestra relación evolucionó a partir de ahí. La verdad es que desarrollar una conexión real con un esclavo es la mejor opción si quieres vivir exclusivamente de la dominación financiera. Tienes que ser esa diosa superior que vive al lado y que nunca se folla al sumiso pero siempre hurga en su cartera. Asume ese papel en su vida y hazlo por gusto.

Quitarle el dinero a tu esclavo le cambia la vida. Stevo era lo que en la jerga de dominación financiera se conoce como «zorra comunitaria». Iba de dominatriz en dominatriz, entraba a las listas de «pérdida de tiempo» (después explico eso) y le daba su dinero a cualquier dominatriz en su búsqueda de una mujer que controlara su vida de mierda y la mejorara. Gastó sumas enormes de dinero tratando de encontrar la química correcta con una dominatriz y frecuentaba clubs de striptease en su desesperada búsqueda del maltrato. Este hombre se divorció dos veces por su hábito de dominación financiera y confesó que cuando terminó su luna de miel, corrió a casa a gastar 700 dólares en internet, presa del remordimiento por su matrimonio convencional sin BDSM, dominación financiera ni abuso.

Publicidad

Ahora que está bajo mi control, se acabaron los clubs de striptease. Me aseguré de que no tenga con qué pagarlos. ¿Que si los echa de menos? Claro que no. Está viviendo su sueño. Y aunque los extrañara, no importa. No tiene dinero para mantener ese mal hábito. Lo quité no solo de la lista de deseos, sino de las cosas que tiene permitido hacer. Me cedió ese poder cuando me dio el control de su dinero.

Si quieres ser una dominatriz financiera profesional como yo, debes entender ciertas cosas básicas. Lo primero es que la dominación financiera tiene muchos altibajos. Al principio no encontrarás muchos esclavos financieros, pero no te desanimes. Recuerda, lo importante no es el dinero, sino dominar y controlar a los hombres. Si te centras en eso, el dinero va a llegar solo. Otra cosa: no te desanimes por los tipos que son «pérdidas de tiempo». A medida que vayas cogiendo práctica en la dominación financiera —la única forma de hacerlo es con tiempo y esfuerzo—, vas a aprender a identificarlos de inmediato. Cualquier veterana de la dominación financiera puede diferenciar a los que «juegan» y a los que «te hacen perder el tiempo» a kilómetros de distancia. Y no te quejes cuando te encuentres a estos tipos porque los esclavos te van a considerar amargada e ingenua. Para los sumisos, no hay nada peor que una dominatriz quejumbrosa.

No caigas en eso de la «tragidominación». Con esto me refiero a llorar o montar un drama para que tus esclavos se sientan culpables y te den regalos o dinero. No funciona y te hace parecer débil. Y no trates de ser una «instadominatriz». Este tipo de mujeres no son dominatrices reales y solo entraron en el negocio por el dinero fácil. Se dedican a sacar todos los sacrificios financieros que los sumisos quieren dar a una dominatriz de verdad. Las instadominatrices son como una versión diluida de las dominatrices financieras y es posible identificarlas porque siempre preguntan «¿Dónde están los cerdos?» y por su falta de interés en todo lo que tenga que ver con el BDSM, a excepción de la dominación financiera.

Publicidad

Otra cosa que debes recordar como dominatriz financiera es ser tú misma. Está bien que te tomes el tiempo de observar y aprender de otras dominatrices más experimentadas, pero debes ser fiel a ti misma. Hoy en día ya hay miles de dominatrices, la gracia está en destacar del resto. No te apresures ni hagas cosas degradantes como mostrar el culo. Dale tu toque especial y único al juego.

Recuerda que los sumisos quieren control. Tienes que encontrar una forma de ejercerlo para quedarte con su dinero.

Los esclavos financieros buscan una mujer dominante y segura que esté por encima del drama. Que tenga metas y que sepa cómo aprovechar la desesperación de un hombre para obtener lo que quiere. Debes estar dispuesta a promocionarte en internet para conseguir algo. Así que, activa tu mentalidad estafadora y no sientas envidia por las cosas que tienen otras dominatrices. No odies al jugador, odia al juego. Si te partes la espalda trabajando como ellas, vas a tener éxito en el mundo de la dominación financiera.

No olvides aprender algunos trucos. ¿Tienes idea de cómo controlar el ordenador de otra persona? Sería bueno empezar por ahí. Para tener éxito en ese mundo, vas a necesitar ese tipo de conocimiento. Recuerda que los sumisos quieren control. Tienes que encontrar una forma de ejercerlo para quedarte con su dinero. Ah, y busca un modo seguro y anónimo de recibir pagos por internet. Recibir certificados de regalo como tributo es superfácil y anónimo para las dos partes. No caigas en la tentación de usar PayPal porque no permite transacciones por ese tipo de servicios y pueden tomar medidas contra tu cuenta. Abre un email con tu nombre de dominatriz en vez de usar un email viejo con el que te puedan rastrear. Un poco de sentido común puede ahorrarte muchos problemas en el futuro.

También deberías unirte a una página que verifique los perfiles con cámara, como findoms.com. De esta forma, el sumiso puede estar seguro de que eres la zorra sexy que dices ser y no un tipo feo que se hace pasar por mujer. Y por lo que más quieras, es 2015, ten redes sociales exclusivas para la dominación financiera. Cuantas más personas atrapes por internet, más posibilidades tienes de conocer al esclavo financiero perfecto entre todos los idiotas con fetiches que hay por ahí.

La dominación financiera cambió mi vida. Me siento la chica más afortunada del mundo porque mi estilo de vida, mi pasatiempo y mi carrera profesional son lo mismo. Y mis esclavos financieros no solo son unas perras para mí, también son parte de mi familia. Están felices de contribuir a mi pequeña y retorcida existencia BDSM. Yo nací para dominar. Puedes aprender técnicas BDSM, pero la dominación es algo con lo que se nace. Lo eres o no. No importa cuántos consejo te den, todo se resume a la cantidad de esfuerzo que estás dispuesta a invertir. El éxito en la dominación financiera depende de cuánto te guste controlar a los hombres y de si eres lo suficientemente real para hacer que los chicos crean en ti.

¿Quieres darle tu dinero a Mixtrix? Búscala en Twitter o visita su página web.