Quantcast
Ortopedia para los animales discapacitados

Diversas asociaciones y organizaciones están trabajando para mejorar la vida de los animales con discapacidades físicas.

Fotografía cortesía de 'Bichos raros'

¿Qué pasa con esos animales que están a nuestro cargo y que nacen con algún defecto congénito o sufren un accidente?

Si hablamos de animales que conviven con nosotros como uno más de la familia, hay tres situaciones posibles: el sacrificio, el abandono o adaptarse la nueva situación.

En el caso de los animales que son explotados para trabajo o consumo, la solución habitual es la más cruel: el sacrificio o peor aún, matarlos de hambre. Por otro lado, en el caso de aquellos animales que viven en la naturaleza, lo normal es que nadie se preocupe por ellos.

Por suerte, cada vez son más las asociaciones y particulares que ayudan a los animales discapacitados en cualquiera de estas tres situaciones posibles de forma totalmente desinteresada.

Por ejemplo, en protectoras como "Bichos Raros" se encargan principalmente de perros y gatos y es habitual ver a los perros correteando en silla de ruedas por sus instalaciones, ya que como no todos los animales que han quedado parapléjicos son mayores, quieren seguir manteniendo el ritual de los juegos. Gracias al trabajo duro, estos animales, una vez marginados por la sociedad, tienen una segunda oportunidad.

Como no todos los casos son iguales, en Bichos Raros tienen incluso una sala para rehabilitación bien pertrechada con todo tipo de aparatos para hacer la vida de los canes más fácil y, por si fuera poco, una piscina donde hacer ejercicios de hidroterapia.

Por otro lado, la doctora Catia Faria, filósofa e investigadora de la Universidad Pompeu Fabra, quien presentó su tesis doctoral hace poco, nos impele a intervenir en la naturaleza y a proporcionar ayuda a los animales que lo necesiten. La tesis titulada "La ética animal se vuelve salvaje: El problema del sufrimiento de los animales salvajes y la intervención en la naturaleza" se centra en explicar por qué tenemos la responsabilidad moral de atenderles en estos casos, a pesar de que se encuentren en su entorno natural, ya que una cosa no quita la otra.

Por estos motivos se socorrió en Brasil, por primera vez en la historia, a una tortuga quemada en un incendio en la selva amazónica y ayudarla con un caparazón nuevo hecho con tecnología de impresión 3D.

Con la ayuda de veterinarios, diseñadores y de un artista local, consiguieron traspasar la barrera de la especie combinando esta tecnología, compuesta por cuatro piezas que encajan entre sí hechas de plástico obtenido del maíz, y las habilidades artísticas de Yuri Caldera, el ilustrador voluntario que se ofreció a devolverle a Freddy —así se llamaba la tortuga en cuestión— el aspecto de caparazón a su nueva prótesis que le ayudará a mimetizarse con su entorno y a mantenerse alejado de los depredadores.

Para los animales considerados de consumo, hay varios santuarios de animales,—diez en total— que se encargan de darles todo lo que necesitan. Dani, un burro rescatado que vive en el santuario madrileño El Valle Encantado, necesita ahora una prótesis nueva.

Fotografía cortesía de 'El Valle Encantado'

Esperanza Álvarez, su fundadora, nos explica que "Dani no puede usar una prótesis hecha con una impresora 3D porque le roza, porque los materiales no aguantan o porque las impresoras no son tan grandes como él necesita".

Esperanza, veterinaria de profesión, nos cuenta también que no tienen nada que ver las necesidades de un burro con las de un perro. "Un burro suda como las personas, los perros no sudan. La piel también es muy distinta, se le hacen heridas mucho más fácilmente y las infecciones son peores", dice con desesperación.

Fotografía cortesía de 'El Valle Encantado'

En El Valle Encantado han intentado varias opciones y ahora esperan que la campaña de apoyo a Dani en redes sociales #EstoyConDani, a la que se le ha sumado el actor y bailarín Pablo Puyol, surta su efecto y puedan costearse una nueva prótesis mejor.

Ciencia al servicio de los animales

Son pocas las empresas que se dedican a fabricar los materiales ortopédicos que están especializados en animales, pero cada vez la demanda es mayor.

En el santuario de animales El Hogar Provegan trabajan con una empresa americana, Animal Orthocare, que hacen prótesis para todas las especies y están desarrollando unos aparatos universales (imaginad unas coderas o rodilleras) para perros que se podrán comprar sin necesidad de tener que hacer el molde primero.

Son la segunda compañía en Estados Unidos que se dedica en exclusiva a fabricar para animales, su fundador, Derrick Campana nos explica que utilizan el termoplástico principalmente por su capacidad para poder moldearse una vez que se calienta. El precio de estas prótesis personalizadas para animales suele rondar los 1.250 dólares americanos "si no eres una asociación sin ánimo de lucro", puntualiza Derrick.

Fotografía cortesía de 'El Hogar Provegan'

Campana está especialmente orgulloso del diseño único de los nuevos soportes prostéticos para Félix, el carnero rescatado por El Hogar Provegan, y que necesita cuidados especiales para evitar mayores lesiones. Tales son los cuidados que su fundadora, Elena Tova, nos cuenta que todos los días le aúpan al aparato especial que han construido "para masajear sus rodillas y para activarlas después del descanso nocturno, mirar si tiene rozaduras y poner las patitas artificiales que le permitirán caminar y reunirse con el resto de su familia". A diferencia de la mayoría, es un carnero con mucha suerte.

El campo de la ortopedia avanza a un buen ritmo gracias a "la tecnología que se filtra desde otros campos como la aeronáutica, la automoción o las ramas sanitarias", afirma Derrick. "En humanos hay métodos magníficos que suspenden las prótesis de los muñones o miembros residuales que aún tienen que ser incorporados en el campo de la veterinaria", continúa explicando. Campana asegura que en impresiones 3D aún no hemos visto nada y que la integración ósea terminará teniendo mucho más peso en los próximos años.

Poco a poco, las tecnologías del futuro también se hacen accesibles a los animales, gracias a una combinación bien tejida entre ortopedia, biónica y ética.