Quantcast
Ata. La parte del león

La nueva editorial Autsaider Cómics promete flipación y deshueve

En el ámbito del cómic, la autoedición y los proyectos menudos suelen ofrecer contenidos más estimulantes que los que traen todas esas “novelas gráficas” de emprendedores, niñatos lloricas y papanatas poco leídos. Por eso celebramos el nacimiento de Autsaider Cómics, una pequeña editorial con criterio y sin miedo.

Nos da las primeras informaciones uno de sus responsables, también colaborador en Mongolia, dibujante en el TMEO y coautor del superventas Cómo convertirse en un hijoputa. Hablamos con Ata.

VICE: Autsaider Cómics nace con actitud ya desde el nombre, aunque en el mundo de los tebeos, tan dejado de la mano de Dios, igual outsiders somos todos, ¿puede ser?

Ata: Está claro que lo de leer tebeos o dibujarlos es de gente rara. Rara por lo excepcional, vaya, que somos cuatro y el de la guitarra. Me gusta eso de Autsaider somos todos, como Garzón y algún otro que también éramos todos. Pues sí, es que todo lo que no vaya por el carril del discurso oficial, pues eso. Salvo Ibáñez y dos humoristas de prensa, el resto es autsaiderismo total. Es que ni lo del manga y los superhéroes, que a muchos comiqueros nos parece algo “masivo”, existe en términos reales.

Vuestra primera publicación es ROJO, una bella cajita de cartón llena de minitebeos, en edición numerada y de confección artesanal. Esto no se puede descargar de internet. ¡¿No era gratis la cultura?!

Lo que tenía que ser gratis son los apartamentos, el gas, las bragas pequeñas, las drogas y la luz; con eso cubierto, ya veríamos si el personal querría ir al cine, asistir a un simposio sobre videodanza lituana o comprarse un puto tebeo. Pero vamos, es un milagro que con las apreturas que se manejan haya algunos que aún destinen algo de tiempo y parné a estas cosas, eso es señal de una voluntad firme y una sensibilidad a prueba de balas. El cartón de la caja de Rojo funciona como una coraza de adamantium frente a la idiotización teledirigida que rige el planeta, la gente lo sabía y, claro, ya no quedan.

En Rojo se reúnen personas mayores y de respeto como Miguel Ángel Martín, Paco Alcázar, Nono Kadáver o Dario Adanti y otros, más de nuevo cuño, como Joan Cornellá o José Tomás, con sospechosos habituales como Molina, Furillo, Roger, Abarrots o tú mismo. ¿Cómo se da este corrillo?

Hay un poco de lo que decías, de que el autsaiderismo es casi factor común a todo el tebeo en general. Y además de ser pocos, el público del cómic alternativo está atomizado (de puta madre eso de atomizado ¿eh?), pero vamos, que hay lectores del TMEO que no leen otra cosa, gente que sigue a determinados autores y desconoce el resto del panorama tebeístico, público más joven que sólo sigue a los de su generación más inmediata… Y la idea con estas cajas es propiciar descubrimientos, generar la prueba de autores o géneros que tal vez no frecuente algún lector. Pero además de todo este discurso, la mayoría es que somos amiguetes de hace tiempo.

Habéis anunciado la inminente publicación de Submundo, un pedazo de álbum de Kaz, autor vinculado al underground norteamericano que aquí teníamos muy desatendido.

Es cierto, lo de Kaz aquí es un misterio, recuerdo cuando me hice con el primer Underworld a mitad de los 90 y pensar; qué guay, ahora lo publicarán en castellano los de La Cúpula, que por entonces eran los únicos que sacaban esas cosas… Y salió el segundo Underworld, y el tercero y nada, hasta hoy… Yo no lo entiendo. Una tira cómica bestial, que se publica semanalmente en la prensa alternativa en USA desde hace 20 años. Que funciona, vamos, que ha salido en media Europa y en Japón. ¿Cómo es posible que no haya salido aquí con la de cosas que se publican? La madre de dios…

Yo creo que el tema de la “novela gráfica” y la apertura al medio de las grandes superficies, que era algo que siempre se había deseado, ha resultado implicar cierta tiranía y una avalancha de obras prematuras y tapas duras para todos, cuando los números cantan que hoy se venden menos cómics que nunca. Igual os estáis metiendo en un tinglado guapo. ¿Habéis hecho un estudio de mercado?

Nada es menos de fiar que un estudio de mercado de medio pelo, que es lo que podríamos permitirnos, pero claro que te entiendo, cada mes salen decenas de títulos nuevos y apenas se repone por el mogollón de novedades que hay, en parte fruto de esa presunta moda, a la que se han apuntado las grandes “porque hay que estar” en la sección de cómic, y que parte de una especie de entrampamiento piramidal de sacar más obras cada vez para ir cubriendo los gastos de las anteriores que no hayan funcionado. Es un poco más complejo, pero bueno. Como sea, nosotros manejamos un tinglado controlado y casi de juguete, arrancamos con unos pocos títulos y un presupuesto cerrado, con lo que el tamaño de la hostia que nos podamos meter está dimensionado de antemano.

¿Qué planes de edición manejáis?

El plan es lanzar tres cajas de minicómics al año, ediciones numeradas, limitadas y sin reedición, como Rojo, de la que sacamos quinientas que se agotaron en cinco días. Además estarán los libros, que tendrán distribución convencional y los podrás encontrar en cualquier sitio en que vendan libros, aparte de en nuestra web, claro, que si los pillas allí siempre traen algún plus, algún regalo molón.

¿Y entre los títulos por venir qué tenemos?

Pues de forma inminente está el Submundo de Kaz, que comentábamos. Una pocholada que reúne los tres primeros tomos de la edición americana, casi trescientas páginas de flipación y deshueve. Lo siguiente, para febrero o marzo, será la primera entrega de Chof!, monografías de autor, aunque sea una autoría hedionda, gamberroide, amoral y delirante, como la que inaugurará José Tomás. Un buen test para saber cómo andas de prejuicios y sentido del humor. Le seguirá en fechas Ysinosquitanlobailao? de Le Raúl, un virguero del humor lacerante, camuflado en el preciosimo de sus dibujos y colorines, que va directo al mentón con unas reflexiones sobre lo cotidiano que dan entre miedo y risa. Con el verano y los primeros guiris esperamos tener el Nosotros llegamos primero de Furillo, un novelón que está en proceso y pinta cañón: el Mossad, tablaos flamencos, chaperos, una base secreta en la Isla de Gran Canaria, descapotables y ciencia ficción. Una barbaridad en todos los sentidos, la polla en cohete. Y con el final del verano de 2013 y la vendimia llegará Soy yo, Molina, de Molina, uno que lleva haciendo tebeos autobiográficos casi desde antes de que fuera un género, más duro consigo mismo que el sheriff Arpaio, ese de Arizona que les pone calzoncillos rosas a los presos. En fin, que tenemos unas ganas locas de leer nuestras propias novedades, que, las cosas como son, tienen una pintaza de cojones.

Bueno, y tú cómo autor, ¿cómo te lo haces, en qué andas?

Yo dibujo todos los días por la mañana, y entre las colaboraciones fijas y los encargos esporádicos apenas me queda tiempo para mucho más. Debería parar un poco la inercia de las entregas para poner en marcha alguna de esas cosas que te rondan la cabeza y… Bueno, qué coño, Autsaider es un poco una de esas cosas, aunque claro, no es de “autor”.

Oye, y la Silvia, vuestra secretaria, qué piernas, nen.

Es una cachonda y hace unos excels de la hostia.

Fotografías de Ana Nieto

Autsaider Comics tiene cuartel general AQUÍ, donde encontraréis todas sus ediciones y otros materiales.

Para consultas de índole profesional, Silvia atiende en secretariabuenorra@autsaidercomics.com

Como véis, Ata nos sigue gustando tanto como la primera vez.