GAMELATRON

Al habla con el inventor de la primera orquesta de gamelan robótica

|
mar. 1 2012, 1:00pm

Cuando mi amigo me contó que estaba trabajando como técnico de sonido con la primera orquesta de gamelan robótica me puse a mirar videos en YouTube y concluí que hacer un gamelan robótico le quitaba el elemento humano y meditativo a la música tradicional de gamelan. Me molestaba la idea de “modernizar” con tecnología una música y una tradición tan antigua. Pero tras hablar con Taylor Kuffner (co-inventor de este aparato) no sólo me hizo cambiar de idea, sino que lo que me contó del Gamelatron me fascinó tanto que se me olvidó que tenía a alguien esperando en el portal de casa durante la hora que estuvimos hablando por skype. Aquí tenéis parte de nuestra conversación.

VICE: Hola, Taylor.¿De dónde vino la idea de construir una orquesta robótica de gamelan?

Aaron “Taylor” Kuffner: Bueno, viví en Indonesia durante unos años estudiando música de gamelan clásica. Me enfoqué en dos estilos. Uno de ellos es de Yakarta y se llama sekaten. Es un gamelan sagrado que solo se toca por el cumpleaños de Mahoma y del que solamente existen cuatro o cinco conjuntos en todo el mundo. ¿Sabes algo de gamelan?

Toqué en una orquesta de gamelan en la universidad, pero solo aprendí los patrones javaneses básicos.

Entonces te puedes hacer una idea. Los instrumentos del conjunto de sekaten son el triple del tamaño normal. Los bonangs, los que se parecen a pezones, son enormes, y luego los sarons con teclas y martillos son como cuernos de carnero gigantes llenos de hormigón. Tienes que usar las dos manos, el cuerpo entero y toda la fuerza que tengas para tocarlo. Es una locura. Y es un tipo de gamelan muy lento. La primera vez que tocan un tema lo hacen a 8 bpm, literalmente. Hay mucho espacio entre nota y nota. Se dobla cada vez que se repite. La primera repetición puede tardar una hora entera y la última unos 30 segundos. Es una manera increíblemente paciente y ridículamente ardua de tocar música, pero también es preciosa. Empieza a ser un arte perdido.

¿Y fue allí donde te empezaste a enamorar de este tipo de música?

Ya lo estaba, pero este estilo en concreto me sedujo completamente. Entonces me fui a vivir a Bali y me metí en otros tipos arcaicos de gamelan balinés. Hay muchos tipos de gamelan que precedieron la llegada del bronce a Bali. El cobre no existe en Bali, así que cualquier instrumento de bronce proviene de un periodo en el que tenían comercio con otras islas. Y hay otros gamelans que existían antes del comercio de cobre: el gamelan de hierro, el de madera, y otros. Toda esta música está basada en la memorización. Aprendes a tocar a fuerza de repetición, intentando emular lo que toca el profesor, hasta que lo tienes casi inculcado.

Me he mareado un poco. ¿Estás insinuando que tus robots te imitan?

No, no. Lo que pasó es que mientras estuve allí memorizando cosas me di cuenta de que practicar o tocar música balinesa o javanesa tú solo es difícil, y no tiene mucho sentido porque todo está entrelazado de una forma u otra. 1-2 1-2 2-1 2-1 y eso es fácil, pero tienes que hacer que lo entienda tu compañero, que está tocando 2-3 2-3 3-2 3-2. Empecé a hacer grabaciones de las notas, e intenté hacer un archivo midi y ponerlo en un sampler para que sonaran las otras partes mientras yo practicaba. Grabé un gamelan javanés entero y silenciaba las partes que quería tocar yo, escuchando todas las otras partes del conjunto con auriculares. Me hizo comprender la música de una forma completamente diferente, completamente nueva.

¿Cómo compones piezas para el Gamelatron si no hay sistema de notación y la afinación parece tan ajena a la afinación estándar occidental?

Me inventé mi propio sistema de notación cifrado para música balinesa usando redes y puntos, y también usando mucho mi propia experiencia con la música electrónica. Es un montón de puntos, y si lo giras de lado se parece al papel braille que se pone en una pianola. Obtuve una comprensión bastante profunda de cómo funcionaba esta música conceptualmente en papel y en una red de tiempo. Por mis conocimientos de composición desde la perspectiva de música electrónica, la transición de escribir partituras midi para el gamelan me pareció natural.  No tenía ningún plan cuando estaba en Indonesia, pero después todo tuvo sentido, como si me hubiera estado entrenando para hacerlo.

¿Y cómo llegó a ser el primer robot que tocó un instrumento de gamelan?

Apliqué para hacer una residencia en LEMUR (League of Electronic Musical Robots) con Eric Singer que construye robots para instrumentos musicales. Le dieron una beca para que compositores escribieran música para sus robots. Así que fui a hacerlo pero no me encantó como sonaban muchos de los instrumentos, la musicalidad de las notas. Yo había traído un montón de instrumentos de Indonesia y los traje al taller y empecé a mover mazas y baquetas. Sólo poniendo los instrumentos debajo de sus robots. Poco después torcí todos los robots para que pudieran tocar algunos de los instrumentos del gamelan.

El templo del Gamelatron en el festival de Burning Man 2011

¿Vuestro primer concierto tuvo ya buenas reacciones?

Sí. Por eso continuamos construyendo robots específicos para tocar música gamelan. Mazas que emularían las que usarían humanos y estantes para poner los instrumentos.

Yo nunca he podido ver un concierto del Gamelatron, pero, ¿no crees que convertir la orquesta en algo robótico le quita la parte humana de la música? ¿Te han criticado mucho por eso?

Sí, y me da mucha rabia cuando la gente piensa eso, porque muestra que no han entendido el proyecto. El gamelatron no toca música clásica de gamelan. Es otro tipo de música. Es la interacción de un instrumento antiguo y precioso con la tecnología que lo convierte en un instrumento que produce otro sonido completamente diferente. Algunos de los sonidos son iguales, pero la música en sí es otra cosa.

Más VICE
Canales de VICE