FYI.

This story is over 5 years old.

Babysito

La mejor de mis conversaciones hasta la madre por Facebook fue con Arnaldo José Lozada, bajista de Dávila 666, mejor conocido lately como AJ Dávila. Su último disco es lo más cabrón de este año.

Foto vía La Casetera

Neta, hasta por Internet me comporto como una persona socialmente torpe. A pesar de mi adicción a Twitter, opto por mantenerme lo más alejado posible de FB chat. La idea de comenzar una conversación en tiempo real me pone a hiperventilar. Rara vez me encuentro en línea. Cuando lo estoy, generalmente es por la madrugada y seguramente es porque ando pedo, o pacheco, o ambas. Entre estas contadas sesiones semi hasta el huevo, de las más memorables sin lugar a duda han sido las que he sostenido con Arnaldo José Lozada, bajista de Dávila 666, mejor conocido lately como AJ Dávila.

Publicidad

A AJ lo conocí en la edición antepasada del Festival Nrmal, donde se presentó con los chingones de Dávila. Cayendo la noche, ambos nos encontrábamos en el escenario Panamérika, esperando a que arrancara el set de Alex Anwandter. Tras saludarlo, cotorreamos súper amenamente, compartiendo nuestra emoción por presenciar al príncipe del pop chileno en acción. Su amabilidad, accesibilidad y calidez de me cautivaron. Después de esa pasajera ocasión, no volví a tener contacto con él hasta principios de este año, cuando eligió estrenar “Animal” vía Club Fonograma, primer adelanto de su próximo debut como solista, Terror/Amor.

Tuve chance de escribir acerca de la rola, la cual por cierto es una maravilla que evoca a Menudo en speed. Fue entonces que decidí contactar de nuevo a AJ, aunque fuera de manera virtual, agregándolo a Facebook. Una de esas madrugadas en las que me animé a tener algo de interacción pasajera, AJ me saludó amigablemente. “Babysito”, me llamó, así como lo hace cariñosamente con sus cuates. Reviviendo memorias del festival, me hizo sentir como en casa, como si hubiera reencontrado a un viejo amigo de la niñez. Lógicamente, el tema de conversación derivó a su esperadísimo LP. Entre cada detalle revelado, el artista mostró alegría, orgullo y satisfacción por el trabajo que ha cocinado, y que francamente pinta para ser uno de los más espectaculares lanzamientos del año.

Random Access Memoriesy su lista de colaboradores pueden ir a chingar a su madre; nada se equipara con las figuras que el boricua ha reclutado para Terror/Amor. ¿Existirá algo más ÓSOM este año? Lo dudo. Ubicamos a piezas clave en el actual panorama del pop iberoamericano, como el mismísimo Alex Anwandter, Juanita Calamidad (Juanita y los Feos), Juan Cirerol, Jinmy (Los Negretes) Mercedes Oller (Las Robertas), Selma Oxor (quien también es integrante de la banda), Sergio Rotman (Los Fabulosos Cadillacs), y, sorpresa, hasta una participación de Cole Alexander (¡es mitad colombiano!) de Black Lips. Para este trabajo— tentativamente a ser lanzado en octubre—AJ grabó 24 canciones, de las cuales planea seleccionar la mitad.

Uno de los aspectos más destacables que nutren a este disco es la amistad. Lozada conoció a la mayoría de estos artistas a través del Fonograma, volviéndose fan inicialmente, y, posteriormente, formando un lazo de hermandad con ellos—una familia. “Para mí, éste es mi dream team”, me reveló. Y, al chile, ¿de quién no lo sería? AJ reconoce que con Dávila 666 no habría podido lograrlo, “pues somos 6, no es tan fácil hacer un disco con tus artistas fav y amigos”. Sin embargo, con este esfuerzo individual lo ha conseguido, y basándonos en los viscerales primeros adelantos, “Animal” y “Dura como piedra” (junto a Selma Oxor), Terror/Amor advierte estar suministrado con veneno, rebosante de agresividad, hooks contagiosos, melodías inolvidables y letras afiladas como cuchillos, garantizadas a mandar a la verga a quien le quede el saco.

Con dos tracks que transgreden cualquier hype generado por chingomil de bandas chaquetas (los estoy observando, 424 y Little Jesus ) cuyo bombardeo promocional es abusivo en chingomil blogs, “pasito a pasito” (así como María y José canta en “Granada”), AJ Dávila no deberá tener pedos en adquirir el radio play y #respect que merece transcontinentalmente—demasiado chido para pasar desapercibido; demasiado master para tanto wannabe. Y, con una ambiciosa gira programada a arrancar en octubre, con suerte lo tendremos destrozando un foro en el D.F. muy pronto. Te esperamos ansiosamente, babysito.

@50ftQuique