FYI.

This story is over 5 years old.

deportes

Stunt Medellín: la pasión de los paisas por el peligro y las motos vintage

Un futuro estilo Mad Max en pleno Valle de Aburrá.
23.3.16

Tras ver durante una hora los videos que Stunt Medellín publica en sus redes sociales uno queda con la sensación de que las predicciones que George Miller hizo en Mad Max, acerca de un futuro distópico en el que pandillas de motociclistas que no temen ni a dios ni a la ley acechan a ciudadanos inocentes por las autopistas del desierto australiano, se han hecho realidad en el Valle de Aburrá. En la sección de comentarios, cientos de personas tildan a los protagonistas de estas imágenes de "delincuentes", "pillos", "sicarios", "fleteros" y "gamines irresponsables ". Pero, según los motociclistas, ellos solo son un grupo de coleccionistas, restauradores y entusiastas de un deporte que "es como el basket o el fútbol" y, al igual que ellos, demanda un escenario para ser practicado.

Ayer en la tarde hablé acerca de cascos, caídas y policías de transito con Juan David Carmona, administrador de Stunt Medellín, una página que desde hace 4 años difunde en Facebook y Youtube videos de los hábiles y arriesgados motociclistas de Medellín, o como él prefiere llamarlos, "los más haraganes".

Publicidad

VICE: ¿Qué es un haragán en el mundo del Stunt?

Haragán para nosotros es una persona muy tesa, muy arriesgada, que tiene mucho talento. Esa es la jerga que manejamos nosotros porque muchos de nuestros compañeros son muy locos y le gusta la adrenalina. Ellos hasta que no se hacen un truco y no se lo hacen bien no descansan, entonces también es como una forma de reconocer esa perseverancia con el deporte. Para nosotros esa persona es un haragán y es un haragán siempre.

Veo en sus videos que a veces usan el casco para montar y otras veces no, ¿de qué depende esa decisión?

Eso depende del momento. Nosotros no incitamos a la gente a andar sin casco, es preferible que se lo pongan por que una persona, sobre todo si está aprendiendo, necesita el casco. Pero hay una parte profesional, o sea ya cuando los compañeros no usan casco es porque tiene un dominio sobre la moto que les permite saber que no les va a pasar nada. Sin embargo, en los eventos y en las cosas medio oficiales siempre lo usamos, cuando no lo tenemos puesto es por que andamos ahí, más bien relajados.

Supongo que nadie llega a tener ese nivel de control sin caerse antes, ¿qué tipo de accidentes han tenido usted y sus compañeros?

Bueno hay que recordar que este es un deporte de alto riesgo, y sí, yo creo que aquí no hay ni uno que no se haya caído así sea de la manera más boba: todos nos hemos caído. Pero a nosotros no nos da nada, nosotros volvemos y nos paramos. A mí me gusta picar mucho y todo, pero le voy a decir la verdad: yo no soy muy talentoso. En cambio varios de los amigos que andan en mi grupo son (en mi opinión) los mejores de Colombia. Ellos son más arriesgados y han sufrido accidentes más graves. A uno una vez se le fue la moto de frente, y como llevaba un casco que solo lo protegía por detrás, perdió todos los dientes. A otros se les desliza la moto y van a rodar, otras veces se recalienta el freno (que es secreto para la mayoría de trucos) y lo mismo, al piso.

Publicidad

¿Algún compañero suyo ha perdido la vida en moto?

Sí, varios. Pero nunca en los piques ni haciendo trucos, en paseos largos por carretera. Esas son cosas de la vida y lo que es pa' uno es pa' uno.

Las mujeres aparecen habitualmente en sus fotos y videos ¿cuál es el papel de la mujer en el stunt?

Usted sabe que las mujeres no pueden faltar, siempre hay mucha seguidora, mucha pelada que le gusta el stunt. A alguna les gusta verlo, a otras les gusta sentirlo sentadas en la parte atrás de la moto y otras les gusta hacerlo. Yo aquí en Medellín conozco a varias peladas que lo practican, pero en Cali hay una que se llama Pekis Stunt, esa pelada yo creo que borra a más de uno que ya tiene experiencia.

Algunos modelos de moto tienen casi un estatus de culto entre los fanáticos del Stunt, ¿cuál es la fascinación con estas motos?

Sí, claro. Están las Yamahas: la DT y Calimatic 175. También gusta mucho la Suzuki DR 175, o como le dicen: la burra. Todas estas son motos de dos tiempos, que son más potentes pero que descontinuaron en Colombia desde 2008. Por eso ahora valen aún mas. Digamos: una DT modelo 90, bien cuidada, vale mucho más que una modelo 2004 . A veces nosotros nos vamos por los pueblos buscando esas motos Las compramos como estén y las vamos arreglando, eso sí: sin empayasarlas. La idea es dejarlas como venían originales, con las mismas calcomanías y todo. Es que tener una DT bien conservada da mucho que decir, eso es como tener una reliquia.

Una Yamaha DT 200R modelo 84. /Imagen via motrocyclespecs.co.za

¿A qué se debe la gran cantidad críticas y acusaciones en sus videos

En Estados Unidos este es un deporte como cualquier otro. El problema aquí en Medellín es que en el pasado las motos de dos tiempos, por ser potentes y andar bastante, fueron muy utilizadas para cometer hurtos y hoy en día ha quedado ese estigma sobre la moto. El otro problema es el estilo agresivo, porque nosotros sí manejamos un estilo agresivo como picar una moto o hacer un caballito en plena vía pública. La gente cree que porque uno maneja con un estilo agresivo uno es un malo o un pillo y los va robar o les va hacer algo, pero si supieran que en realidad nosotros somos los que más miedo le tenemos a los ladrones…

Publicidad

La Policía parece ser otro de los enemigos del stunt en Medellín, ¿cuál es el problema con ellos?

El problema con la policía es que ellos son los que pegan primero. A veces llegan de sorpresa a los piques y como no logran coger a los que pican se van contra los espectadores. Llegan repartiendo bolillo y a dañar las motos de la gente que solo está ahí para disfrutar de un espectáculo o tratar de llevárselas en la grua. En cambio, cuando nos contratan legalmente, ellos disfrutan el espectáculo. Porque nosotros hemos hecho presentaciones en batallones, en clínicas mentales y hasta en la cárcel, donde desafortunadamente fue para uno de nuestros compañeros. Es que esto es un deporte como el basket o el fútbol solo que no tenemos escenarios para practicarlo.

En noviembre del año pasado el Concejo de Medellín aprobó un acuerdo para habilitar algunos polideportivos abandonados para la práctica del stunt, ¿hay algún avance en este aspecto? S.M.: A nosotros nos han hecho promesas como esas muchas veces. Esta es la hora en la que nos vemos nada concreto. Mientras tanto nosotros vamos a seguir buscando los lugares y vamos a encontrarlos. Nuestro grupo se reúne en un barrio que es de puras bodegas, allá ya hemos hablado con los dueños de las bodegas y no tenemos problemas. Uno no puede pasarse toda la vida esperando.