Publicidad
Elecciones 2016

Un momento, ¿está Albert Rivera pillando un pollo de coca en este vídeo?

En plena campaña electoral el de Ciudadanos se la juega y hace un gesto que nos ha vuelto completamente locos.

por Pol Rodellar
15 Junio 2016, 9:21am

A ver, ante todo, tranquilicémonos. UN POCO DE CALMA JODER. El vídeo está allí, los gestos están allí y todos los indicios están allí pero joder, tranquilicémonos.

Respiremos profundamente. Bien.

El pasado martes Albert Rivera visitó Salamanca dentro del marco de la campaña electoral para el 26-J y, aparte de atender varias reuniones en la Universidad, también tuvo tiempo de hacer un poco de campaña en la calle, todo eso de hablar con la gente y hacer el paripé de acercarse al lumpen.

Ayer mismo, en la cuenta de Twitter de Ciudadanos apareció el vídeo que podéis ver incrustado al inicio de este artículo. Lo importante empieza en el segundo 50, el momento en el que aparece de la nada el señor del polo azul marino en la esquina inferior derecha del plano secuencia. Miradlo. ¿Verdad que no os lo podéis creer?

Vamos a ver, los prejuicios son jodidos y está claro que a todos nos afectan. De algún modo, todos vinculamos la figura de Albert con cierto consumo de drogas, aunque sea algo completamente falso y erróneo. Pese a que no tiene por qué ser una realidad esta idea existe dentro del imaginario español.

Es por esto mismo que el de Ciudadanos se ve obligado a hacer este tipo de declaraciones en televisión y es por esto que también suceden situaciones raras como esta. A esto hay que sumarle el hecho de que, a veces, Rivera espeta unas declaraciones que no ayudan a que la gente lo perciba de otra forma y es por esto que se le sigue atacando por este flanco.

Y luego está este vídeo. El acto —ese gesto que todos vinculamos al hecho de comprar droga de forma disimulada— es tan evidente que no puede ser real. No puede estar pasando y menos en plena campaña electoral. ¿Es que se ha vuelto loco? Quitémonos esta idea de la cabeza; es imposible que, en este vídeo, Rivera esté comprando algo ilegal. Vamos a ver, hay mil personas a su alrededor grabando el momento con sus móviles, hay incluso un tipo de una televisión o radio local observando detalladamente todo este proceso de intercambio. Además, mirad el contraplano de la situación:

Cámaras. Está totalmente plagado de cámaras. Además, es innegable que Rivera es el protagonista, es el foco de atención. Todo el mundo está pendiente de él. ¿Creéis que en algún momento se le puede pasar por la cabeza la idea de cogerle un pollo de coca —o lo que sea— a un colega suyo? ¿En algún momento puede llegar a creer que no le verán? ¿Es tan necesario hacerlo en ese momento?

Es cierto que todo indica a un intercambio de estupefacientes: la aparición mágica del hombre del polo, las miradas previas, la ocultación, el depositar el contenido en el bolsillo, el gesto de "luego lo arreglamos", el momento en el que el hombre del polo se rasca la nariz. Todo cuadra. Todo encaja. Pero NO puede ser. No puede ser real.

Hay miles de cosas que le podrían estar pasando al Rivi en ese momento. Puede ser que le doliera la cabeza y le pasaran un Ibuprofeno; que su colega le dejara probar el nuevo Trident sabor a patata y leche; que le pasara una nota rollo "a la Mari la pones bien cerda" o yo qué sé.

Puede que el tipo no tuviera monedas sueltas para darle al guitarrista y su asesor —el tipo del polo— le prestara unas cuantas para que se viera el gesto solidario del de Ciudadanos. Sí, esto es bastante probable. La verdad es que hay muchos objetos pequeños que se pasan con cierto secretismo. O eso quiero pensar. Digamos que fue un fallo de ejecución, no hacía falta articular este intercambio de esta forma.

En todo caso, la única verdad es que se pasan algo de tapadillo:

Que sea lo que Dios quiera.